Consejos que daría una madre para unas ‘e-compras’ seguras

Consejos madre

Te estás aficionando a la compra online. Es barato, encuentras de todo a golpe de clic y te lo llevan a casa, ¿qué más puedes pedir? Además llegan las rebajas. Pero ya sabes que en torno a las transacciones económicas hay algunos peligros y muchos amigos de lo ajeno por la Red que pueden hacerte pasar un mal trago. Si quieres ir sobre seguro haz caso a estos consejos. Los mismos que te daría una madre.

• “Hay que estar preparado para lo que pase”. Prepárate bien, actualiza tus antivirus, instala la última versión de tu navegador o sistema operativo. Hay que organizar bien la defensa.

• “Están las cosas como para fiarse”. Atención a las apps maliciosas. Confía solo en las que se descargan de tiendas de aplicaciones oficiales. Rechaza por sistema las que te ofrecen descargarte por SMS o correos electrónicos desconocidos.

• “Los chollos no existen”. Como dicen las madres: “lo barato es caro”. Si te ofrecen el último modelo de smartphone,  el videojuego que acaba de salir o un viaje a un precio enormemente bajo, desconfía. Sin duda, es mentira. Comprueba si realmente el sitio es de confianza. Aunque todo tiene pinta de trampa. Desconfía del “Compre ya! Que se agota” y piensa bien cada compra que haces. Busca, compara y es posible que siempre encuentres algo mejor.

• “Hay que ser limpio, la suciedad a la basura”. Nunca compres nada de un correo SPAM. Si ha caído en esa bandeja de tu correo es por alguna razón, seguramente estará cargadito de malware o software dañino.  

• “Nunca cuentes más de la cuenta”. Nunca envíes contraseñas, ni datos personales a correos o SMS que te lo pidan. Ni siquiera si te amenazan con borrarte sus datos o con perder cuentas. Seguramente será un farol para que caigas en su trampa.

• “Cuánta falsedad hay por ahí”. El pirata web es tan cruel que puede incluso enviar mensajes o publicidad falsa solicitando donaciones con fines solidarios. Hay que comprobar, muy, pero que muy bien a quién le estás dando tus datos bancarios. Busca logotipos falsos o nombres de organizaciones conocidas alteradas. Aunque no te lo van a poner fácil y suelen estar disfrazadas bajo nombres aparentemente normales.

• “El tendero de siempre es más fiable”. Compra solo en web de empresas conocidas y de confianza. Si dudas investiga en Internet. Si es falsa seguro que aparecerán quejas de usuarios en algún foro. Puedes buscar en Google el nombre de la empresa o web donde quieres comprar seguido de la palabra “estafa” y comprobar si aparece.

• “Pon el dinerito a buen recaudo”. Comprueba que es un sitio seguro para transacciones económicas y usa el certificado de seguridad SSL (Secure Socket Layer). Debe verse claramente el protocolo HTTPS en la barra de dirección del navegador e incluso puede aparecer el icono de un candado. El uso de SSL sirve para encriptar el intercambio de información sensible y así hacerla ilegible a otras personas.

• “Rarito, rarito”. Si el mensaje publicitario que recibes tiene faltas de ortografía, está escrito de forma rara, parece una traducción mala y además contiene un archivo adjunto, huele a malware de lejos. Si aun así sigues adelante y te fías, te recomiendo que en lugar de acceder haciendo clic directamente con el enlace que te ofrece el mensaje, copies la dirección del mismo y la pegues en el navegador. Así evitarás el clásico robo de datos.

• “En casa como en ningún sitio”. Evita las conexiones con wi-fi públicas para hacer compras. Usa solo conexiones conocidas, con contraseña y que utilicen WPA.

• “No pierdas de vista tus cosas”. A pesar de la tienda sea de confianza y vaya todo bien con la compra, revisa la política de privacidad de la misma ya que, si no indicas lo contrario, es posible que estés cediendo tus datos a otras empresas filiales o no de esta tienda online y que tus datos pasen de mano a mano como la falsa moneda.  Al menos infórmate de qué van a hacer con esos datos.

• “Los hay que se las saben todas”. Es posible que a través de códigos maliciosos puedan modificarse formularios de venta de webs de confianza. Si notas que te hacen demasiadas preguntas o que te piden demasiados números, abandona inmediatamente la compra y avisa a la tienda online de lo que está ocurriendo.  

• “Que no te den gato por liebre”. Ni se te ocurra dar tu número de móvil, cuando te manden un cupón de premio por responder una encuesta o participar en un concurso que no has buscado tú mismo. Es posible que te veas metido en un servicio de pago por móvil del que te va a ser complicado salir.

• “No te fíes ni de tu madre”. Evita el pago por adelantado si es posible. Procura elegir métodos de pago que no requieran la entrega de dinero por adelantado. Elige la opción PayPal, ya que es una de las más seguras. Hay tiendas online que permiten realizar el pago contrareembolso durante la entrega del producto.

• “Mira bien lo que haces”. Tras realizar tus compras revisa tu cuenta durante algunos días después. Es la mejor forma de detectar las estafas. En fin, ya sabes que: “madre solo hay una”.

Miguel Ángel Corcobado Departamento de Transformación PRISA

Deja un comentario

MENU
Leer entrada anterior
Pantallas
Webs para todas las pantallas

Antes de que finalice 2014, los internautas móviles superarán en número a aquellos que navegan desde equipos de escritorio. De...

Cerrar