“La radio no se para”. Talento contra ‘ransomware’

RansomwareSER

El ataque informático que sufrió PRISA Radio la semana pasada ha sido una prueba de cómo el talento humano ha conseguido superar a la máquina.

Las emisoras de PRISA Radio, LOS40, Cadena Dial y Cadena SER sufrieron durante la madrugada del pasado domingo 3 al lunes 4 de noviembre un duro ciberataque tipo ‘ransomware’, concretamente una variante bautizada como ‘Ryuk’, que afectó a todos sus sistemas informáticos, bloqueándolos y exigiendo un rescate para recuperar los equipos y la información.

Afortunadamente PRISA Radio está preparada para estos percances y siguiendo el protocolo establecido para ciberataques, La SER procedió a desconectar todos sus sistemas informáticos operativos y procedió a garantizar que la emisión de la SER continuara desde su sede central en Madrid, apoyada en equipos autónomos.

Los primeros en sentir los efectos del ataque fueron los compañeros del programa más madrugador, Hoy por hoy, ya que precisamente al poco de iniciarse el programa fue cuando se produjo la infección de los equipos informáticos. Fue el momento, en plena emisión, cuando las pantallas se llenaron de repente de líneas de código, al más puro estilo ‘Matrix’. Elena Carazo, periodista de Hoy por Hoy de Radio Sevilla cuenta su experiencia: “Todo sucedió cuando estábamos en plena edición de los locales y el territorial. Así que comenzamos a echar imaginación y a escribir a mano las crónicas. Cada uno usamos los dispositivos que teníamos a mano, unos escribían unos con el móvil otros con un iPad”, Además, el primer boletín de noticias de ese día, como no podíamos meter los cortes que teníamos preparados, al final Javier Márquez y yo hicimos un programa prácticamente ‘a capella’”.

Fue una emisión solo con la voz, sin ningún tipo de aditivo sonoro. Elena Carazo y su compañero se “pasaban una hoja” con las crónicas manuscritas o tiraban de fotos de los textos tomadas con sus teléfonos, porque, como hacía crónica del momento la propia Elena en el podcast de Podium Podcast, Cacharradas: La radio no se para”.

Otras muestras de profesionalidad y talento de los conductores de los programas de PRISA Radio se demostraron a lo largo de la jornada. Algunos incluso intentaron capear el problema con cierto humor, como sucedió en el morning show de LOS40 ¡Anda ya!, donde Cristina Boscá, copresentadora del espacio, iba narrando a través de su cuenta de Instagram el ataque informático al que se habían tenido que enfrentar en este arranque de lunes y las peripecias que tenían que ir haciendo para seguir trabajando. La presentadora bromeaba con el resto de sus compañeros: “Nos quitas Internet y nos matas”, haciendo referencia a lo complicado que resulta retornar al mundo digital.

Y ya que hablamos de enfrentarse con humor a los infortunios, como no, el programa La Vida Moderna tuvo un buen propósito para conectar con su habitual ironía. En un programa muy loco que comenzó grabándose en un armario y terminó en un estudio a oscuras con David Broncano, Ignatius Farray y Quequé desafiando a los atacantes anónimos de la emisora: “¡Hackea esto!”.

El virus informático dejó tocada a la emisora, pero el excelente equipo humano de PRISA Radio consiguió, no con poco esfuerzo, que la programación de la radio siguiera llegando a todos los oyentes. Porque, tal y como decía Carles Francino en su editorial “Hackeados pero no hundidos”, al comienzo del programa La Ventana del lunes: “A pesar del daño, de los problemas, que hay muchos, y de lo difícil que será pillarles sean rusos o quienes sean, me da igual. A pesar de todo esto, la radio no ha parado ni un minuto. Porque antes de Internet, de las redes sociales, de los virus de los piratas; antes de todo, la radio ya estaba ahí, y ahí seguirá, ahí seguiremos”.

Afortunadamente la radio sigue teniendo un corazón analógico y el ‘ransomware’ no puede afectar a las ondas hertzianas, ni a las mesas de mezclas, ni mucho menos a los micrófonos. Pero, no era un día sencillo, con un debate electoral importante por la noche, sobre el que había que informar. Así que, había que ponerse las pilas y como no se podía grabar de la manera habitual, los periodistas y técnicos engancharon las Marantz (grabadoras digitales) a las televisiones u ordenadores para capturar el audio. Ana María Martínez Concejo, jefa de documentación de PRISA Radio, fue testigo de ello: “Obviamente, estás capturando un equipo reproduciendo sonido. La calidad no es la misma, pero te hace el apaño“.

Han sido varios los testimonios que fueron dejando en las redes sociales los trabajadores de las emisoras de PRISA Radio, donde reflejaban los improvisados métodos de trabajo que han ido adoptando.

Otro de los que estuvieron al pie del cañón en Radio Madrid fue Javier Casal, director de contenidos de Cadena Ser. “Vivir sin Internet o sin móvil nos resulta completamente difícilha sido como volver a 1989 pero mucho peor, porque antes había casetes, rebox, cartuchos y un montón de máquinas de escribir y ordenadores, primitivos, pero ordenadores en los que podías escribir e imprimir y ahora no había nada, de repente te encuentras con una pantalla con líneas de comando, con sistemas que no graban, cabinas apagadas y un sistema de emisión que a duras penas funciona. Es una vuelta al pasado, pero al pasado muy pasado. No tienes ni siquiera un reproductor de CD para poner un disco”, comentaba en Cacharradas.

Afortunadamente hay partes de la Radio que no dependen del funcionamiento de un sistema operativo, que no se pueden infectar, son aparatos que conectan la voz de un extremo a otro, pero no es fácil trabajar cuando llevas mucho tiempo dependiendo de programas digitales interconectados. Como comenta Brian Pérez, uno de los productores del programa Hoy por hoy: “Nuestro ordenador es nuestro instrumento de trabajo, nos hemos acostumbrado a hacerlo todo con un sistema y nos ha resultado difícil hacer cosas como informativos escritos a mano o utilizar un pendrive para irnos pasando los guiones para escribirlos en Word o imprimirlos, cosas que hace tiempo nadie hacía”. Que añadía, que: “A pesar de que estamos muy enganchados a lo digital, realmente somos capaces de hacer radio y la podemos hacer a la vieja usanza y aunque han sido días duros hemos hecho todo lo posible”.

Es curioso como en la ficción el afamado podcast, El gran apagón, ya demostraba que las ondas son capaces de superar a cualquier desconesión digital. Pero no nos confiemos, porque, ¿qué pasará cuando la radio sea puramente digital y hasta el último equipo sea también ‘hackeable’? Toca reflexionar sobre ello.

Comentarios cerrados.

MENU
Leer entrada anterior
DaleLaVuelta_EP
EL PAÍS estrena, en colaboración con Facebook Watch, el formato de vídeo ‘Dale una vuelta’

El periódico se convierte en el primer medio en España en asociarse con Facebook para el lanzamiento de un programa...

Cerrar