El plan A no ha funcionado, ¿qué hago ahora?

plan-organizacion_850
Visto 3.355 veces

¿Acabas de abrir un negocio con toda tu ilusión y pasión, pero los resultados no son los que esperabas? Es lógico que los emprendedores que se enfrentan a esta aventura por primera vez entren en una situación de pánico por miedo a lo desconocido, ya que nadie les ha enseñado a diseñar un plan B si fallan en su primer intento.

Tranquilos, cometer errores es de sabios, aunque la sociedad te ha llevado a pensar que el que comete errores es un fracasado. Pero, ¿creéis que los grandes empresarios como Steve Jobs o Mack Zuckerberg acertaron con su idea de negocio a la primera? Como decía Paulo Coelho “todas las batallas en la vida sirven para enseñarnos algo, incluso las que perdemos”. Así que deja de lamentarte, aprende de los errores y sigue estos consejos para un correcto lanzamiento de tu producto y conseguir tus objetivos:

1.- Mirada crítica: analiza qué ha pasado

Los emprendedores que no consiguen alcanzar el éxito a la primera, tienden a desanimarse y a preguntarse si todo el esfuerzo ha merecido la pena. Pero ahí está la clave. Si cada vez que fallaras, te rindieras, ¿cómo sabrías si lo conseguirías?

Por tanto, lo  primero que hay que hacer es analizar qué ha pasado, qué no ha funcionado y qué otras alternativas existen. El poder de autocrítica aquí es fundamental, no pasa nada por reconocer nuestros errores, al contrario, hay que asumirlos y aprender de la experiencia para superarlos y no volverlos a cometer.

Estás equivocado si piensas que para promocionar tu empresa o algún producto, basta con ponerlo en Facebook, escribir un post en tu blog y enviar un email a tus 50 suscriptores. Lo que se necesitan son estrategias de marketing concretas con miras a alcanzar unos objetivos realistas y objetivos. Por ejemplo, me refiero a acciones específicas como establecer fechas para empezar y finalizar la promoción del producto, estudiar a nuestros clientes potenciales (por dónde se mueven), crear una base de datos con la dirección de correo de tus clientes, por ejemplo.

working day in office.

2.- Contar con una base de datos de tus clientes

Resulta extraño que lances un producto y al momento haya un público que te conozca si antes no has dedicado tiempo a estudiar a tu cliente y en crear curiosidad e interés en él.

Por ejemplo, piensa que quieres lanzar una estrategia de email marketing y enviar una newsletter para promocionar tu producto. Si previamente no cuentas con una base de datos de tus suscriptores (posibles clientes potenciales), ¿cómo vas a empezar la promoción si no hay nadie que esté suscrito a tu newsletter? Lo mismo ocurre en las redes sociales. ¿A quién te diriges con tu post promocional si solo te siguen 20 personas?

El trabajo de conseguir suscriptores y seguidores no se consigue por arte de magia, ni de la noche a la mañana, requiere de tiempo y paciencia. Hay que empezar dando pequeños pasos: abre un perfil en la red social que esté tu público objetivo, comparte contenido ameno e interesante, crea una página web e incluye un blog con información de calidad para el lector y poder así posicionarte como experto en tu sector, comparte tus posts en redes sociales y diles a tus seguidores que si les gusta tus entradas, se suscriban a tu boletín de noticias. Así, irás atrayendo a más personas y podrás probar tus estrategias de lanzamiento, analizando y midiendo el impacto en cada una de las acciones.

3.- Medir el impacto

No podemos quedarnos exclusivamente con las personas que compren el producto, hay que analizar el proceso que han seguido hasta hacer clic en comprar y observar también el proceso que han seguido aquellos que han abandonado la página en un punto determinado. Cabe preguntarnos algunas cuestiones como: visitas en la página, porcentaje de rebote, qué contenidos funcionan mejor en cada red social, cuál ha generado mayor engagement, qué hora es la más activa en la comunidad, etc. 

Stock trading

4.- ¿Estás satisfaciendo las necesidades reales de tus clientes?

Una vez que has comprobado con tus propios ojos que el primer intento ha fallado y ves que continúas cometiendo errores sin lograr los resultados esperados, será hora de que te preguntes si estás satisfaciendo realmente las necesidades de tus clientes. ¿Has pensado que quizás tu blog no recibe suficientes visitas porque tus contenidos les aburren y no les interesa en absoluto? Pregúntate si a tus lectores les gusta más el contenido visual (imágenes y videos) que los textos o si a la hora que publicas tu comunidad está activa. 

Una idea fantástica para saber si estás yendo por buen camino con tus clientes es preguntarles a ellos mismos qué opinan a través de encuestas.

businessman hand working with new tablet modern computer and sma

5.- Sé persistente

Sé persistente no solo durante el primer día que lances el producto, sino durante toda la campaña. Pero tampoco te pases. Por ejemplo, cuando lances el producto, avísale dos o tres días más tarde que quedan 4 días para que la oferta finalice y el precio del producto suba.

¿Cuál ha sido tu experiencia como emprendedor? ¿Alguna vez has fracasado? Lo importante es conocer tu negocio y saber qué es lo que funciona y lo que no, sin compararlo con otros. Y no olvides de levantarte cuando te caigas una y otra vez porque la clave del éxito está en aprender de la experiencia y no tirar nunca la toalla.


Edith Gómez
Editora en Gananci
Twitter: @edigomben

Deja un comentario

MENU
Leer entrada anterior
GeorgesLaotur_850
Juego de miradas

Si contemplas cualquier cuadro de Georges La Tour te das cuenta de que aquello solo ha podido pintarlo un genio....

Cerrar