La curiosa historia digital de una abuela y su nieta

Abuela_Digital_entrevistas_850
Visto 4.434 veces

A Teresa Leibar y a Andrea de Vivar les separan 56 años, Teresa felizmente jubilada tiene 84 años y Andrea, su nieta, 28. Ambas hacen uso habitual de la tecnología. En el caso de Andrea le alcanza de lleno porque su generación pertenece a esta revolución digital que vivimos, ha crecido y trabaja con ella. Teresa, impactada por las nuevas tecnologías, ha decidido unirse a esta corriente digital porque no quiere perdérsela. Por eso tiene un blog, se comunica por Skype y su red social favorita es Twitter. Ellas nos cuentan cómo viven su día a día en el nuevo entorno, demostrando cómo la brecha digital, en ocasiones no tan grande como se cree, se puede acortar si se ponen los medios y el interés suficiente.

Teresa Leibar

¿Teresa, Andrea, recordáis cual fue vuestro primer contacto con el mundo digital?

Andrea: “La verdad es que lo recuerdo bastante bien. Fue cuando me marché a estudiar a Estados Unidos y me hice mi primer mail, que aún conservo pero no lo uso demasiado. En el colegio nunca di clases de informática y fue todo un mundo para mí pero cuando volví a casa ya no podía vivir sin ello. Compramos el primer ordenador en el 2000, no hace tanto en realidad”.

Teresa: “Al principio solamente miraba a mis hijos y nietos volcados ante sus pantallas. Hace un par de años dos de mis hijos me regalaron este ordenador que me entretiene tanto. Y aquí estoy dándole a la tecla y cometiendo bastantes errores, pero de los que salgo porque le he perdido el miedo a la pantalla”.

Andrea, debido a tu trabajo ¿tienes un contacto habitual con las nuevas tecnologías?: “Soy periodista y actualmente estoy en una agencia en el departamento de Marketing Online, en el que gestiono cuentas en Facebook, Twitter, Pinterest, Instagram, Youtube”.

Sin embargo, en tu caso Teresa, el contacto con este mundo digital que vivimos, lo has buscado tú misma a partir del enorme interés que te despierta: “Tengo una curiosidad enorme por aprender todo lo que este medio increíble de Internet me puede enseñar. Pero una autodidacta de mi edad no llega muy lejos. Me parece una ventana al mundo maravillosa, y además es asequible hasta para unos jubilados”.

Me di cuenta de que algo había cambiado cuando mi abuela me agregó a Facebook.

Teresa, eres de una generación veterana en todo menos en este reciente mundo digital que nos rodea. ¿Cómo es tu día a día en Internet?: “Mi experiencia en internet es muy limitada. Por las mañanas leo primero mis mails, bastante numerosos, de amigos y familia. A veces son novedades, pero la mayoría de las veces son envíos de fotos, vídeos y noticias en cadena. Algunos son muy bonitos y los reenvío a quien considero que pueden resultarles interesantes, pero también muchos son tonterías que borro directamente. También doy un repaso a la prensa y así, junto con la radio que escucho siempre, estoy informada. ¡Ah! Y uso mucho Internet para buscar información de todo tipo, cómo plantar alguna planta que no conozco, donde buscar algo que necesito cerca de casa, el horario de una tienda…”

Andrea de Vivar

A pesar de lo que dices, veo que eres más experta en Internet de lo que crees, o al menos eres una usuaria constante. ¿Te ha cambiado la red en tu forma de relacionarte con los demás?: “Tengo muchos amigos extranjeros franceses, belgas, ingleses, alemanes,… son muy modernos y algo más jóvenes que yo así que me mandan muchas cosas y eso me motiva a estar muy al día. Bueno, ellos y también los españoles, amigos y familia, que también me envían mails interesantes”.

En tu caso Andrea, ¿cómo haces uso de las redes sociales?: “En lo referente a las redes sociales de uso personal tengo perfil en Facebook, Twitter y Pinterest. Generalmente accedo a ellos y a mi correo personal con una Blackberry. Me conecto a ellos varias veces al día. Facebook lo utilizo más para estar en contacto con mis amigas, subir imágenes y curiosear, en Twitter suelo mirar más lo que la gente comenta y en ocasiones hago algún retweet”.

¿Tienes a tu abuela como amiga en Facebook, o eres de las que te da vergüenza que la vean allí tus amigos?: “Sí que tengo como amiga a mi abuela Teresa. Nuestro contacto no es demasiado grande por este medio, aunque en alguna ocasión la he etiquetado en algún vídeo o imagen”.

A nosotras se nos cierran muchas puertas físicas y mentales con la edad y estas tecnologías te enseñan un mundo necesario para estar más vital.

Y tú Teresa, ¿cómo usas las redes sociales?: “Facebook cada vez me interesa menos, lo encuentro limitado y con poca información de interés, pero tuve la alegría de recuperar una amiga después de sesenta años y eso es muy positivo”.

