“A ti te hacen falta Vacaciones Santillana”

VacacionesSantillana_850_02

Ahora parece que ya no nos preocupa tanto aquello de ‘la canción del  verano’. De hecho, muchas podrían ser consideradas como tal, eso ya depende del gusto de cada uno y de la plataforma de streaming a la que esté conectado. Pero sí que hay una que suena al principio del verano, de todos los veranos, que nos identifica a la mayoría y que evoca la necesidad de descanso y diversión alejada de la rutina, esa es la sintonía de Vacaciones Santillana, cuya cantinela perpetúa en nuestra mente desde que aparecieron los primeros cuadernos de vacaciones de la compañía editorial, allá por el año 1983.

A finales de los años setenta, Santillana, empezó a trabajar en la edición de los primeros cuadernos de repaso, que pocos años después se convirtieron en Vacaciones Santillana. Desde entonces ofrece a los alumnos de 3 a 16 años (antes de EGB y ahora de Primaria y ESO) materiales didácticos para que se entretengan repasando el curso durante los meses de verano. Un clásico que hace que el verano se convierta en la mejor época para descansar y divertirse, pero también para refrescar lo aprendido.

Lola Núñez, editora de Santillana y responsable de los cuadernos de vacaciones, nos habla de la evocación que producen estos materiales que unen escuela y familia.

Hace ahora, más o menos, tres años, Cinco Días publicaba un artículo sobre nuestras Vacaciones Santillana. Uno de sus párrafos decía así: “Estos cuadernos forman parte del “equipaje emocional” de varias generaciones de niños y se ha convertido en un “latiguillo” que muchos emplean.” Y sí, para nosotros, eso es Vacaciones Santillana, un elemento esencial en las mochilas, tanto físicas como afectivas de muchas generaciones de usuarios.

A pesar de lo que muchos puedan pensar, los recuerdos que evocan nuestras Vacaciones son dulces. Una chispilla infantil ilumina los ojos de aquellos que hablan de este proyecto cuando declaran: “Pues a mí me gustaban…”.

Ahora, podríamos hablar de los objetivos y los contenidos que establecemos cuando iniciamos la creación de una nueva serie de Vacaciones Santillana, pero, objetivos y contenidos siempre tendrán menos protagonismo que nuestro deseo de emocionar.

VacacinesSantillana_02

Nosotros continuamos creando proyectos de Vacaciones ajustados a la realidad educativa; también desplegamos nuestra faceta más creativa y más refrescante para conciliar el repaso con las cabriolas propias de los juegos veraniegos. Pero, sobre todo ello, en la cabeza de todos los que participamos en Vacaciones Santillana sigue estando la idea de compartir con los niños y niñas veranos sorprendentes y divertidos que contribuyan a llenar sus equipajes de recuerdos agradables.

Parece que tanto desde el lado de los profesionales que elaboramos el material como desde el lado de las niñas y los niños que trabajan con él en verano, todos tenemos vínculos afectivos con Vacaciones Santillana y tenemos la intención de crear otros nuevos cada verano.

Resultado de imagen de vacaciones santillana

No todo era repasar mates o inglés

Además de la su famoso jingle, los cuadernos de Vacaciones Santillana se han promocionado cada inicio de verano junto a concursos, sorteos y regalos. Cada uno de ellos acorde a su época:

En 1989 se sorteaba, entre otros premios, “un viaje a Miami y a su parque de atracciones”,  tal y como decía su anuncio televisivo. Suponemos que era Disney Worl en Orlando, pero seguramente por motivos de royalties no se podía mencionar en el anuncio.

Más tarde, en 1996, el viaje cambió a Disneyland París para conocer a Buzz y Woody, los protagonistas de la primera película de Toy Story. Ya no era necesario cruzar el charco para disfrutar del parque Disney.

Santillana, para el verano de 2008, preparó una campaña multimedia que incluía un spot de televisión, radio, prensa, internet, marketing directo y acciones especiales, como un concurso para profesores. Todo ello bajo el el claim “Cuando los veranos eran vacaciones”.

En la campaña promocional de 2011, Santillana contó de nuevo con la tecnología digital e incluyó en su oferta de los cuadernos un juego educativo interactivo online,  “Las aventuras de Vacaciones Santillana”. Aquí el premio a sortear era un viaje a Fuerteventura, bonos a para parques de atracciones y consolas portátiles Nintendo 3DS.

Resultado de imagen de

Lo que no se repasa, se olvida”, era el claim del verano de 2013. En el vídeo podemos ver a un padre pasándolas canutas ante las insistentes preguntas de su hija.

En 2015 se buscó la participación de los colegios y se hizo un concurso bajo el nombre: “El verano que mejor suena”, en el siguiente vídeo podemos ver a los ganadores del concurso.

-

También Vacaciones Santillana es importante en los países de América donde Santillana está presente. Como ejemplo esta campaña de 2016 en Colombia, “¿Cómo vives tus vacaciones?”, donde se pidió a los seguidores que mandaran sus fotos con los mejores momentos de sus vacaciones y a través de redes sociales.

La influencia que estos cuadernos han dejado en varias generaciones es tal que en Internet numerosos blogs y youtubers hablan de ellos. Además, el nombre de ‘Vacaciones Santillana’ ha quedado como parte de nuestra cultura social como sinónimo de irse de vacaciones.

Se han hecho canciones de diverso género, rap incluido, dedicadas a los cuadernos estivales y otras que son adaptaciones musicales de la melodía original. Incluso han inspirado parodias con mucho humor, como en este vídeo de El Mundo Today.

También, su formato ha servido de inspiración a iniciativas similares, no solo a otras editoriales educativas, sino que ha trascendido hasta otro tipo de consumidores. Tal es el caso del Cuaderno Blackie Books, de periodicidad anual, considerado las “Vacaciones Santillana para adultos”.

Así que, ya sabes: “¡Desaparezco una semana! Vacaciones Santillana”.

Deja un comentario

MENU
Leer entrada anterior
premiosElPais_2019
EL PAÍS obtiene hasta cinco premios en la últimas semanas

El European Press Prize, el Premio Pajarita o el A.H. Boerma de la FAO son algunos de los galardones que han reconocido la labor...

Cerrar