“Los gurús se equivocaron al creer que no había espacio para presentar los contenidos de otro modo”

Carles A. Foguet
Visto 3.782 veces

Desde su nacimiento, en mayo de 2011, Jot Down va contracorriente. Carles A. Foguet, su director de Comunicación, nos explica por qué y repasa la trayectoria de esta revista cultural que saltó de Internet al papel.

¿Qué sinergias se establecen entre la edición digital de Jot Down y su versión impresa?

Todas. De hecho, y lo hemos contado muchas veces, sin la existencia de ambas ediciones simultáneamente el proyecto de Jot Down no sería posible (entiéndase posible como sinónimo de viable). Son, en realidad, un mismo producto en dos formatos distintos.

¿Cómo nació y evolucionó el proyecto?

La secuencia fue así: queríamos empezar el proyecto con la versión en papel de la revista, pero no podíamos permitírnoslo sin hipotecar a nuestros descendientes, así que optamos por volcar nuestro proyecto en la Red (creo que esto explica, en parte, por qué jotdown.es tiene el aspecto que tiene).

Con tiempo y tesón, la versión digital creció lo suficiente como para hacer cuatro cálculos y atrevernos a lanzar la versión en papel que desde el principio queríamos hacer. La diferencia entre la una y la otra es que la segunda exige que alguien que no seamos nosotros mismos se acabe metiendo la mano en el bolsillo. Cuando empezamos con Jot Down queríamos hacer la revista que a nosotros mismos nos gustaría leer. La respuesta de los lectores ha hecho que nos demos cuenta de que puede que estuviéramos un poco locos, pero que no estábamos solos y que había mucha más gente como nosotros. O, por lo menos, la suficiente como para mantener en pie el proyecto.

¿Cuál es el balance actual entre las dos versiones?

Ahora mismo, la revista digital nos da cierta visibilidad ante una minoría significativa de lectores, mientras que la versión en papel nos da el prestigio que sigue teniendo el papel… e ingresos. La desproporción de lectores entre una y otra es abismal. Mientras que la versión en línea está en 450.000 lectores únicos el último mes, la versión en papel consigue 10.000 por trimestre, si hacemos dos ediciones del mismo número. Pero el compromiso que se exige en uno y otro caso es distinto, así que la diferencia es comprensible.

Y a día de hoy no podemos tomar partido por ninguna de nuestras dos ediciones, ambas son absolutamente imprescindibles para que la rueda siga girando. Con el tiempo hemos conseguido mantener todas las pelotas en el aire en un ejercicio más propio de un circo que del periodismo. Creo que los que han pasado por ESADE lo llaman “círculo virtuoso”, pero con la misma velocidad podría convertirse en un “círculo vicioso” a poco que una de las pelotas se nos caiga al suelo.

jot_down

¿Qué características deben cumplir los contenidos más adecuados para cada una de ellas?

Como insinuaba con anterioridad, ninguna específica. De hecho, hay contenidos que cuando los elaboramos no sabemos de antemano si van a ir a una u otra edición. La mayoría de ellos, ahora que lo pienso. Y los autores acostumbran a publicar en ambas ediciones indistintamente. Las entrevistas son la mejor prueba de ello: hemos publicado grandes entrevistas en uno y otro medio, no hay una jerarquía entre ellos. Por intentar buscar alguna característica específica, como las ediciones en papel tienen un hilo conductor (el viaje, el pasado, el libertinaje…), los contenidos que van en ese formato tienen unos ciertos límites temáticos que en la versión digital no existen. Pero la aproximación que los autores hacen al tema es a veces tan sutil y ambigua que tampoco es un condicionante demasiado estricto.

Lo que no hacemos es publicar un mismo contenido en ambas plataformas: todo lo que va en la revista de papel es inédito, pero también lo es lo que va en la digital. Creo que todo esto puede suceder de este modo porque en realidad jotdown.es es, como avanzaba antes, una versión online de una revista en papel. El tipo de contenido, el tratamiento, las cuestiones formales (como la longitud, que da pie a tantas chanzas, pero también el uso de la fotografía, de calidad y en blanco y negro) eran impropios de la Red por el simple motivo que jamás fueron pensados específicamente para ese entorno. Sabíamos que no estábamos siguiendo la norma de lo que se hacía en Internet: corto, rápido, visual, para ser leído en diagonal y simultáneamente con media docena de contenidos más, pero esa no fue nunca nuestra divisa de trabajo.

El tiempo ha demostrado que puede que los gurús tuvieran razón en cómo debían ser los contenidos en la Red, pero que se equivocaron al creer que no había espacio para presentarlos de otro modo. Y este planteamiento inicial, aparentemente erróneo, es lo que permite que la transición de los contenidos de una a otra plataforma sea tan fácil y no nos provoque demasiados dolores de cabeza añadidos.

¿El futuro de las revistas pasa por mantener un equilibrio entre las estrategias on/off? ¿O se acabará imponiendo una de ellas?

Nuestro concepto de futuro abarca, con un margen de error razonable, las doce próximas horas de nuestra vida. Somos muy malos haciendo previsiones con nosotros mismos, así que no nos vamos a atrever a hacerlas con los demás. Sin embargo, es evidente que estamos en un momento de cambios, de cambios rápidos y profundos. Pero parece que todavía tenemos un pie en cada lado y que lo tradicional no acaba de morir ni lo nuevo acaba de nacer. Mientras sea posible, nosotros mantendremos nuestro compromiso de estar en ambos formatos y de hacerlo del mismo modo que lo hacemos ahora. No por cabezonería, sino porque a nosotros, por ahora, nos funciona. Y déjame insistir en dos puntos de la frase anterior. Decimos “a nosotros” porque no podemos garantizar que la fórmula que nosotros hemos aplicado vaya a funcionar si alguien la replica. Y decimos “por ahora” porque tampoco tenemos ninguna garantía de que mañana no deje de sernos útil a nosotros mismos. Francamente, si tenemos algún don es el de la postmonición: sólo cuando algo sucede es cuando empezamos a verlo claro.

José Ángel Plaza

Equipo de Transformación de PRISA

Deja un comentario

MENU
Leer entrada anterior
ninogafas2_850
Mira nuestra nueva imagen

Hoy estrenamos el nuevo diseño de Toyoutome blog, este espacio en el que hablamos de un mundo en transformación, especialmente...

Cerrar