Códigos QR: ¿sirven para personalizar el aprendizaje?

Códigos QR educación
Visto 8.545 veces

¿Otro artículo sobre códigos QR en educación? ¿Sigue vigente esta estrategia? En este caso, el objetivo es reflexionar sobre cómo ingresan las innovaciones tecnológicas en el aula, tomando como referencia los códigos QR o Quick Response (respuesta rápida o inmediata).

Los códigos QR permiten diseñar actividades de aprendizaje utilizando dispositivos móviles de manera sencilla y accesible. De esta forma, las tareas se vuelven motivadoras para los alumnos por su inmediatez, en coincidencia con la actual demanda de los niños y jóvenes (que buscan respuesta instantánea a sus peticiones), y son útiles para el docente, porque permiten incorporar una herramienta para ampliar información o compartirla de manera accesible.

Por otra parte, es posible agregar instancias que acerquen estas actividades al juego o la gamificación (ludificación), conectando la información con la búsqueda, la investigación y la recompensa.

Como sostiene Mª Ángeles Araguz en este artículo de 2012, el uso de dispositivos móviles en la educación estaba anticipado en el Reporte Horizonte de 2011. Esta tendencia se repitió para 2012 y 2013, pero este año no aparece como una tendencia a corto plazo.

¿Significará esto que debería tener el status de “tecnología invisible” en el aula? Recordemos que con el concepto de tecnología invisible, Gros Salvat propone una forma de inclusión de las tecnologías en el aula partiendo de la oposición entre su intrusión y su apropiación: “Cuando la tecnología pasa a un segundo plano y deja de ser un fin en sí mismo para convertirse en un medio, se logra una verdadera apropiación y aprovechamiento óptimo, lo que se convierte en condición indispensable para los cambios profundos”.

reporte_horizonte

Reporte Horizonte, síntesis de tendencias 2011-2014

En el medio social, los códigos QR ya se han transformado en una tecnología invisible, ya que aparecen en los más diversos espacios y en casos necesarios se utilizan para obtener la información que ofrecen: los recorridos de ómnibus, la información fiscal, publicidades, manuales de uso, datos web de los productos, información turística, etc. Pero ¿sucede lo mismo en las instituciones escolares y en las aulas? El uso de aplicaciones móviles en el aula muchas veces se encuentra relacionado con la novedad para los alumnos, la difusión en medios específicos o los comentarios de colegas pero, al parecer, se usan y se cambian sin que lleguen a aprovecharse en todas sus posibilidades. Por otra parte, el uso de los dispositivos móviles en el aula sigue aún cuestionado desde la organización escolar y desde los sistemas educativos, que muchas veces los prohíben.

Los códigos QR pueden ser una forma sencilla de introducir la tecnología en el aula, conectando los recursos del mundo real con el virtual. Sin embargo, no han llegado a ocupar un lugar permanente en el contexto educativo. Podemos encontrar muchas experiencias, pero siguen estando en el nivel de docentes innovadores y no han llegado a generalizarse. Aún hoy, en los colegios encontramos docentes que no saben bien para qué son o que no han probado a leer un código QR o que los ven como una simple ilustración, sin descubrir su potencial para incorporarlos en el aula.

En los últimos años, también los libros de texto han incursionado en su uso, pero lo han hecho de manera superficial, repitiendo lo que sucede con la mayoría de los docentes, sin aprovechar el potencial de aquellos, ya que en muchos casos solo como ilustración y con objetivos de marketing. Sin embargo, los QR son una tecnología útil y muy sencilla para expandir el libro de texto y ampliar todos aquellos temas, contenidos, ilustraciones y recursos en formato digital que no tienen lugar en el papel. También permitirían la actualización permanente de la información y de los recursos. Y, desde el lado del aula, pueden ser una oportunidad para la participación de alumnos y docentes en la personalización de los materiales utilizando formularios, blogs o páginas que sumen al libro lo necesario para adecuar el contenido a sus realidades, abriendo las posibilidades de que responda a las necesidades de cada grupo.

Será cuestión de esperar y ver si la tecnología de códigos QR se introduce en las aulas como un recurso potente, y pensar que conectarlo con el libro de texto es una excelente opción para incluir la tecnología en el aula. Mientras tanto, desde Santillana Argentina ya estamos apostando por una forma sencilla de incluir esta tecnología a través de una propuesta de libros de texto con códigos QR incorporados: la serie Santillana en línea.

Santillana_en_linea

Nuestra esperanza es que también los docentes se animen a experimentar con estos recursosdepersonalización de actividades y contenidos.

Nilda Palacios

Directora de Contenidos Digitales de Santillana Argentina

Deja un comentario

MENU
Leer entrada anterior
ForoTransEducacion_850
7 claves para transformar la educación

La introducción de herramientas y contenidos digitales no es la panacea que resolverá, por sí sola, la adaptación de la...

Cerrar