El cementerio de las webs

cemenWebs_850
Visto 2.440 veces

El año pasado os propusimos celebrar Halloween o el Día de los Muertos de manera digital con una serie de recursos que se podían encontrar en la Red y que son de gran utilidad si  se quiere pasar un poco de miedo o simplemente acercarse a conocer esta popular fiesta.

Pero no solo las personas mueren, también las cosas, incluso las páginas webs de Internet van perdiendo interés y de alguna manera van muriendo. Aunque en Internet, como bien sabemos, nada llega a morir del todo sin dejar rastro, sino que por contra cuesta más de lo debido desaparecer, tal y como pasa en Facebook y otras redes sociales, donde si mueres y no dejas a nadie las claves, permanecerás allí por los siglos venideros, tal y como te mostrábamos en nuestro blog a través de este vídeo.

Pero es evidente que las páginas webs también mueren o más bien dejan de ser visitadas permaneciendo casi como fantasmas del ciberespacio. La muerte de una web se mide sobre todo en el interés por parte del usuario, algo que monitoriza muy bien Google Trends, donde a través de un gráfico podemos ver la decadencia de un site hasta perderse prácticamente en medio de la nada. En este ejemplo vemos como Hispavista, una de las webs dominantes de la Red antaño, es ahora sombra de la sombra de lo que fue.

Os invitamos a consultar en esta herramienta de Google aquellas webs que os producían mayor interés en los 90 o en los primeros años 2000 para ver cómo han pasado estos años y comprobar si siguen ‘vivas’.

Ante este desplome demográfico en el entorno web surgen proyectos imaginados pero ciertamente posibles como el planteado por el David García Studio, denominado Archivo de las Webs Muertas, un boceto de arquitectura experimental que propone albergar un archivo mundial de websites en una cueva de Croacia llamada Munižaba y que presume de ser la más grande de Europa, claro que un repositorio de tamañas dimensiones merece un lugar acorde.

El proyecto plantea que todo el contenido de los sites muertos se imprima en hojas de policarbonato en tamaño Din A4 para un mejor almacenaje y preservación. Además de  la construcción de un edificio en la entrada de la cueva, donde los investigadores puedan trabajar y descender desde allí al fondo de la cueva para consultar los archivos manualmente o bien visualizarlos a través de varias pantallas gigantes dispuestas a lo largo del complejo.

La idea es enormemente inspiradora, aunque solo forma parte un proyecto imaginado publicado en el MAP (Manual of Architectural Possibilities) 003.

Miguel Ángel Corcobado
PRISA Digital

Deja un comentario

MENU
Leer entrada anterior
myspace
MySpace resucita

La red social destronada vuelve. Justin Timberlake, copropietario y responsable estratégico de MySpace, ha presentando en Twitter el nuevo look...

Cerrar