Big data versus privacidad: ¿es necesario renovar el contrato social entre ciudadanos, gobiernos y empresas?

b

Datos, datos, datos… Sí, todos los foros sobre economía digital recalcan que son “el nuevo petróleo” y que una gestión inteligente de los mismos dará como resultado grandes oportunidades en los más diversos sectores. Pero ¿cómo se conjuga esa explotación de la información con la protección de los datos personales? ¿Se está haciendo un análisis correcto de esos datos desde el punto de vista ético? ¿Es necesario renovar el contrato social para regular de forma óptima los puntos de conexión entre la privacidad y los diferentes usos del big data? ¿Hasta qué punto frena todo esto el emprendimiento en el mundo digital?

Estas y otras cuestiones fueron el punto de partida de “Hacia una sociedad de datos”, la mesa redonda organizada por Adigital dentro de su encuentro InnoData, celebrado el pasado 2 de julio en Madrid. Moderado por Borja Bergareche, director de Innovación y responsable de Vocento Media Lab, este debate contó con la participación de Borja Adsuara, consejero de estrategia digital de diferentes empresas y la Administración Pública; Noelia Fernández Arroyo, directora general de Desarrollo de Negocio y Transformación Digital de PRISA; Bernardo Hernández, exdirector de Flickr, emprendedor e inversor; y Antoni Gutiérrez-Rubí, asesor de comunicación y consultor político.

innodata

De izquierda a derecha, Borja Adsuara, Noelia Fernández Arroyo, Borja Bergareche, Bernardo Hernández y Antoni Gutiérrez-Rubí.

Desde un primer momento, Adsuara dejó muy clara esa necesidad de renovar el contrato social no sólo entre ciudadanos y gobiernos, sino también entre las empresas. Y a su juicio, esas relaciones deben articularse en torno a la confianza y la buena fe, es decir, la lealtad por todas las partes implicadas. “Se habla mucho de gestión inteligente de los datos, pero es muy necesario sacar a relucir también la gestión leal de los datos, algo que aquí no se ha trabajado lo suficiente, al contrario que en el sistema anglosajón”, remarcó durante su intervención. Además, el que fuera director general de Red.es puntualizó que esa diferencia con otros países hace que en España contemos con ciertas limitaciones a la hora de innovar: “En el sistema anglosajón, parten de que la gente actuará bien. Y como en un mundo global no solo compiten las empresas, sino también los sistemas jurídicos, ellos cuentan con ventajas porque no tienen leyes que encorseten la innovación. A priori, los ciudadanos son libres de poner en marcha cosas y los gobiernos se fían de que harán un buen uso de los datos”.

Noelia Fernández Arroyo se mostró de acuerdo con Adsuara en que es necesario luchar contra ese control previo que frena el emprendimiento en el mundo digital. Pero en su opinión, a nivel tecnológico ya estamos muy preparados para explotar todas las oportunidades que brinda el big data. En concreto, señaló que a nivel periodístico ya hay una serie de actores muy cómodos en este entorno y que de forma proactiva están utilizando esa gestión sofisticada de los datos para incorporarlos al proceso informativo e identificar áreas de denuncia. “Ahora contamos con herramientas tecnológicas que nos ayudan a planificar la investigación con todo ese universo de datos y a hacer correlaciones entre distintas variables, lo cual supone una oportunidad muy interesante para recuperar la figura del periodista capaz de formular las preguntas críticas ante una determinada situación y de contar historias con mayor profundidad”, remarcó.

Pero ¿qué es lo que ha hecho que hoy en día se esté hablando de esa confrontación entre big data y datos personales?  Para Bernardo Hernández, todo estriba en el momento en el que los “padres de Internet” dejaron que el desarrollo de la tecnología permitiese dos acciones que han derivado en dos problemas: el anonimato y la falta de respeto a la propiedad intelectual. “Los gobiernos deben regular cómo rompes esa facilidad con las que puedes decir en Internet cosas extraordinariamente duras y muy fuertes desde ese anonimato tremendo, así como frenar la práctica del copiar-pegar con la que es posible difundir por todas partes la propiedad intelectual de otras personas. Pero las compañías nos debemos a nuestros usuarios y uno de nuestros principios más importantes es el respeto y la protección de sus datos personales. Si para cumplir este principio hay que pagar el precio de enfrentarse a los gobiernos, habrá que hacerlo”.

