Equivócate y acertarás, pero ¡hazlo ya!

WOBI_world-business-forum-reasonwhy_850
Visto 5.920 veces

«Si quieres tener buenas ideas, tienes que tener muchas ideas. La mayoría de ellas serán erróneas, y solo tienes que aprender cuáles desechar». Linus Pauling.

El investigador norteamericano Linus Pauling publicó en 1953 en la revista científica PNAS “A proposed structure for the nucleic acids”, su teoría sobre la triple hélice de ADN que más tarde resultó ser en realidad de dos cabos. Este error de tiro no le impidió seguir trabajando y aportando tanto en el terreno científico como en el humanista para merecer, pocos años más tarde, el Premio Nobel de Química (1954), y posteriormente el Premio Nobel de la Paz (1962). Su propuesta, de hecho, sirvió para que otra pareja de científicos Francis Crick y James D. Watson que trabajaban también en el mismo ámbito hicieran público meses después el descubrimiento de la doble hélice de ADN.

Un pequeño fracaso para el hombre, un gran avance para la humanidad. Quizá Pauling no hubiera encontrado consuelo en esta frase pero los líderes del siglo XXI la consideran una  herramienta más para enfrentar lo inesperado en el actual contexto de incertidumbre.

La historiadora cultural y profesora de Harvard Sarah Elizabeth Lewis recomendaba durante la cumbre mundial de liderazgo empresarial promovida por WOBI (World of Business Ideas) en Madrid contratar a … personas que fracasan muchas veces porque esto indica que tienen ideas poco usuales. La distancia entre el fracaso y la meta es el espacio para mejorar”. En su charla TED se pregunta“¿El casi lograrlo es lo que nos hace avanzar?”

En el mismo foro WOBI, que se celebra sucesivamente en diferentes ciudades del mundo (Nueva York, Sidney, Mián, Mexico D.F.), el experto en educación y creatividad Sir Ken Robinson lo explicaba de la siguiente manera: La vida no es lineal, la vida es creativa. No se pueden predecir las cosas, solo anticiparlas un poco”. Y aquí está la clave de por qué un fracaso a corto plazo puede ser tan valioso o más que un éxito en el horizonte.

WOBI-Sarah Lewis 6

Sarah Elizabeth Lewis

Emprendimiento: aventuras de éxito alimentadas de fracasos

El  modelo Lean Startup fue formulado y perfeccionado en 2008 por Eric Ries. Hoy está siendo utilizado por miles de startups e incubadoras, y forma parte de los programas de estudio de más de 400 universidades a nivel mundial. Se basa en una combinación de  aprendizaje validado, investigación científica e Iteración, aplicados a la creación de un producto o servicio. El objetivo es acortar los ciclos de diseño y desarrollo, medir el progreso y conseguir una retroalimentación rápida para seguir mejorando. O lo que es lo mismo: empezar a intentarlo desde ya.

Basado directamente en la metodología científica que experimenta, cuestiona y valida, en su versión más aterrizada seguir este modelo significa entrar en un loop de diseño continuo: Crear-Medir-Aprender. Sin salir del todo de la fase de ideación (Crear), se codifica (Medir) y verifican datos (Aprender). Un proceso iteractivo que convierte ideas en productos, incluyendo al usuario en las mediciones y aprendiendo de los datos para perseverar o cambiar de idea.

Si Walt Disney, Bill Gates o Steve Jobs, emprendedores de éxito que tuvieron que superar estrepitosos fracaso antes de escalar en la lista de la revista Fortune, hubieran conocido este proceso de trabajo quizá el iPhone no hubiera llegado nunca a los bolsillos de los millones de sus usuarios.

Porque al menos 5 grandes resbalones adornan la biografía de Jobs: el ordenador Apple Lisa, demasiado grande y costoso para convencer a sus usuarios;NeXT Computer, un ordenador nada usable que, sin embargo, sirvió para crear un sistema operativo adelantado a su tiempo cuya interfaz gráfica fue desarrollada bajo lo que en aquellos tiempos era un raro paradigma de programación orientada a objetos; el Power Mac G4 Cube, aparecido hace poco menos de 10 años y cuyo precio asustó al público; el Motorola ROKR 1, que no consiguió superar sus numerosos fallos técnicos; y finalmente el iPod Hi-Fi, unos altavoces cuya competencia a la baja acabaron con ellos en cuestión de semanas.

A diferencia de estos grandes intentos sin éxito, los proyectos Lean Startup arrancan con pocos recursos y desde el primer día buscan validar las decisiones tomadas con los usuarios reales a los que podrían ir destinados. A medida que evoluciona esta validación la inversión va aumentando. Los proyectos se mantienen en beta casi permanente porque la detección de los fallos y el análisis de los fracasos, son los ejes sobre los que pivota el modelo.

WOBI_sinek

Simon Sidek

Grandes empresas, pequeña mortalidad

Empresas como Telefónica, Google, Repsol, General ElectricToyota, Pixar y Comcast utilizan actualmente esta metodología para abordar sus proyectos de I+D, como si se tratara de los primeros pasos de una startup, y minimizar los reveses. También organizaciones dedicadas a la consultoría de innovación como Thoughtworks, NeoIntuitIdeoIdealab la están incorporando a sus procesos. En Latinoamérica existen amplias redes Lean startups como Pivotal Labs o Grupo Vi-da.

Lo que llamamos fracaso nos puede proporcionar la base para increíbles transformaciones“, afirmaba Sarah Elizabeth Lewis en WOBI Madrid.Procedente también de Harvard aunque en este caso de su famosa escuela de negocios, Linda Hill fue más allá agitando las butacas ocupadas por patrocinadores y líderes latinoamericanos presentes en el encuentro al recomendar: “Contrata a gente que te lleve la contraria en la entrevista de trabajo y que parezca algo dispersa.” Experta en trabajo colaborativo en el seno de grandes corporaciones, Hill es coautora del libro “El genio colectivo” desde donde invita a los líderes de las organizaciones a preguntarse diariamente cómo despertar y alimentar el talento en sus colaboradores.

WOBI_madrid_2015

¿Se debe evitar el fracaso, entonces? Según Simon Sidek, escritor británico y creador del concepto El círculo dorado, la confianza es fundamental para gestionarlo. Ni una buena idea ni una gran decisión hacen un líder. Nuestra supervivencia está relacionada con nuestra capacidad de generar entornos de confianza para los que son imprescindibles tiempo y energía dedicados a los demás”, dijo en WOBI.

En su libro “Los lideres comen al final: por qué algunos equipos funcionan y otros no” explica cómo algunos líderes inspiran cooperación, confianza y cambio, y habla del vínculo entre el liderazgo y la capacidad de asumir como propios los fallos del equipo.  La confianza no tiene que ver con las instrucciones, sino con los sentimientos”.

La innovación exige a veces cambiar de ruta sin perder de vista el objetivo“, concluía Sarah Elizabeth Lewis. Y en esto Linus Pauling hubiera estado completamente de acuerdo con ella: El mayor fracaso en la vida es no asumir riesgos”.


Isabel Andrade
Santillana Negocios Digitales

-

frau mit brille schaut ber monitor

1 Comentario

  • avatar Carlos Becerril Romo 3 noviembre, 2015

    Isabel, gracias por compartir esta información, me parece valiosísima la aportación. Te comparto una errata, el escritor británico que mencionas es Simon Sinek, en lugar de Sidek. Saludos y que tengas un buen día.

Deja un comentario

MENU
Leer entrada anterior
artistas nube
Una nube llena de artistas

Si das a la gente la libertad para que trabaje de la forma que quiera, cada vez habrá más cosas...

Cerrar