“Ambas ediciones de Orsai eran necesarias para mantener una comunidad de amigos”

Karina-Salguero

Hernán Casciari publicó la primera entrada de su blog Orsai el 27 de febrero de 2004. Esa bitácora personal fue acumulando colaboradores y una gran comunidad de seguidores hasta que en enero de 2011 se convirtió en una revista literaria impresa y sin publicidad. La publicación llegó a ser ofrecida por 221 distribuidores en 187 ciudades del mundo hasta que cerró en diciembre de 2013.

Karina Salguero-Moya, una de las editoras de Orsai, hace balance de este proyecto.

Orsai nació como un blog y después se transformó en una revista impresa, justo cuando todo el mundo hablaba de la crisis del papel. ¿En qué pilares se respaldó esta transformación? ¿Cómo fue posible?

Orsai nació de una conversación entre Chiri Basilis y Hernán Casciari. El plan fue hacer la revista que siempre habían querido leer, tocar, oler… Esa publicación que existía en la mente y en la que se entrecruzaban las cosas que cada uno del staff proponíamos. Todas esas ideas tenían que imprimirse porque pertenecen a un género en el que la forma y el contenido son una sola cosa. No podía ser algo digital porque tenía que haber una concreción, algo que tocar.

Todo eso tenía que ponerse en un papel hermoso con esas ideas, historias, imágenes, autores… Era eso: hacer las cosas bien. Explicar que lo que va al impreso tiene que ser de calidad y todo lo demás es deforestación. No se pensó en otra cosa. Ni se llegó allí de manera lateral.

¿Qué otros proyectos nacieron a partir de ese blog?

La editorial Orsai. Publicamos más de 10 títulos de colaboradores de la revista. Somos grandes admiradores de la gráfica mundial, de los grandes ilustradores y hemos tratado de publicar la mayor cantidad de libros que hemos podido de todos nuestros referentes.

La revista en papel dejó de editarse en diciembre de 2013. ¿Cuál es el balance de esta experiencia?

Lejano, cada vez más nostálgico, pero fue mejor que la aventura que imaginamos. Había que hacer Orsai y la hicimos.

¿Qué razones llevaron a dejar de editar Orsai en papel?

Hay un gran editorial que escribe Casciari sobre el último ejemplar. Orsai dio pie a otro proyecto que recuperaba el entusiasmo. Es como tener ocupada la mente en todo momento en proponer miradas diferentes sobre las mismas cosas y nunca engordarse con la rutina; claro, el staff solo se permite engordarse de ansiedad.

¿Qué sinergias deben establecerse entre la edición digital de una publicación y su versión impresa?

Son diferentes y complementarias. Orsai es una revista impresa que tiene un referente digital. Ese referente interactúa y guarda las particularidades del formato multimedia que lo alberga. Convivieron bien y ambas eran necesarias para mantener una comunidad de amigos.

¿Qué características deben cumplir los contenidos más adecuados para cada una de ellas?

En eso no vamos a ponernos a teorizar. Para nosotros solo hay una forma de producir contenido que guste: hacerlo de la mejor manera posible. Que nos guste o que golpee nuestras opiniones. El contenido, si es bueno, es adecuado. Pensar en registros diferentes para audiencias diferentes a veces excluye a nuevas audiencias. Por eso seguimos pensando en hacer revistas sin target.

José Ángel Plaza

Equipo de Transformación de PRISA

Deja un comentario

MENU
Leer entrada anterior
mar_abad
“Los lectores siguen amando las buenas revistas y los libros en papel”

Yorokobu vio la luz en papel en noviembre de 2009, dos meses después de la publicación del primer post en...

Cerrar