Kidcast: escuchar es aprender. Podcast y audiolibros como método educativo

Podcast_educacion_850

¿Quién pone en duda que leer o contar un cuento a un niño es una de las herramientas más poderosas para captar su atención? Incluso en plena era audiovisual, una historia bien narrada de forma verbal mantiene su capacidad para despertar interés o generar alguna emoción en los menores.

El mundo educativo no es ajeno a ello. Aunque en las aulas conviven y reinan el “viejo” texto y el “nuevo” vídeo, el audio digital emerge con fuerza y los centros, los docentes y los alumnos puede beneficiarse de ello.

El crecimiento exponencial de los dispositivos móviles, la conectividad y la convicción de que el aprendizaje es un proceso que acompaña permanentemente a los menores y puede surgir en cualquier lugar y momento, son factores que favorecen la eclosión de los formatos de audio digital.

Al menos eso es lo que vemos si atendemos a las numerosas señales que llegan en cuanto al consumo de contenidos “empaquetados” en formatos de audio digital, en especial en dos de ellos: podcast y audiolibro.

Según el informe Evolución del libro electrónico en América Latina y España, editado por la consultora Dosdoce, los audiolibros se convertirán en el formato digital que más crecerá en 2017. “En la actualidad la oferta de audiolibros en español supera los 3.000 títulos aproximadamente, frente al apenas millar de hace sólo unos años”, confirma el estudio que analiza la industria editorial.

Desde EEUU llegan datos sobre la solidez del formato podcast, cuya penetración y consumo crece constantemente. En el informe Estado de medios de comunicación de 2016 publicado por el Pew Research Center destaca que el 40% de la población de EEUU ha escuchado, al menos, un podcast en el último año.

¿Entonces? ¿Por qué en el contexto educativo siguen reinando de forma conjunta el texto y el vídeo? ¿Qué sucede con el audio digital como vehículo para transmitir o ayudar al aprendizaje?

“El sonido modela cómo aprendemos”

Nos encontramos ante una paradoja cuando estudiamos por un lado del uso actual del podcast o del audiolibro en los centros educativos, y por otro lo que dicen los expertos sobre la importancia del audio digital para el aprendizaje.

Juan Carlos de Miguel

Juan Carlos de Miguelprofesor de música de educación secundaria, exdirector IES, actualmente asesor TIC en el CFIE de Segovia y experto en el uso del audio digital en distintos formatos en los centros educativos, ha compartido con nosotros su reflexión al respecto: “Hace poco leía un estudio que sostenía que los niños que tienen el hábito de que alguien les cuente cuentos, por ejemplo antes de dormir, cuando aún no conocen las letras, se convierten en lectores habituales y competentes​ para toda la vida​ en cuanto aprenden a leer. ¿Qué nos dice esto? P​ara mí está claro, se es lector antes incluso de saber leer, pues leer no es solo leer palabras con los ojos, también se lee con los oídos”.

A poco que analicemos una clase tradicional, una clase magistral, veremos que hay un emisor que es el docente, un receptor que es el alumno y un canal que es el sonido. La primera tanda de conocimiento llega de boca a oído, luego si acaso vendrá el estudio, la lectura del libro o los apuntes, pero lo primero siempre​ es la escucha activa​”, asegura De Miguel.

Son numerosas las investigaciones que apuestan por el valor que puede aportar el uso del podcast o de los audiolibros en los centros educativos. Una de ellas es la liderada por Emma Rodero, investigadora del Departamento de Comunicación de la Universidad Pompeu i Fabra. Para ella “escuchar, a diferencia de leer un papel escrito, genera más actividad ya que el cerebro tiene que procesar la información al ritmo que se le marca”. “El audio es uno de los medios más íntimos porque la persona está construyendo sus propias imágenes de la historia en su mente y crea su propia producción, algo que no sucede con los medios audiovisuales”, asegura Rodero.​

Otra aproximación interesante es la de la bióloga Nina Kraus, investigadora de la Northwestern School of Communication (EEUU). “El sonido es invisible, pero tiene una fuerza tremendamente poderosa”, afirma Kraus quien va más allá y asegura que “para bien o para mal modela nuestros cerebros y cómo aprendemos”.

