La era del televidente 2.0

Televidente
Visto 2.609 veces

Actualmente somos testigos de un verdadero cambio de la manera en la que consumimos contenidos audiovisuales: la televisión tradicional va perdiendo poco a poco su hegemonía en favor de otras plataformas o incluso se ve obligada a compartir espacio y tiempo con otras pantallas que se basan exclusivamente en internet.

La consultora The Cocktail Analysis, experta en medir este tipo de cambios sociales dentro del entorno digital, acaba de publicar su Sexta Oleada del estudio Televidente 2.0, en el que analiza en profundidad nuestra manera de consumir contenidos audiovisuales en diferentes pantallas y plataformas.

En esta infografía, la consultora expone los seis puntos más destacado de su informe:

  1. Crece la preferencia del consumo inmediato online y bajo demanda a través de dispositivos móviles. Como consecuencia, los usuarios están comenzando a abandonar la costumbre de almacenar en sus discos duros todos los contenidos que quieren ver.
  2. Por vez primera baja el porcentaje de piratería de contenidos. El cierre de Megaupload dificulta el acceso a los contenidos y se establece un principio del fin del ‘todo gratis’. El consumidor comienza a estar dispuesto a pagar por calidad un precio razonablemente ajustado.
  3. La segunda pantalla se sienta definitivamente en el salón de nuestras casas. Los canales tradicionales de televisión hacen crecer enormemente sus acciones en webs y redes sociales. La Red bulle en comentarios y referencias durante la emisión de los programas. El consumidor se siente verdaderamente participativo y es consciente de su influencia como medidor de audiencias.
  4. El VoD (Video on demand, vídeo bajo demanda) va subiendo tímidamente y va encontrado su nicho de mercado en un público, aún mínimo, que busca comodidad, calidad y sencillez de acceso por un coste razonable. El despegue de estos servicios es escaso debido a un catálogo o bien limitado o bien poco actualizado y que, por cuestiones de seguridad, no permite unas opciones muy amplias de visionado (como, por ejemplo, desde los dispositivos móviles.
  5. Captar la atención del público. Como se ha señalado antes, la televisión comparte la atención del usuario con otros dispositivos a la vez. Pero en esta ocasión el usuario no los usa como apoyo a un programa que está viendo, sino que está consultando otros contenidos diferentes (email, juegos, WhatsApp, webs, etc.). Así las cosas, conseguir que el usuario preste atención completa a un programa es algo complicado.
  6. La televisión conectada a Internet está teniendo una gran aceptación por parte de los usuarios. De hecho, hay un porcentaje alto de personas que piensan adquirir un aparato de este tipo en un futuro próximo. Pero las personas que actualmente tienen estos dispositivos se quejan de que aún no ha madurado del todo esta tecnología (dificultad de manejo y navegación, pocas aplicaciones, escaso contenido…).

Es indudable que el espectador ya no es lo que era y que, por lo tanto, su forma de ver la televisión y otros contenidos audiovisuales también es diferente. Demanda más y precisa mayor dedicación para los productores y editores de contenido. Estamos viviendo un verdadero cambio en este tipo de consumo y la nueva ha comenzado en el salón de nuestras casas.

Deja un comentario

MENU
Leer entrada anterior
Ya llega el sol

Científicamente hablando, las grandes transformaciones se producen cuando uno o varios elementos se introducen por azar o intencionadamente en un...

Cerrar