El impacto del Blockchain en los medios digitales

Blockchain word made from hex numbers array.3D illustration

Blockchain es una tecnología conocida por ser la infraestructura que da soporte al famoso Bitcoin, la cripto-moneda virtual que circula por Internet. Se trata de un sistema descentralizado (P2P) para almacenar y compartir cualquier tipo de datos o archivos, desde un Bitcoin a un documento legal o una pieza de música en formato digital.

La particularidad de esta tecnología es que los datos que validan la autenticidad de cada archivo se comparten por toda la red, de modo que solo se puede activar o hacer un cambio con el consenso de de la mayoría de los componentes de la red. Es una base de datos distribuida en la que cada bloque de información está conectado con todos los demás y en los que cualquier acción sobre esos bloques queda registrada.

Es esta particularidad lo que hace de Blockchain una manera segura de compartir archivos, cualquier cambio no autorizado se haría visible para todos los miembros de la red. Por ello se utiliza para aplicaciones financieras en la que la autentificación del valor de una transacción, por ejemplo, es clave para que el sistema funcione. La otra característica principal es que se trata de una arquitectura descentralizada, no requiere de un ente o institución que regule el sistema, las reglas de funcionamiento están insertadas y distribuidas en los propios bloques en forma de contratos inteligentes, por lo que toda la red se auto-gestiona sin supervisión.

golden bitcoin coin

La gran pregunta es, ¿qué impacto puede tener Blockchain en el mundo de los Media?

La respuesta más directa e inmediata consiste en entender la posible aplicación de criptomonedas a un entorno de publicaciones digitales. Las monedas virtuales permiten que las audiencias puedan acceder al contenido a través de micro-transacciones de un valor tan fraccional que es difícil de gestionar con moneda real. Los usuarios crean monederos virtuales que les permiten pagar pequeñas sumas por acceder a contenidos, pero también ser premiados en esa moneda por participar, compartir o incluso ver publicidad. Plataformas de Blockchain como Blendle o Tipsy ya están ofreciendo servicios de micropagos adaptados a entornos de media.

Pero existen aplicaciones más profundas de esta tecnología, y potencialmente más disruptivas.

Ya en 2015, Imogen Heap, una artista británica, lanzó su tema Tiny Human en una plataforma de Blockchain llamada Ethereum. Los fans podían comprar la canción pagando en Ethers, la cripto-moneda de Ethereum, intercambiable, por supuesto, por moneda real. De este modo la artista tenía control sobre quién, cuando y cómo se consumía su música sin necesidad de ningún tipo de intermediario. Los pagos llegaban directamente a la cantante en un entorno donde, gracias a la firma digital de Blockchain, la piratería se hace un poco más difícil.

Al igual que lo hace con en el mundo de las finanzas, Blockchain tiene la capacidad de desintermediar entornos de contenido. Cualquier archivo de música, video, texto al que se le pre-asigne un valor determinado puede ser compartido públicamente, consumido y monetizado sin la participación de un tercero. Si a este entorno se le añade la posibilidad de realizar micropagos en forma de monedas virtuales como Ether, Monero o Bitcoin, podemos prever que la posibilidad de la creación de un ecosistema de media abierto y participativo basado en contenidos de pago es algo muy cercano y que crearía un escenario con el potencial de cambiar las reglas de la industria de contenidos una vez más.

Abstract photo of FINTECH connection over the technology and dig

El reto que encontramos, en el caso de los medios periodísticos, es el de la identificación del valor transaccional del contenido. A diferencia de la música y el video, la pieza de contenido en un medio de actualidad y opinión tiene valor en relación al contexto del acontecimiento. Es un valor efímero y variable, que oscila en relación a la relevancia, desde el punto de vista del lector, de dicho contenido. Es un problema complejo, cuya solución se puede empezar a esbozar con la ayuda de Inteligencia Artificial.

Una empresa que ha empezado a explorar esta ruta es Steem, una plataforma social que permite que los usuarios creen y compartan artículos, premiando con moneda virtual al creador, al curator y al participante en relación a la popularidad, valoración y actividad de sus contenidos. Se trata de una iniciativa nueva que parece mostrar como Blockchain es capaz de construir todo un ecosistema de creación, consumo, distribución y monetización de contenidos al margen de los modelos digitales existentes y donde el rol de los medios tradicionales no está, de momento, presente.

La firma electrónica, o contrato inteligente, trazable y no-falsificable que acompaña a los archivos en una arquitectura Blockchain puede además servir de garante del origen de los contenidos. Esta funcionalidad se puede aprovechar como manera de luchar contra la proliferación de noticias falsas y los medios construidos ad hoc para su propagación. En un futuro, gracias a una arquitectura como Blockchain, las plataformas de consumo de contenidos podrán contar con una herramienta más para la validación del origen del contenido.

Blockchain concept with hand holding modern smart phone as examp

Por último, en un mundo en el que de la noche a la mañana Reuters comunica a sus periodistas en Estados Unidos que trabajen como si estuvieran en un país bajo un régimen autoritario, los aspectos criptográficos y de seguridad que ofrece Blockchain también aporta soluciones que pueden ayudar a periodistas que trabajan de manera independiente y necesiten proteger su identidad.

Por eso start-ups, como la holandesa Publicism están desarrollando tecnología basada en Blockchain que permite que los periodistas publiquen y financien de modo seguro su trabajo, garantizando el anonimato de las fuentes y de ellos mismos, mejorando en consecuencia, la libertad de prensa.

Citando a Alberto Gómez Toribio, CEO de Clluc y uno de los mayores expertos españoles en tecnología Blockchain: “Pronto emergerá una gran plataforma, similar a Uber o Airbnb que desintermediará los medios”.

Conocemos las consecuencias, lo vemos en otras industrias. La disrupción que provoca una tecnología como Blockchain se compara con el impacto que en su momento tuvo la llegada de Internet. Por ello en PRISA tenemos que estar atentos para asegurar que los medios podemos mantener nuestro papel, cada vez más crítico y más amenazado, en el contexto que la nueva ola de cambio está dibujando.


Alberto_Barreiro

-

Alberto Barreiro González
Chief Experience Officer, PRISA

Deja un comentario

MENU
Leer entrada anterior
ImasD_PRISA_850
Un año entero de I+D PRISA

En febrero de 2016 se formalizó el departamento de investigación y desarrollo tecnológico de El País, un año entero lleno...

Cerrar