El catedrático de la Universidad Carlos III y director del Instituto de Cultura y Tecnología, Antonio Rodríguez de las Heras, cree que la oralidad es el principal valor que el audio aporta al proceso de aprendizaje de los alumnos. “Hay que prestar mucha atención a la recuperación y reinterpretación de la oralidad en la cultura digital”, comenta el profesor, quien continúa: “Oralidad que más intensamente irá absorbiendo la generación joven. La oralidad en el espacio digital se manifiesta en sus distintas vertientes: la primera es la comunicación efímera propia de la palabra hablada; cierto que las palabras digitales no son ondas de aire, sino ristras de ceros y unos, pero se desvanecen casi con igual rapidez que las sonoras, como nos lo están mostrando las redes sociales. Y esa forma efímera de comunicación es muy del gusto del joven, frente a cierto recelo del adulto con la cultura libresca de la permanencia”.

Personalmente estoy muy interesado en la forma que está tomando la oralidad en el mundo digital; en este tiempo estoy practicando, por ejemplo, con mis alumnos formas de conversación usando el espacio de comunicación de Telegram, buscando el protocolo adecuado para encadenar una conversación con varios participantes y con una secuencia temporal distinta naturalmente a si la conversación fuera in situ o a distancia pero sincrónica. Para mí se están produciendo las condiciones favorables para una interesante “oralidad digital“, y que la generación joven está predispuesta a practicarla” afirma con rotundidad Rodríguez de las Heras.

Por último, no se puede olvidar el carácter emocional que la voz y la narración imprimen al contenido en audio. Según Monica Brady-Myerov, creadora de contenido para la plataforma de podcasts Listenwise, “escuchar a personas reales contando sus propias experiencias desencadena reacciones emocionales en quien le escucha”. Y, como todos sabemos, la emoción está en la esencia del aprendizaje. “De hecho” –continúa Brady-Myerov-, “los textos de los audiolibros que fueron creados para ser leídos, suenan mejor en este formato”.

Two children wearing headphones, holding electronic device

¿Apostamos por el audio digital?

¿Entonces? ¿Por qué hay tan poco contenido de audio digital? ¿Por qué la industria editorial no está apostando, de momento, por este formato?

El medio estadounidense The Atlantic publicaba hace unos meses un interesante análisis sobre estas reflexiones. Su titular era “¿Dónde están los kidcast?” y su reflexión: “Si los estudiantes aprenden gracias a los podcasts, ¿por qué no hay adultos creándoselos?”.

La reflexión es adecuada ya que apostar por el audio digital ayudaría a mitigar algunos de los principales problemas que sufren los menores hoy en día a la hora de aprender. Pasarían menos tiempo delante de una pantalla, sus ojos descansarían, desarrollarían más sus capacidades críticas y creativas, etc.

Juan Carlos de Miguel detecta algunos de los problemas que pueden frenar al audio digital en las aulas: “En las clases actuales, sea cual sea el nivel ​educativo ​hay un problema que hace que el mensaje original no llegue en toda su dimensión, o no llegue a todos igual​, el ruido. No sé cómo fue en otros tiempos pero las clases del siglo XXI son ruidosas, muy ruidosas”. Sin embargo, para el experto “no pasa nada, una vez más la tecnología acude en ayuda del docente innovador del siglo XXI, el audio digital. El profesor graba sus clases en un audio, lo cuelga en un servidor​ de podcast tipo iVoox y comparte el enlace con su alumnado. El alumno lo escucha una, dos veces, tantas como necesite para asimilar el contenido, lo escucha a las horas que mejor le vengan, lo escucha en el metro, en el gimnasio, de camino al instituto, en su habitación, puede tomar notas, puede pararlo, rebobinar y volver a escuchar un fragmento que no entiende”.​

En este sentido, la investigación de Nina Kraus ofrece una serie de recomendaciones para generar espacios de aprendizaje en los que el audio, el sonido, sea un vehículo exitoso y poderoso para generar aprendizaje. Entre estas pautas destaca el uso de podcast y/o audiolibros como materiales esenciales. “Una historia bien contada puede ayudar a desarrollar las destrezas de atención y trabajar la memoria de los estudiantes”. ¡Ah!, y entre sus recomendaciones también incluye rebajar el ruido en los centros educativos como reclama Juan Carlos de Miguel.

Antonio Rodríguez de las Heras por su parte considera que a la hora de hablar de audio digital hay que apostar por el contenido de carácter narrativo. “En su sentido más amplio, es el que mejor se deja escuchar. Buenos narradores y buenas narraciones de cualquier materia y nivel tienen un campo muy prometedor en la oralidad digital. A lo que hay que añadir la construcción de la narración por piezas, es decir dosificar la narración en entregas que no eran necesarias en la oralidad in situ pero que resultan indispensables para la atención cuando hay esta mediación tecnológica pues se han creado nuevas formas de recepción (da igual que sea un texto, un vídeo o un audio)” afirma el catedratico.

