¿Por qué los periodistas no pueden dar la espalda a las redes sociales?

Periodismo y redes sociales
Visto 3.930 veces

Como os contamos hace unos meses, Manuel Moreno es el primer periodista español que ha obtenido una beca Kiplinger Fellowship para profundizar en las novedosas formas de implementar las redes sociales en los medios de comunicación. Tras su estancia en la Universidad de Ohio, Manuel comparte con nosotros algunas de las conclusiones de esta experiencia, así como sus esfuerzos para lograr su propia marca como periodista en la Red: TreceBits.

Que un periodista de la espalda a las redes sociales es quizá el error más grande que pueda cometer como profesional. Las nuevas herramientas 2.0 son la mejor oportunidad que se le presenta al periodista para dar a conocer su trabajo y para crearse una imagen personal en Internet con la que alcanzar los objetivos que se proponga.

Sabemos ya que las redes sociales son una fuente de información –no siempre veraz, pero para eso está el trabajo periodístico de la comprobación- esencial para la labor diaria del informador, pero son mucho más que eso: son una ventana al mundo en la que demostrar quiénes somos. Nadie pone límites, ni siquiera condiciona el estar trabajando para un medio de comunicación o no tener un puesto de trabajo. En las redes sociales el periodista puede encontrar su propio medio, la manera de darse a conocer y demostrar sus habilidades.

El mes pasado tuve la oportunidad de asistir, becado por la Universidad de Ohio, en Estados Unidos, a un curso de especialización para periodistas digitales, el Kiplinger Program in Digital Media, donde nos reafirmaron esta idea y nos dieron pistas básicas para hacer de las redes sociales una de las herramientas más útiles con las que podamos contar.

Durante el curso nos confirmaron que el pararse a pensar si es bueno o malo estar en las redes sociales ya no tiene sentido. Aunque el periodista no se mueva en ellas, la comunidad, los individuos a los que se dirigen sus informaciones, sí. Y hay que estar cerca de la audiencia, de quienes puedan percibir nuestro trabajo o nuestras habilidades. Hay que llevarles lo que sabemos hacer por todos los canales posibles.

Robert Hernández, profesor de periodismo en la Universidad de California del Sur, nos contaba en Ohio que la disyuntiva de si los periodistas deben estar o no en las redes sociales ya no existe, y nos daba cinco reglas básicas para usarlas como periodistas:

  • Primero, somos periodistas; la tecnología, en segundo lugar. Es decir, el periodista debe pensar que primero de todo es periodista, por encima de todo, y que está usando diferentes herramientas (ya se llamen máquina de escribir, ordenador, Twitter o Facebook) en favor del periodismo. Unas tecnologías llegan, otras dejan de usarse… pero nuestro objetivo siempre ha de ser el de informar a nuestra comunidad, y podemos usar la tecnología para ello.
  • Si tu madre te dice que te quiere… compruébalo. Y más si te lo dice por Twitter. Hay que verificar cualquier información, cualquier noticia que venga a través de las redes sociales. Todo lo que tenemos como periodistas es nuestra credibilidad.
  • Las redes sociales no reemplazarán las entrevistas telefónicas o en persona. Eres un mal periodista si sólo confías en lo que te llega por las redes sociales… pero también eres un mal periodista si no las utilizas. Hay que buscar la interacción con los lectores, tanto en el mundo virtual como en el mundo real.
  • Eres ciudadano, marca y periodista. La transparencia es la nueva objetividad. El periodista debe ser genuino, ser real, como es en su vida real… pero también tiene que tener en cuenta que sus opiniones en Twitter pueden abrirle o cerrarles puertas. Debería preguntarse… ¿cómo quiero que me perciba mi comunidad? ¿Cuál es mi marca?
  • Abre tu mente. El periodista debe estar abierto a probar nuevas herramientas sociales. No debe pensar que la tecnología va a acabar con el periodismo… pero tampoco lo va a salvar. Debe entender las nuevas redes sociales, aplicaciones… porque aunque las ignore, su comunidad las va a utilizar, y tiene que llegar a ella. Lo fundamental es adaptarse a los cambios, tomarlos como un reto… y ¡utilizarlos para informar!

Estas cinco reglas podrán parecer obvias para algunos pero es necesario ponerlas en práctica en conjunto para que el periodista no tema usar las redes sociales, pero también que las utilice con respeto.

La principal conclusión que yo saco de todas ellas es que el periodista se representa a sí mismo en las redes sociales y al principal valor que posee: su credibilidad.

No he citado el ejemplo de la beca en la Universidad de Ohio al azar, a pesar de que hablar de uno mismo siempre resulta muy complicado. Pero obtuve esa beca, junto con 20 periodistas más de Estados Unidos (y sólo tres internacionales) gracias a la presencia online, a la imagen y fuerza de TreceBits en las redes sociales. En un momento en el que resultaba complicada mi labor como periodista, decidí utilizar las redes sociales como canal para demostrar mis fortalezas como comunicador, a través de la creación de un blog especializado, dándole difusión en Social Media.

Hoy puedo decir que el uso de estas herramientas me ha aportado mucho como periodista: he conocido a muchos profesionales con los que he tenido la suerte de colaborar; me han servido para dar difusión a lo que hago e incluso me han ayudado a posicionarme en mi trabajo. Hoy como periodista ya tengo una marca: soy TreceBits.

Cada uno debe encontrar la mejor forma de utilizar las redes sociales en su propio beneficio, compartiendo en ellas aquello con lo que realmente se sienta cómodo, pero sin olvidar que posiblemente sean la herramienta más potente para crear su marca personal. Darle forma a esa marca es ejercicio de cada uno, pero las plataformas están al alcance de todos.

Manuel Moreno es creador de TreceBits.com

Deja un comentario

MENU
Leer entrada anterior
El más difícil todavía

Fujitsu Laboratories acaba de anunciar el desarrollo de una nueva tecnología que realmente nos ha sorprendido. ¿Imagináis poder incorporar un...

Cerrar