El ‘boom’ del audiolibro

Parecen una invención de la reciente era digital, pero realmente es un formato más antiguo de lo que se piensa, hablamos del audiolibro. En los años 70 y 80 del pasado siglo XX algunas editoriales comenzaron a publicar tímidamente libros y cuentos leídos por una voz grabada en estudio y que se comercializaban en formato de casete, lamentablemente no resultaron rentables y se abandonaron estos proyectos, aunque en algunos países, como Reino Unido y los países escandinavos, sí que triunfaron. Anterior a estos casetes ya había incluso grabaciones literarias en vinilo o grabaciones de programas radiofónicos que incluían teatro y poesía.

El auge de los dispositivos móviles, ligado a la tendencia de consumo rápido de contenidos y en cualquier momento y lugar, ha propiciado el retorno del formato del audiolibro como propuesta válida de fomento de la lectura. Ya no sirve de excusa que el lector mantenga que no tiene tiempo para sentarse a disfrutar de un libro porque su propio smartphone se lo va a leer.

En este interesante reportaje de vídeo de Luis Almodóvar y Miguel Bayod para conmemorar el Día del Libro desde EL PAÍS, podemos ver como la tendencia en auge de publicar libros en audio, se parece más a hacer una película o una serie de televisión que a editar. Hay guionistas, directores de producción, estudios como los de doblaje, actores que ponen su voz; Y lo más importante, a las editoriales y sobre todo a los autores les ha seducido este formato a la hora de publicar sus obras, que al igual que está pasando con el podcast, otro formato en audio que está penetrando masivamente en la sociedad digital, está teniendo cada vez más adeptos.

Un claro ejemplo de esta transformación es el último Premio Planeta, que ya se ha adaptado a este formato. “Cuando me lo dijeron pensé que esto haría que la novela llegara a más gente porque hay personas que, o bien por problemas de visión, o bien por cuestiones de tiempo, no pueden leer tanto como quisieran”, explica Santiago Posteguillo, autor de Yo, Julia. Un libro de 700 páginas que se ha alzado con el premio Planeta 2018, y que ahora se ofrece con cerca de 25 horas de literatura en audio.

También surgen autores al uso, Eva Campos, por ejemplo, ha reconvertido su actividad literaria hacia el formato de audio, donde considera que la voz es un personaje en sí mismo y tiene muy en cuenta el modo de consumo: “Tienes que tener en consideración que la gente está haciendo otras cosas, entonces tienes que buscarte determinados trucos para que la gente se enganche y mantenga la atención”.

Obviamente, si unimos dispositivos móviles y consumo de contenidos estaremos hablando automáticamente de plataformas. Y, por supuesto, el audiolibro también tiene las suyas. Un claro ejemplo es el crecimiento de Storytel en España, el llamado “spotify de los libros”, una empresa que comenzó hace un par de años con 2 estudios y 1.500 títulos, y a día de hoy trabajan con más de 25 estudios de producción de audio y tienen en su catálogo más de 40.000 obras.

El audiolibro no es doblaje, ni cine, ni teatro, sino un medio nuevo que funciona de forma diferente de cara al consumidor, ya que es un formato que se produce en estudio y que se dirige solamente a una persona. De hecho, algunos escritores se plantean incluso cómo adaptar su estilo a este nuevo vehículo literario.

Deja un comentario

MENU
Leer entrada anterior
Natalia_Marcos_5Temporada_850
“Echo de menos mujeres candidatas a la presidencia, alguna Cersei o alguna Daenerys”

Apunto de estrenarse la ansiada última temporada de Juego de Tronos, hemos querido invitar a una experta en series a...

Cerrar