¿Qué otra red social usas?: “Lo que me está encantando es Twitter, lo encuentro muy vivo y enormemente actual. Ahí me entero de las noticias. También entro en blogs interesantes. ¡Me encanta El Comidista!”

¿Tienes relación con la familia a través de las redes sociales?: “Tengo más contacto en Facebook con mis hijos y mis nietos, ahí veo las fotos que cuelga Andrea. La verdad es que internet me ayuda a estar más cerca de mi familia. Mi marido y yo vivimos en Fuengirola y todos mis hijos viven en Madrid, les echo mucho de menos pero con Internet los siento más cerca”.

Entonces, para ti Internet también es una ayuda para mantener el vínculo familiar: “Uso Skype para hablar con ellos, sobre todo con mi nieto pequeño, que tiene 12 años y crece por momentos, así no siento que me lo pierdo”.

Andrea, como periodista, ¿qué tipo de participación realizas en Internet?: “En la agencia para la que trabajo tenemos varios blogs en los que escribo casi casi diariamente”.

Y a ti, Teresa ¿te interesa el mundo del blogging?: “En Semana Santa abrí un blog sobre plantas y flores, pero he tenido mucho lío y solo he publicado un post. Ya tengo en mente el segundo, a ver cómo me manejo con las fotos”.

Andrea, has comentado que sueles usar tu smarthphone para estar siempre conectada ¿Qué otros dispositivos sueles usar?: “Los clientes que gestiono en mi trabajo están relacionados con el turismo y accedo a sus perfiles por medio de un ordenador y rara vez con el iPad. Para gestionar la información utilizo el Hootsuite, que la verdad me parece bastante útil al gestionar diferentes cuentas”.

Teresa, ¿qué dispositivos sueles usar?: “Uso un ordenador portátil que me regalaron mis hijos y que tengo instalado en el salón. El móvil lo utilizo sobre todo para casos urgentes y lo llevo en el coche por si tengo alguna avería o problema poder pedir ayuda. Eso me da mucha seguridad”.

¿Qué pensáis a estas alturas que puede enseñar una a la otra en cuestiones digitales?

Andrea: “Me di cuenta de que algo había cambiado cuando mi abuela me agregó a Facebook. De momento ya me ha enseñado algo que considero muy importante, da igual la edad que tengas que los retos siempre se consiguen. Para mí, las nuevas tecnologías son intuitivas A mi abuela supongo que le cuesta más y por eso tiene todavía más mérito. Creo que más que enseñarnos nos complementamos. Yo las uso tanto personalmente como laboralmente y quizás por eso siempre tengo prisa en terminarlo. Ella se lo toma con más calma como un hobby”.

Teresa: “Yo técnicamente a Andrea, por su preparación y hábito diario, nada. Por mi experiencia de vida ‘no digital’, quizás diría que mis respuestas no son tan apresuradas, más reflexionadas. Pero también es verdad que yo tengo mucho tiempo”.

Y por último, ¿qué recomendaríais a otras abuelas, hijas o nietas en su día a día frente a las nuevas tecnologías?

Andrea: “En primer lugar, dejar claro que no tiene nada de malo tener a tu abuela como amiga o fan en tus redes sociales. Entiendo que hay gente a la que le da cosa esto, como tener a tus padres. Pero no pasa nada, así también mantienes contacto con ellos si viven lejos y nos vamos conociendo mejor mutuamente. Si no hubiera tenido a mi abuela en Facebook o Twitter, nunca me habría enterado de que tengo una abuelita ‘cibernética’ y lo considero una maravilla, asombroso diría yo. Creo que mantener el contacto con tu familia de cualquiera de las maneras es algo fundamental y las redes sociales es una manera más”.

Teresa: “A las abuelas les recomendaría que no duden en probar porque se les abrirá un mundo que está ahí, con todas las respuestas a todas sus dudas. Además, a nosotras se nos cierran muchas puertas físicas y mentales con la edad y estas tecnologías te enseñan un mundo necesario para estar más vital y comprender mejor a la juventud”.

Miguel Ángel Corcobado
PRISA Digital

1 Comentario

  • avatar Alexandra Ramiro 9 julio, 2012

    Qué gracia! mi madre y mi hija están todo el día conectadas por whatsapp… Mi madre tiene 70 años y mi hija 14. También estamos toda la familia conectados por skype porque mi hermano y mis sobrinos viven en EE.UU. Mis sobrinos expatriados, hasta el más pequeño de 2 años, hablan semanalmente con sus abuelos a través de skype con su ipad! Por supuesto el correo electrónico no saben ni lo que es… demasiado antiguo para ellos.
    Un abrazo

Deja un comentario

MENU
Leer entrada anterior
Mamá, quiero un smartphone

En Estados Unidos el 50% de los menores de 8 años utiliza habitualmente smartphones y tabletas. Estos dispositivos, ¿enseñan o...

Cerrar