Los autores de los derechos del autor

Copyright Stamper
Visto 3.981 veces

La protección de los derechos de autor en el entorno digital es una batalla continua que libran sin descanso las industrias creativas. Una lucha que sin duda sería más fácil si existiera un fuerte compromiso de colaboración entre países, empresas, instituciones y usuarios en esta materia.

Este es el motivo de la celebración del I Congreso Internacional de la Propiedad Intelectual, celebrado en Madrid el pasado 25 de junio y organizado por el Observatorio Internacional de la Propiedad Intelectual, la Universidad Rey Juan Carlos y Cinco Días. El evento consiguió reunir a muy distintos actores implicados en la escena de la producción y distribución de contenidos: representantes de organismos internacionales, secretarios de Estado, creadores, autores, representantes de editoriales literarias y de diarios, miembros de empresas de telecomunicación y grandes de Internet.

Las jornadas fueron presentadas por dos escritores, Lorenzo Silva y Santiago Roncagliolo, que como autores y pilares fundamentales de la creación, abrieron pie a un debate en el que aparecían casi como denunciantes de la crítica situación que viven los que se dedican a la profesión de la creación de contenidos ante la distribución ilegal de sus obras.

Teniendo en cuenta que cerca del 5% del PIB de la Unión Europea pertenece a las industrias creativas, que además generan 6,7 millones de puestos de trabajo, es evidente que la alarma del sector se activa constantemente frente a la piratería. Es por esto que la mayoría de los ponentes alzaron la voz pidiendo más dureza en la legislación y un compromiso internacional de protección de la propiedad intelectual. Otra opción es convencer al usuario de que detrás de cada contenido hay una serie de esfuerzos económicos y de personas implicadas y que viven de su trabajo, para ir creando en él una cultura de reconocimiento y valoración de estos esfuerzos, de tal forma que sea él mismo el que termine por rechazar los contenidos pirateados. Casi una utopía.

Industria creativa Vs. agregación de contenidos

Una de las mesas de debate que más se esperaba fue la que llevaba por título: “Mirando hacia el futuro. Los nuevos modelos de negocio que vienen”. Y donde el moderador Alejandro Sánchez del Campo, de Telefónica Digital, propuso a los ponentes hacer una reflexión sobre cómo ven el futuro de la propiedad intelectual en un par de años comparándolo con el presente.

Para Javier Sanz, director de BMG España, División de Contenidos Musicales del Grupo Bertelsmann la situación actual es pésima. La crisis ha acabado con el consumo de música y propuso centrar los esfuerzos en encontrar y aplicar en el futuro nuevos modelos de negocio, más que en estar constantemente preocupados por encontrar formas de combatir la piratería.

Por el contrario la visión de José Gabriel González Arias, director general de la Asociación de Editores de Diario de España, fue más optimista. El proyecto de Ley de la Propiedad Intelectual y una posible salida de la crisis harán que el consumo se active. Aunque el sector editorial de prensa es consciente de que el usuario ya sólo querrá pagar por contenidos de máxima calidad.

Infografía con los actores implicados en la copia ilegal de contenidos digitales

Esta visión medio optimista la verificó también el director general del Grupo Planeta, Jesús Bardenes, que augura un futuro en el que se leerá legalmente mucho más contenido traducido que hoy. Debido a que otros países protegen mejor su producción. Dejando claro con ello que es necesaria una política legislativa global para un contenido que gracias a Internet también es global. Bardenes hizo hincapié (aquí viene el optimismo) en que poco a poco el usuario irá comprendiendo que es necesario pagar por lo que consume. Para lo que las mejores vías son los modelos de suscripción, tipo Spotify de contenidos creativos, y la adecuación de los precios.

En el turno de María Ferreras, directora de alianzas estratégicas de Youtube en Europa, la expectación fue máxima.  Todos los presentes querían saber la opinión de una filial de Google, defensora del Open Internet y del acceso libre al contenido. Pero desde que Youtube abrió hace un par de meses su canal de pago de contenidos su discurso es bien diferente y ahora muestran más interés en la protección de los derechos de autor. Incluso ha creado un producto específico para ello, Content ID, un sistema que permite a autores y creadores controlar la publicación fraudulenta de sus contenidos en Youtube.

Aun así, en aquel escenario de creadores de contenido y con todas las recientes polémicas que ponen en el punto de mira la agregación y distribución de contenidos ajenos por parte de Google y Youtube, la chispa tenía que saltar y varios fueron los presentes que buscaron en la representante de Youtube una mayor implicación en la lucha contra la piratería, que no fuese la de que los propios autores se dediquen su tiempo a mantener una vigilancia constante por los canales del portal de vídeo para denunciar subidas fraudulentas de contenido.

La última intervención de esta mesa fue la de Ángel Yllera, director ejecutivo de ventas de la división de televisión de Warner Bros Entertaiment España, el cual reconoció que el mercado ha cambiado y que conviven sistemas de negocio más tradicionales B2B (Business to Business), sobre todo en audiovisuales, con el crecimiento del B2C  (Business to Consumer), por lo tanto sería necesario adaptarse a nuevos modelos como el vídeo bajo demanda (VoD). Siempre con  el apoyo de unas leyes tenaces y una educación socio-cultural hacia el usuario sobre los perjuicios de la piratería en la industria y por lo tanto en el empleo.

Políticas, leyes y regulación

Otra mesa esperada fue la moderada por Jorge Rivera, director de Cinco Días, que versósobre la regulación de la propiedad intelectual. Contó con la participación del  secretario de Estado de Cultura José María Lassalle, que señaló la necesidad de una defensa de los derechos de autor coordinada a nivel global y aprovechó la presencia de Erik Barnet, director de política europea del gobierno de EE.UU., para solicitar esa misma colaboración por parte de su país donde se alojan gran parte de las web enlazadoras a contenidos ilegales.

El secretario de Estado de Telecomunicaciones, Víctor Calvo –Sotelo, informó sobre la creación en octubre de un Mercado Único Digital Europeo, capaz de competir en el sector.

Por su parte el Jefe del servicio Jurídico e Internacional del Ministerio de Cultura francés, Jean-Philippe Mochon, defendió la exception culturelle (excepción cultural) por la que Francia lucha actualmente en Bruselas. 

El final de este congreso lo puso el presidente del Observatorio Internacional de Propiedad Intelectual, José Manuel Gómez Bravo, con una conclusión tan tajante como esta: “jamás ha habido un uso tan grande las obras culturales y de entretenimiento” pero tampoco ha habido nunca “una agresión tan grande a los derechos de autor”.

El Observatorio ha previsto hacer un libro blanco en torno a las conclusiones de este encuentro donde la propiedad intelectual aparezca como eje estratégico de la nueva economía global.

Miguel Ángel Corcobado
Departamento de Transformación de PRISA

Deja un comentario

MENU
Leer entrada anterior
No luches. Cambia

Utilizar el humor como arma para vender un producto ha sido desde siempre una clave fundamental para los publicistas. En...

Cerrar