Curricular Digital: Reputación personal, redes sociales y selección del talento

curricular

El impacto de Twitter, Facebook y LinkedIn dentro del ámbito  laboral es incuestionable. Las redes sociales se han convertido en la mejor herramienta para los profesionales de RRHH  para la detección y selección de talento.

Ningún ámbito de la actividad humana parece escapar del impacto de las redes sociales, y el mundo laboral no es una excepción. El 90% de los internautas españoles cuentan con algún perfil público en las redes y Twitter, Facebook o LinkedIn se han convertido ya en herramientas imprescindibles para la búsqueda de empleo y la selección de personal, especialmente con el inicio de la crisis.

Buscar a los candidatos en Internet (Google, Facebook, Twitter, Linkedin) se ha convertido en tarea diaria para los seleccionadores.  Los datos son firmes en este aspecto: el 78% de los departamentos de Recursos Humanos  de las empresas buscamos  en Internet potenciales empleados, según los informes de KBSD Digital Marketing, una consultora tecnológica. Y no sólo eso, el 63% revisa también las redes sociales antes de contratar cualquier persona. Por si fuera poco, el 8% de las empresas ha despedido empleados por abusar de sitios como Facebook o Twitter.

Según la firma Career Enlightenme publicada por Mashable en el 2011,  casi un 89% de las empresas, a nivel mundial, han hecho uso de estas herramientas de selección para hacerse un perfil más completo de sus futuros empleados. Un 80% de las empresas utilizan LinkedIn como fuente de datos para rellenar los perfiles incompletos, y casi la mitad de las compañías navegan por Facebook con el fin de conocer mejor a sus empleados.

Por último, Twitter es utilizado por un 45% de las empresas y favorece a la hora de conocer las reacciones, gustos y orientaciones del futuro empleado. Sin duda, las redes sociales nos facilitan el trabajo a la hora de seleccionar el personal de nuestra empresa y nos brindan un panorama más amplio del perfil de una persona antes de dar el siguiente paso.

Pero, ¿qué nexo de unión existe entre la reputación personal online y el desarrollo profesional? Queda patente que los actuales profesionales de RRHH utilizamos las redes sociales como herramienta para  intentar evitar fichar al candidato equivocado,  y viceversa, los candidatos pueden aprovechar las redes para crear su perfil profesional y personal y crearse así la ya denominada ‘reputación online

Actualmente lo más seguro es que, antes de ir a una entrevista de trabajo, nuestro entrevistador ya conozca nuestros gustos y se haya formado una idea sobre nuestro carácter.  En concreto, cuidar nuestra imagen  en la red de forma regular tiene varios beneficios: aportaremos de primera mano la información evitando que otras personas lo hagan por nosotros, sabremos qué datos nuestros son accesibles en internet y proyectaremos una imagen positiva y de confianza.

Es evidente que lo que uno hace y dice en la red tiene más trascendencia de lo que se pueda llegar a imaginar. Pero, ¿hasta qué punto somos  conscientes del impacto que puede tener nuestra actividad en las redes sociales? ¿Realmente somos conscientes del impacto de nuestras publicaciones?

Microsoft reveló un estudio que señala que el 56% de los empleados no son conscientes del impacto que su actividad puede tener en redes sociales sobre su reputación, en definitiva, los candidatos no piensan en las consecuencias de sus publicaciones.

Los candidatos tienen que saber  que hay aspectos que pueden ser negativos para su perfil. Cualquier comentario o publicación  que insinúe algo negativo, resultará perjudicial para la reputación online y puede llegar a ser un requisito excluyente en la  fase de reclutamiento de un proceso de selección de una empresa.

Directrices a tener en cuenta si vas a publicar un perfil

 1.       Crear un perfil no es contar tu vida personal: Aprovecha para construir tu trayectoria profesional.  Para ello redes sociales como Facebook o Twitter  permiten dar a conocer vuestras aficiones e intereses.  Linkedin es el portal dónde podemos conseguir una información profesional más específica de los candidatos que nos llegan y suele ser considerada como una red altamente profesional. En ella podréis  colgar vuestro curriculum completo: logros académicos, experiencia profesional, aficiones, intereses, creaciones publicadas en la red…

2.        Mostrarse proactivo te ayudará  a crear un estilo propio: Con ello podrás conseguir destacar una cualidad diferente respecto a los demás que te haga por ello un candidato idóneo. Pero, ¡cuidado! no hay necesidad de hacer publicaciones al minuto. Con breves  reflexiones o menciones a acontecimientos laborales  de uno mismo se puede llamar la atención de  lectores recurrentes y  empresas que actualmente tengan ofertas de empleo y busquen precisamente lo que tú tienes.

3.       Seleccionar y aceptar profesionales,  empresas y entidades serán el reflejo de tus intereses y objetivos profesionales.  Haciéndote visible, comentando sus publicaciones y compartiendo contenidos conseguirán hacer de ti todo un networker.

4.       Mantener separada la vida social y la vida profesional. No caigas en el uso excesivo de las redes sociales. Asegúrate que sigues siendo profesional en tus contenidos y comentarios y asegúrate de respetar  la política acerca del uso de redes sociales en tu empresa.

En definitiva,  tenemos que ser honestos y sinceros como eje principal  de nuestra  reputación personal online. Debemos ser prudentes en la publicación de ciertos contenidos y sobre  todo,  lo más importante,  aplicar el sentido común. ¿Tienes tú el control de tu reputación online?

 

Charo Armenteros
Agente del cambio  (Responsable de Ciclo del Empleado- RRHH PRISA TV)

Deja un comentario

MENU
Leer entrada anterior
Tit 4
El resurgir de la Biblioteca de Alejandría

Como si de una gran obra del Egipto de los Ptolomeos se tratara, una conjunción de humanistas contemporáneos formada principalmente...

Cerrar