La lectura digital más allá del ‘ebook’

W

Abril, con el Día del Libro, es un buen mes para reflexionar en torno a la lectura y ya de paso en torno a la transformación de la misma, que  al igual que otras actividades culturales se está adaptando  al mundo digital que la rodea.

Según lo recogido de la última conferencia Quantum, el encuentro que se celebra cada año previamente a la Feria del Libro de Londres, el papel  resiste en ventas frente al estancamiento de ejemplares digitales. Como ejemplo, en España el crecimiento de la compra de libros digitales apenas rozará los 45 millones de euros de aquí al año 2021, según Statista.  Esto se debe, sobre todo, a que las ventas de títulos en formato electrónico no se están produciendo en las categorías más populares del sector (literatura, novelas, ensayos… ), sino que se centran en temáticas más sectoriales (deportes, humor, autoayuda… ). Con esto vemos que el lector que le interesa a la industria, el que lee una media de 10 libros al año, quizás haya probado el uso del ereader, sopesado sus ventajas, pero al final se ha vuelto a decidir por el papel. Por si fuera poco, sigue sin ser de ayuda que el IVA del libro físico sea tan solo del 4% frente al 21% del ebook, que aunque el precio sea relativamente más bajo, quizás no compensa a la hora de adquirir un objeto intangible, otro de los hándicaps del libro digital.

-
ebook_statista_España

La alternativa de la autoedición

Sin embargo hay otros aspectos de la digitalización que sí prosperan, y es que aunque el crecimiento sea escaso, lo cierto es que sí se venden libros para leer en pantalla y además se está generando una tendencia paralela a la editorial tradicional. Hablamos de la autoedición, por la cual los usuarios compran directamente a los autores los ebooks. Actualmente 1 de cada 4 libros digitales que se adquieren corresponden a una venta directa de este tipo.  Esta tendencia ha pasado de ser el 12% del total en 2012 al 22% en 2016, un crecimiento bastante significativo de lo que puede derivar una parte de la industria editorial futura.

La autoedición y las editoriales independientes que publican en digital están teniendo un especial crecimiento en Latinoamérica. Existen ejemplos como el portal  argentino IndieLibros o el brasileño Clube de Autores, que suponen una referencia en la autoedición.

En el éxito de la autoedición también contribuye que el precio de venta sea mucho más competitivo que el de los ebooks de las grandes editoriales. En este  gráfico, publicado en el informe Evolución del libro electrónico en América Latina y España 2016, editado por Dosdoce y Bookwire, se puede ver el impacto de los precios en las ventas de ebooks. Las ventas incurridas en todo el mundo de más de 1.000 editoriales en 2015 indican que la horquilla inferior a 6 euros representa el 54% de la venta, con un descenso porcentual muy elevado conforme se eleva el precio del libro electrónico.

ebook_venta

El auge del audiolibro

Por otra parte está implantándose el formato de audiolibro como alternativa a la lectura directa del libro y que se adapta perfectamente al entorno de los dispositivos móviles que llevan los usuarios. Este formato lleva muchos años intentando abrirse un hueco en la industria editorial, pero siempre frustrado. Sin embargo, en 2017, según Javier Celaya, experto en el sector y director de Dosdoce: “será una de las tendencias que más dará que hablar dentro del mundo editorial, siendo el formato que más crecerá y la disrupción más importante que nos permitirá innovar en nuestro mercado”.

Dosdoce ha publicado recientemente esta infografía donde se puede ver la evolución histórica de este formato, la situación actual del mercado, su modo de consumo y qué aportaciones puede tener de cara al fomento de la lectura.

BOCETO15

Más innovación en el sector

Otra ventaja de la inclusión de la lectura en el mundo digital es la creación de grupos virtuales de lectores, donde se recomiendan o se ponen en común diversas lecturas. Una idea derivada del uso de la las redes sociales y que también tiene su auge en la Red.

Proyectos como El placer de la lectura, una comunidad de lectores en español, que alberga ya a más de 2 millones de usuarios, y  otros como Librotea buscan cierta calidad en la prescripción de libros, ya que allí no son sólo los usuarios los que recomiendan libros, sino que los propios autores, libreros, críticos de prestigio, blogueros y reseñadores participan en ello.

Bibliomanager es un ejemplo de otra tendencia de futuro que viene derivada de la autoedición, la impresión bajo demanda. Es una plataforma online que conecta lectores, librerías, distribuidores y editores de España y Latinoamérica para la producción y venta de libros a través de la impresión bajo demanda.

Teskum, por su parte, sería una evolución absolutamente tecnológica de la recomendación lectora, ya que se trata de una plataforma que utiliza la inteligencia artificial a través del big data. Teskum realiza el análisis de cada libro dividiéndolo en 3 grandes pestañas: Análisis de Sentimiento, Análisis Demográfico e Interacción Social del libro y el Autor.

Por otro lado, aprovechando la corriente del emprendimiento ligado al mercado digital, la Fundación  Germán Sánchez Ruipérez y Factoría Cultural, con el apoyo del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, han creado EmprendeLibro, un programa orientado al apoyo de iniciativas innovadoras de editoriales digitales emergentes en español.


Miguel Ángel Corcobado
Comunicación y marketing de PRISA

Deja un comentario

MENU
Leer entrada anterior
Bomarzo_850
“Bomarzo” para todos en el Palco digital del Teatro Real

Considerado como una de las instituciones culturales más importantes de España, el Teatro Real es uno de los principales teatros...

Cerrar