Educación emocional: 6 motivos para conseguir que Bart Simpson la ame

Bart_Cafe_crea_850

La comunidad educativa siempre está dándole vueltas a un posible cambio metodológico y desde Inevery Crea hemos aportado nuestro granito de arena intentado satisfacer una de las demandas más reiterada por docentes, padres y alumnado: hablar de la necesidad de incorporar urgentemente la educación emocional al aula.

Para ello, en la última edición del debate Café Crea, celebrada el 28 de mayo en el Real Conservatorio Superior de Música de Madrid, invitamos a seis expertos de perfiles muy distintos para debatir sobre el tema e intentamos que también hubiera un representante del alumnado. Escogimos a uno bien conocido por todas las dimensiones educativas, Bart Simpson. Por incompatibilidad con los exámenes, el popular estudiante no pudo asistir al debate. Así las cosas, los expertos decidieron resumir las conclusiones del encuentro en un listado de motivos para convencer a Bart de las ventajas de conectar emociones y aprendizaje:

1. No es obligatorio estar sentado. ”Necesitamos la Naturaleza, el movimiento y el juego para construir personalidades equilibradas y sanas. Me gusta que hablemos de ejercicio físico y no de deporte específicamente porque hay que incidir mucho en que el aprendizaje se realiza, especialmente en la infancia, en movimiento, de forma experimental, sensorial y vivencial. Los niños necesitan moverse mucho y mantenerlos en un pupitre les causa daños en sus procesos cognitivos que pueden incluso desembocar en comportamientos disruptivos”. Mireia Long, creadora del proyecto Pedagogía Blanca.

Freude in der Schule

2. Se puede copiar. “Las emociones no se estructuran en compartimentos estancos, sino en vasos comunicantes en continua interacción. Podemos navegar por ellas como por grandes océanos donde se pasa de uno a otro sin tener claro el momento en que se produce el cambio. De igual forma en que un capitán de barco puede navegar varios cientos de kilómetros sin distinguir visiblemente cuándo pasa del Índico al Pacífico. Igualmente las emociones se relacionan entre ellas, aunque algunas están más cercanas (por ejemplo miedo y ansiedad) y otras más alejadas (por ejemplo tristeza y alegría)”.  Rafael Bisquerra y Ana Gea, autores de Universo de Emociones.

3. No hay que hincar los codos. Las emociones direccionan la atención y posibilitan que le asignemos valor a las cosas. Además facilitan la memorización y el recuerdo. Al ser nuestra memoria selectiva, nuestra mente debe tener algún criterio para discriminar entre lo relevante que hay que memorizar y lo que no: lo emocional. No solo permite recordar más, sino también tener el sentimiento de que se recuerda mejor. También posibilitan la comunicación no verbal, ayudan en el análisis, la toma de decisiones y la planificación del futuro, estimulan la creatividad y favorecen el desarrollo normal de la moral”.  Antonio Rodríguez, psicólogo, profesor en la Facultad de Educación de la Universidad de la Laguna y asesor académico del Gobierno de Canarias.

Bart_giphy

4. Hay que escuchar música en clase. “La MÚSICA, entendida como aquello que vive de gestionar sonidos (gestos y movimientos) para vehicular emociones es una herramienta didáctica en sí misma para el aprendizaje en educación emocional en el ámbito escolar”. José Antonio Torrado, moderador del debate, doctor en Historia y Ciencias de la Música (UAM) y profesor de Pedagogía del Real Conservatorio Superior de Música de Madrid. 

5. Se juega en horas de colegio.  aprendizaje positivo en un entorno en el que muchas veces los alumnos ven el aula y el colegio como un suplicio que les cambia la cara desde el domingo por la tarde y el profesor prácticamente un enemigo. A mí me ha permitido cambiar totalmente la relación con mis alumnos y la de ellos con el proceso de enseñanza aprendizaje”.  Salvador Carrión, maestro de Primaria y autor de la herramienta Class of Clans para uso docente.

6. Te ayuda a encontrar trabajo. “La posibilidad de construir los sueños representa un empoderamiento tan fuerte que devendrá en un aprendizaje significativo del ‘se puede’ y del ‘vive feliz’, en lugar de un paradigma de ‘no se puede porque…’ o  de ‘deberías estudiar o hacer esto o lo otro..’.  Si se consigue una educación basada en el ‘es posible’  y el ‘¿cómo quisieras que fuera?’, alcanzaremos una educación más emocional que si lo hiciéramos desde el ‘debe ser’  y con un enfoque crítico a todo aquello que uno no entiende o en lo que no se está de acuerdo o a lo que se busca una explicación desde la razón”.  Lucía Blanco,psicóloga, autora del libro Emprendiendo el camino rumbo a ser ejecutivo en la vida y humano en el trabajo y docente desde hace 30 años.

Bart_and_friends

En definitiva, la educación emocional es algo muy serio. En España, los responsables políticos empiezan a mirarla como una necesidad tanto por su potencial educativo como por su capacidad para prevenir el abandono escolar y los conflictos en el entorno del centro. La Comunidad Canaria ha sido la primera en incorporar a su currículo para el curso escolar 2014/2015 la asignatura “Educación emocional y para la creatividad”, cuyo asesor académico fue uno de nuestros ponentes: Antonio Rodríguez. Los escolares canarios rápidamente le buscaron un apodo: Emocrea. Otras comunidades autónomas han dado ya los primeros pasos en la misma dirección.

En otros países como Argentina la movilización de docentes y familias va, incluso, más allá y se están desarrollando proyectos para elevar a las instancias políticas un proyecto de ley. ¿Por qué una Ley de Educación Emocional? Responde Lucas J. J. Malaisi, ponente también de Café Crea, psicólogo, presidente de la Fundación Educación Emocional Argentina y uno de los autores de dicho proyecto de ley. 

Tres razones la justifican:

  1. Debe ser una estrategia sistémica: para lograr un verdadero cambio comportamental en la sociedad es necesario abordar y llegar a todos su actores sociales (niños, padres y docentes) y el espacio coyuntural donde todos asisten es la escuela.
  2. Estrategia sustentable (permanente): Un cambio y mejora continua no se logran en un programa con fecha de terminación. Es necesario un compromiso sostenido en el tiempo para el establecimiento de hábitos ‘salutógenos’ [en contraposición a hábitos patógenos] que arrojen capacidades instaladas en toda la sociedad.
  3. Un fundamento científico: la implementación de esta estrategia necesita un respaldo científico y un consenso entre todos los que lo llevaríamos a cabo. Además es necesaria la creación de observatorios para recapitalizar experiencias exitosas y verterlas sobre las prácticas cotidianas.”

Bart, colega, tú vales mucho. Te lo dicen los expertos de Café Crea.

Café Crea 9 ¿Están conectados la emoción y el aprendizaje” se puede ver en este vídeo.

-


Isabel Andrade
Santillana Negocios Digitales

frau mit brille schaut ber monitor

Deja un comentario

MENU
Leer entrada anterior
g
La necesidad de conectar la educación

Hacer que la educación sea cada vez más igualitaria y adaptada a las tecnologías es la razón del VIII Seminario...

Cerrar