¿Me dedicas tu ‘ebook’?

concept of ebook
Visto 2.606 veces

El libro digital continúa dando pasos que suman adeptos y restan detractores. Esta vez, un pequeño widget acaba de tumbar uno de los argumentos de los enemigos de los ebooks, que durante años han venido sosteniendo que un libro electrónico, a diferencia de un ejemplar en papel, nunca podría contar con una dedicatoria o firma manuscrita de su autor.

Esto ya es posible gracias a aplicaciones como Ibooks Author, una propuesta de Apple que permite generar ebooks para iPad. En concreto, esta herramienta ofrece la posibilidad de integrar dentro de un libro electrónico un widget que, al activarlo, convierte la pantalla del iPad en una pequeña pizarra digital sobre la que se puede escribir con el dedo o bien utilizando las opciones de una botonera: pincel, lápiz, pluma, rotulador… Todo ello con la posibilidad de cambiar el color y el grosor del trazo, de tal modo que el resultado final es lo más parecido a la escritura sobre papel.

El widget ya está integrado en el libro que compra el lector, así que tan solo hay que acercar el iPad al autor para conseguir su dedicatoria. Así lo han podido comprobar el pasado fin de semana en la Feria del Libro de Madrid todos aquellos que han conseguido que Alma Obregón les firmara las versiones digitales de alguno de los títulos de esta autora. Y además, la rúbrica se conserva en el ebook, aunque el usuario descargue nuevas actualizaciones del libro.

Esta nueva interacción entre autores y lectores se suma a otras iniciativas facilitadas por el entorno digital. Por ejemplo, y continuando con el caso de Alma Obregón, el libro electrónico permite incluir contenidos creados por los propios lectores. Así, la nueva edición de Objetivo: cupcake perfecto incluye un vídeo-collage con una selección de recetas de los propios lectores. Y la próxima edición digital del último libro de esta autora, Objetivo: tarta perfecta, incluirá la receta de tartas que resulte ganadora en un concurso. Los participantes solo tienen que escoger una receta del libro, darle un toque especial y cargar su propuesta, junto con el paso a paso y una o varios fotos de su tarta, en una aplicación en Facebook. El concurso está abierto hasta el próximo 16 de junio.

Y hablando de redes sociales, lo cierto es que estas han fortalecido el componente social de la lectura: podemos escribir una reseña en un blog o compartir nuestros gustos literarios a través de nuestro perfil en Twitter o Facebook o en redes como entrelectores.com, quelibroleo.com o Goodreads, herramientas pensadas para descubrir, recomendar y hablar de libros. Amazon, la mayor librería de Internet, acaba de adquirir una de ellas, Goodreads, una plataforma con 16 millones de usuarios registrados y más de 30.000 grupos de lectura.

Estas plataformas y otras de distribución de libros electrónicos como Kobo, Copia o Edusfera enriquecen nuestra experiencia de lectura gracias a la posibilidad no solo de escribir notas en el propio libro o de subrayar nuestros fragmentos favoritos, sino también de hacer sugerencias a otros lectores de la comunidad en función de sus gustos e intereses o descubrir nuevos títulos que quizá desconocíamos.

La expansión de las redes sociales también ha aumentado las posibilidades de interacción entre autores y lectores. Antes, a los lectores no les quedaba otra que mandar una carta si querían resolver alguna duda o comentar algún aspecto de una obra. Sin embargo, ahora autores como Arturo Pérez-Reverte responden a sus lectores de forma directa y en 140 caracteres a través de su cuenta en Twitter, seguida por cerca de 700.000 usuarios.

María Carmona

Jefa de producto digital PRISA Ediciones

Santillana Negocios Digitales

Deja un comentario

MENU
Leer entrada anterior
60 segundos

¿Os imagináis lo que da de sí un minuto en Internet? En los 60 segundos que dura el vídeo sabréis...

Cerrar