Pero seamos optimistas y exploremos lo que ya se está haciendo con éxito en centros y desde instituciones. Para ello nos vamos a detener en dos experiencias concretas que utilizan el podcast en entornos escolares y educativos.

La primera es la que protagonizan los alumnos del Colegio Santo Domingo de Algete, Madrid. Este centro aprovecha desde hace unos años el potencial que ofrecen la comunicación y la tecnología para desarrollar su proyecto educativo. Una de las herramientas con las que trabajan es su radio escolar donde los alumnos generan sus propios contenidos como “producto” final de sus procesos de aprendizaje.

CEIPSantoDomingo

Otra experiencia diferente es la de los estadounidenses de Brains On!, una interesante iniciativa de que apuesta por la creación de podcast de ciencia para menores. La divulgación de temas complejos en un lenguaje accesible y acorde con los objetivos escolares de cada edad.

El podcast educativo, una oportunidad

Teniendo en cuenta el panorama que se presenta son pocas las reflexiones que no llevan a entender que hay oportunidades importantes en el terreno del podcast y del audiolibro. Oportunidades importantes si se tiene en cuenta que estos formatos no deben tratarse como meras transcripciones de los contenidos que se generan para ser consumidos de otras formas, sino que deben respetarse los códigos, estructuras, relatos y distribuciones propias, así como entender cuáles serán los momentos y espacios en los que  los alumnos trabajarán con ellos.

En la actualidad son muy numerosas las editoriales que están analizando el fenómeno de los podcast para intentar monetizar este formato en auge en todo el mundo, donde el reto es elevar la calidad del catálogo”, afirma Dosdoce en su informe Evolución del libro electrónico en América Latina y España.

Por su parte, Rodríguez de las Heras amplía la reflexión a la oportunidad que puede surgir en la convivencia entre el audio digital y otros formatos como el texto o el audiovisual. “Hasta ahora el elemento que ha dominado ha sido el audiovisual, en competencia con el escrito. Los dos son absorbentes, pues exigen desconectar la atención visual del entorno. Ahora parece que el audiovisual va a tomar dos caminos. El camino todavía más inmersivo de la Realidad Virtual, y el de la superposición de la Realidad Aumentada, en el que no se pierde la visión y el control del entorno pero se superpone a él una capa virtual… y qué capa más eficaz que un audio que te permite desplazarte (“podestrian”), realizar actividades como el de escribir (tomar notas de lo que se está escuchando), manipular (de acuerdo a lo que se está indicando en el audio), etc. Así que los contenidos de audio tienen un amplio espectro de aplicaciones didácticas por la capacidad de encajar con otras actividades simultáneas. Y sin olvidar la importancia que tiene la producción de audios por parte de los alumnos, ya que la expresión oral ha estado muy descuidada en la educación”.

En el departamento de Innovación de Santillana llevamos dos años investigando a través de SantillanaLAB  para entender cómo deben evolucionar los formatos del contenido educativo. Obviamente, uno de ellos el audio digital.

Aunque el trabajo continúa durante este año, en el que alcanzaremos prototipos de lo que entendemos debe ser la evolución del contenido educativo en vídeo y audio, sí podemos adelantar algunas de las líneas sobre las que deben construirse:

  • Abrir la mirada a lo que sucede en otras industrias. De manera especial a los medios de comunicación. Es importante inspirarse en movimientos y estrategias como las del New York Times –incluida su iniciativa para desarrollar analíticas sobre el podcast- o Prisa Radio en relación al podcast como producto de comunicación.
  • Entender que el podcast es un elemento más dentro de un ecosistema de materiales, contenidos y experiencias de aprendizaje.
  • Este formato debe estar al servicio de un objetivo pedagógico y de aprendizaje.
  • Pensar en el concepto de autoría del contenido desde una aproximación de la creación entre varios y por parte de los propios alumnos.
  • Concebir el relato en audio desde un concepto transmedia.
ConclusionesSantillanaLABII

Principales conclusiones de SantillanaLAB sobre la evolución del contenido educativo.

¡Por cierto!, no olvidemos que en EEUU el audiolibro representa ya el 3% del total de las ventas de la industria editorial…

¡Nos seguimos escuchando!


Fernando Herranz Mayoral
Jefe de Producto Global. Santillana Innovación
@kenancio 

 
Algunas referencias que me han servido de inspiración:
 

1 Comentario

Deja un comentario

MENU
Leer entrada anterior
MartinBaron_Alandete
Conversaciones con Martin Baron

Periodistas de PRISA y de otros grupos de comunicación analizan la figura del director de The Washington Post. David Alandete,...

Cerrar