2020: ¿Un mundo feliz?

2020

“En siete años, este mundo será tan radicalmente distinto que incluso los nativos digitales se convertirán en inmigrantes digitales”. Así de tajante se mostró Javier Rodríguez Zapatero, director general de Google en España, Portugal y Turquía, durante su intervención en Internet es tuyo, uno de los encuentros con los que se conmemoró el pasado Día Mundial de Internet en Madrid.

Esta segunda revolución digital tendrá su origen en el crecimiento exponencial del número de internautas. Así, si actualmente hay 2.400 millones de personas conectadas a la Red, se estima que en 2016 esta cifra se habrá duplicado, alcanzando los 5.000 millones, y que a finales de la década prácticamente toda la sociedad a nivel mundial tendrá conexión a Internet.

En este contexto, La Red de redes será más que nunca el motor que articulará y moverá el mundo en todos los ámbitos. Y estos son, según Google, cuatro de los principales interrogantes a los que habrá que dar respuesta.

  • La identidad. La sociedad, en general, aún no ha aprendido a manejar las diferentes identidades digitales con las que opera en Internet ni a unirlas adecuadamente con las identidades reales.
  • La política. En un mundo global en el que todo sucede prácticamente a la vez, será necesario regular aspectos clave como la libertad de expresión, la propiedad intelectual o la privacidad. Si algunos territorios geopolíticos legislan de forma más restrictiva que otros, habrá consecuencias negativas para la libertad de mercado, así que lo lógico sería tender hacia una legislación cada vez más común y global.
  • Los negocios. La movilidad ha otorgado una conexión 24x7x365 a Internet, lo cual está propiciando que se diluyan las fronteras entre el ámbito online y el offline. Esto hará que los negocios vivan en un solo mundo y la oferta deberá adaptarse a esa nueva demanda universal.
  • La relación con los objetos. Por mucho que hoy en día se hable del Internet de las cosas, aún hay muchas novedades que están por llegar en torno a este tema. Dado que La Red es una megacomputadora que sigue sumando información día a día, todo lo que se enchufe a ella estará dotado de inteligencia artificial y nos hará operar de una forma distinta. Las Google Glass y los coches sin conductor en los que está trabajando el Rey de las Búsquedas son dos claros ejemplos de esto.

¿Cuál será el resultado final de esta segunda revolución? Rodríguez Zapatero lo tiene muy claro: “Como soy un optimista digital nato, creo que al final de esta década tendremos un mundo mucho más feliz”.

José Ángel Plaza

Equipo de Transformación de PRISA

Deja un comentario

MENU
Leer entrada anterior
1
Sistema UNO, mucho más que educación

Sistema UNO se está convirtiendo en un referente en el mundo educativo. No podemos evitar preguntarnos: ¿qué aporta el Sistema...

Cerrar