En este mismo contexto, Antoni Gutiérrez-Rubí recalcó que los datos son generalmente ignorados en la política: “Se gobierna con intuiciones, convicciones, pasiones, intenciones, pero no con datos. Y, cuando se utilizan, suele ser para arrojárselos los unos a los otros sin ni siquiera contrastarlos”. Asimismo, a juicio de este asesor de comunicación es necesario que los gobiernos no confundan datos con conocimiento, para lo cual resulta relevante enriquecer el pensamiento político con otras metodologías, miradas o disciplinas. “Los datos que no me ayudan a pensar, me preocupan, porque me pueden dar una foto fija de una determinada situación, pero nada más”. En este sentido, Gutiérrez-Rubí animó a las empresas y a los medios de comunicación a centrarse en aquella información que ayude a los ciudadanos a pensar sobre “causas y relaciones”, que son el ADN de la política.

Precisamente, las nuevas tecnologías, la Ley de Administración Electrónica y la transparencia de las instituciones públicas en Internet harán que los ciudadanos vuelvan a tomar conciencia de que sus representantes tienen que rendirles cuentas, algo que ahora podrá hacerse “en tiempo real, y no cada cuatro años”, como señaló Borja Adsuara, que añadió que debería existir una “política de datos”, al igual que ya existe un periodismo de datos: “Los ciudadanos no estamos acostumbrados a exigir a la Administración, pero muy pronto comenzaremos a ver cómo cada vez se pedirá una mayor evaluación de las políticas públicas”.

Esta reflexión también fue compartida por Noelia Fernández Arroyo, que como representante de un grupo mediático abogó por “volver a los principios básicos de la profesión periodística, con el fin de aportar un servicio a la comunidad”. Para ello, en el contexto digital actual resulta fundamental, hoy más que nunca, ubicar a la audiencia “en el centro del proceso informativo” y que los medios se aseguren de que cuentan con periodistas preparados, es decir, aquellos que saben utilizar la tecnología de la manera más pragmática posible para resolver las preguntas que se hacen los ciudadanos. Con este fin, ahora las redacciones deben configurarse con perfiles diferentes y rodear a los periodistas de desarrolladores y expertos en visualización de datos. “Todo esto nos ayudará a responder a los retos que demanda la audiencia en estos momentos, aunque debemos intentar no hacer proyectos megalómanos, con grandes transformaciones a cinco años vista, por ejemplo, sino que tenemos que tener un sentido más práctico que nos ayude a cambiar con rapidez, adaptándonos a las distintas variaciones el entorno”.

En este proceso de transformación nunca hay que matar el espíritu de los emprendedores corporativos o intraemprendedores “por miedo al riesgo”. Muy al contrario, según Fernández Arroyo, deberíamos fomentar que existan esas figuras de agentes y creadores que, aunque se sienten muy a gusto en las compañías en las que trabajan, quieren arriesgarse, cambiar las cosas, hacer nuevos productos… “Hay que crear ese ecosistema para poder avanzar”, puntualizó.

Y si hablamos de emprender, alguien que sabe mucho de eso es Bernardo Hernández, que aprovechó su participación en esta mesa redonda para compartir su receta para crear un negocio de éxito en el entorno digital: “identificar un problema importante que afecte a cientos de millones de personas; desarrollar una ventaja competitiva tecnológica que resuelva ese reto; conseguir suficiente dinero como para tener suficiente tiempo para iterar; y centrarse o, más bien, obsesionarse, en resolver un único problema”.

José Ángel Plaza

Responsable de Comunicación Interna en PRISA

frau mit brille schaut ber monitor

Deja un comentario

MENU
Leer entrada anterior
Publicidad_Digital_medios_850
Publicidad digital: la respuesta de los medios

El pasado 24 de junio, la Asociación de Marketing de España, la Asociación General de Empresas de Publicidad y la...

Cerrar