Habemus proyecto final

Old typewriter

La 27ª promoción de la Escuela de Periodismo UAM-EL PAÍS acaba de salir del horno y los alumnos ya se han incorporado a los distintos medios de PRISA para completar su formación con un año de prácticas. Pero antes de que acabara el curso lectivo, les esperaba la traca final, un proyecto periodístico de gran complejidad y envergadura para el que, divididos en tres grupos, podían elegir entre soporte digital, papel o radio, aunque muchas piezas del resto de soportes también se adaptan y se publican en web. Es un mes de intenso trabajo de búsqueda de temas, fuentes, enfoques, documentos, investigación, entrevistas, reporterismo y análisis, de hacer y rehacer y volver a hacer, supervisados muy de cerca por los profesores, pero con mucha autonomía. Este es el resultado.

España marcha atrás

Cada año, los profesores de digital pedimos a los alumnos que busquen un tema de actualidad, de calado y de amplio espectro sobre el que girará todo el proyecto, lo que permite abordar el asunto desde un enfoque social, cultural, económico… Como resultado, los trabajos finales, que se realizan primero en la web de la escuela y se publican después en ELPAÍS.com, son fiel reflejo de las inquietudes, fenómenos y problemas de una sociedad cambiante. En ellos se puede ver no solo la evolución del país y de su entorno año a año, sino también de la tecnología,  las herramientas, el diseño y la narrativa web.

mapa_interactivoLos monográficos son también un compendio de todo lo aprendido sobre cómo escribir y trabajar para internet. Los alumnos despliegan todos sus conocimientos multimedia con fotogalerías, audios, vídeos, infografías  y gráficos. También los animamos a que busquen en la red herramientas que les permitan contar lo que quieren y como quieren. Un ejemplo de este año: la brecha entre comunidades autónomas.

Así,  empezamos los proyectos en 2007,  año en el que la asignatura de digital ganó mucho peso hasta convertirse en troncal, con la inmigración como tema central, fruto de una España rica, receptora de mano de obra y preocupada por las pateras, la convivencia y los derechos de los recién llegados. El monográfico La nueva España, un puzle ya contó con cinco vídeos hechos por los alumnos, un gráfico con las cifras clave y un apartado de participación. Aquel año, se trabajaba en la escuela con Dreamweaver y se optó por montarlo en Flash, mientras que en los posteriores han usado los distintos editores web desarrollados primero por Prisacom y después por el equipo técnico de EL PAÍS, que son gemelos de los que usamos en la redacción.

Tras la inmigración, seguimos con una España triunfal, la de los Campeoñes, con los éxitos deportivos y el despuntar en muchos otros campos como referente, pero sin olvidar otros aspectos, como el consumo de drogas, en los que también somos líderes. El especial está lleno de curiosidades, como que un español es el humano más rápido en cálculo mental. Al año siguiente, los alumnos apostaron por un tema extemporáneo y que resultó ser una maniobra muy inteligente: ya que no podemos tener acceso a los grandes personajes, contemos la historia desconocida de los que están detrás de su éxito, como el sastre de Obama, el guitarrista de Leonard Cohen  o el entrenador de Gasol. Se tituló Entre bambalinas.

En 2010, aprovechando una visita de los alumnos a las instituciones europeas, se dedicó el monográfico al año del voluntariado europeo. En ¿Algún voluntario?, los estudiantes tomaron el pulso al llamado tercer sector y planteaban, por ejemplo, cómo sería un día sin voluntarios. En 2011, los alumnos optaron por centrarse en uno de los aspectos de la crisis que menos se habían tratado hasta ese momento: su impacto en la cultura. En ¡Crisis, ideas, acción!, los alumnos fueron más allá del lamento por la falta de recursos y buscaron aquellas iniciativas nuevas  que están floreciendo con poco dinero y mucha creatividad. Al año siguiente, inmersos en la falta de pulso de la UE, los alumnos retrataron el Europarón, con fenómenos como los separatismos, el ascenso de los movimientos de ultraderecha y el rescate de las economías de la periferia.

Y llegamos a 2013 y a España Marcha Atrás, monográfico en el que el grupo de digital, compuesto por 13 alumnos, ha trazado una ambiciosa y completa radiografía de un país en retroceso, con una clase media menguante, acuciada por el paro y la sangría de mano de obra joven y muy capacitada, y que ve mermados sus derechos y la calidad y número de servicios públicos a los que tiene acceso.

PortadaEl tema central o apertura del especial analiza el impacto de la crisis en la clase media, acompañado de una infografía elaborada por los propios alumnos, un vídeo resumen de todo el trabajo y otro sobre cómo ven los españoles el país. Sus 54 piezas, entre reportajes, álbumes, vídeos,  audios y gráficos, están estructuradas por bloques que van desde la educación a la sanidad, la economía, la justicia, la precariedad laboral, los recortes en la ciencia, el consumo, el deporte, la cultura… con espacio hasta para el humor (Los siete eufemismos que parió la crisis) o el vídeo (¿Una startup es algo dulce, no?). Destacan, por citar algunas piezas, aunque todas están muy cuidadas y trabajadas, una entrevista a Margarita Salas, otra a Juan Mayorga, la charla entre un emigrante de los setenta y una joven de ahora, el análisis de los cambios en los hábitos de consumo y un dramática mirada hacia esos ciudadanos que jamás imaginaron encontrarse en la miseria.

Cada año, decimos a los alumnos que han hecho el mejor proyecto digital; y es cierto, porque cada año se superan a sí mismos y nos sorprenden por su entrega, capacidad de trabajo y originalidad. ¿Qué nos deparará el proyecto de 2014?

Victoria Torres, Manuel Morales, Álvaro Pérez y Elsa Granda, periodistas de EL PAÍS y profesores de la Escuela de Periodismo UAM-ELPAíS

Deja un comentario

MENU
Leer entrada anterior
.Library
‘Out of Print’, ¿quién mató al libro?

El mundo de los libros está sufriendo un terremoto a cámara lenta: bibliotecas vacías, librerías que cierran, escritores que ya...

Cerrar