Avatares de una inmigrante digital #13

Ana_logica_Cabecera_850

.Viernes 13

–Hola, Richard –dijo Ana con el único ánimo de saludar.

–Si me quieres matar de un infarto, tú dale, no te cortes.

–Madre mía, cómo está el patio. ¿Se puede saber qué te pasa?

–Que hoy es viernes 13, Anita.

–Aaaacabáramos. Y qué, ¿sigues teniendo pesadillas con Jason?

–Muy graciosa. Está feo eso de reírse de las fobias de tus amigos. Te aseguro que si mi cerebro fuera un disco duro, borraría todas las pelis de terror que vi en mi juventud jugando a hacerme el machote que nunca fui. Pero, vamos, que ese no es el problema.

–Bueno, ¿y cuál es entonces?

–Un virus.

–Supongo que hablas de un virus informático, porque yo te veo como una rosa.

–Pues claro, tuve una experiencia traumática con un virus llamado Viernes 13. Al parecer, lo inventó un judío para festejar la creación del Estado de Israel, fíjate.

–Desde luego, ese tenía una idea de lo que es una fiesta un tanto sui géneris.

–Pues sí, un gracioso. Como te decía, estando yo en el colegio, mi padre, que fue un pionero en cuestiones informáticas, me obligaba a escribir mis trabajos en el ordenador, uno de esos con caracteres verde fosforito. Decía que aquello era el futuro, ¡cuánta razón tenía el hombre! Un día, viernes 13, claro, yo tenía que hacer un trabajo largo y le imploré que me dejara usar la máquina de escribir eléctrica, pero el muy ladino la había subido al lugar más recóndito del maletero del armario.

–Oye, que aquí la que escribe cuentos soy yo…

–Calla, calla, que me estoy viniendo arriba. El caso es que me tuve que poner a hacer el dichoso trabajo al ordenador. Estuve currando a base de bien, lo guardé con mucho cuidado y, de repente, aquella máquina infernal empezó a borrar cosas a diestro y siniestro, y en aquel tumulto, yo perdí mi trabajo. El lunes entregué una birria y la profesora, que no se creyó para nada mi desgracia, me suspendió sin que le temblara el pulso. Una mancha en mi brillante expediente.

–Parece que hoy hemos cambiado los papeles, pero me ha gustado oírte llamar «máquina infernal» a un ordenador.

–Ya ves, Anita, todos tenemos nuestros trapos sucios. Desde entonces, para mí, el antivirus es el mejor amigo del hombre.

–Ahí queda eso. Por cierto, Richard, ¿te has dado cuenta de que este es el capítulo 13?

-


Sigue los relatos de Ana Lógica.

Todos nos hemos perdido alguna vez en este nuevo y cambiante mundo digital tan repleto de tecnología. Descubre a través de Ana cómo van afectando todos estos avatares a un personaje totalmente analógico que de repente se ve envuelto en todo este mundo cibernético. 

Si te sientes identificado o identificada con Ana solo tienes que enviarnos tu confesión escribiéndonos tu comentario al final de la página. 

Ver más capítulos

Deja un comentario

MENU
Leer entrada anterior
CiberMap_850
Cómo ser testigo de la ciberguerra a través de 9 mapas interactivos

Cada año se celebra, durante la segunda semana de febrero, el Día Internacional de Internet Seguro, un acto que promueve...

Cerrar