‘Los Ortega’, 36 años de historia reconociendo la labor periodística

PremiosOrtega2019_850

¿Por qué Ortega y Gasset?

No hay duda de que el periodismo estaba muy unido a la figura de José Ortega y Gasset desde pequeño, su abuelo materno, Eduardo Gasset y Artime, había fundado el periódico El Imparcial, que después pasaría a dirigir su padre. Por lo que Ortega y Gasset se crio en un ambiente muy vinculado al mundo del periodismo y la política.

Esta influencia le valió para convertirse en el primer director del semanario España, en 1915, y colaborador del diario El Sol desde su fundación en 1917. En 1923 fundó la Revista de Occidente, siendo su director hasta 1936.

Incluso supo inculcar en sus hijos su pasión por el periodismo, tanto en su hija, Soledad Ortega Spottorno, que más tarde creó la fundación que lleva el nombre del filósofo, como en su hijo menor, José Ortega Spottorno, que llegó a ser fundador del periódico EL PAÍS.

Conociendo esta trayectoria no sorprende que los premios más importantes para el periodismo en español lleven su nombre. Los Premios Ortega y Gasset de Periodismo, creados en 1984, reconocen los mejores trabajos periodísticos del ámbito hispano. Con estos galardones EL PAÍS quiere resaltar, en memoria del filósofo, la defensa de las libertades, la independencia, el rigor y la honestidad como virtudes esenciales de este oficio.

¿Qué se premia? El reconocimiento a la labor periodística

Aunque los premios Ortega y Gasset de periodismo tienen actualmente cuatro categorías, el denominador común que se estableció desde el principio fue el de premiar las investigaciones periodísticas más destacadas, como meta fundamental de esta profesión. Las cuatro categorías actuales son:

  • Mejor Historia o Investigación Periodística, que premia el mejor texto publicado en, originariamente en español, en un medio de comunicación impreso o digital.
  • Mejor Cobertura Multimedia, que reconoce el mejor trabajo publicado, originariamente en español y en formato multimedia, en cualquier medio de comunicación digital.
  • El reconocimiento a la Mejor Fotografía, que destaca la mejor instantánea publicada en un medio de comunicación impreso o digital.
  • El premio a la trayectoria de un profesional del periodismo destacado.

Actualmente, cada categoría tiene una dotación de 15.000 euros y los ganadores reciben además un aguafuerte original del artista Eduardo Chillida, que se lleva entregando desde finales de los años 90. En los primeros años, el premio rondaba el millón de pesetas, de las de entonces, unos 6.000 euros de ahora, y se hacía entrega de una obra escultórica de Pablo Serrano, pero el mejor premio es el reconocimiento de la excelencia en el ejercicio de la profesión de comunicador.

Ignacio Polanco y Juan Luis Cebrián contemplan un vídeo de la bloguera cubana premiada Yoani Sánchez.

Entrega de premiso 2008 con el vídeo de la bloguera cubana premiada Yoani Sánchez.

A lo largo de la historia de los premios se han incorporado o modificando las diferentes categorías de los trabajos periodísticos premiados. Es a partir del año 1988 cuando se introduce la categoría que premia a la mejor fotografía publicada durante el año en la prensa, que correspondió a Ángel Colina. Un año más tarde, en 1989, se añaden dos categorías más que amplíaban el reconocimiento de la profesión de comunicador hacia dos medios diferentes a la prensa escrita: la radio y la televisión, aunque solo duraron dos años. En esta ocasión el premio radio fue a parar a equipo de la cadena Radio Caracol de Colombia, compuesto por: Juan Carlos Rincón, Germán Díaz, Ricardo Esteban, José Domingo Bemal y William Calderón, por un programa realizado sobre la catástrofe sufrida en la localidad colombiana de Utica, que fue arrasada por una avalancha. ‘Raval, el último peldaño’, de los periodistas de TV3, Jaume Vilalta y Miquel García Horcajo, resultó ganador de este primer premio Ortega y Gasset de televisión. Al año siguiente, Iñaki Gabilondo (1990), por el programa ‘Hoy por hoy’ obtuvo ‘El Ortega’ de radio y Jordi Muixí, de TV3, el de televisión, por un programa resumen de la década.

En cuanto a categorías que han ido apareciendo y desapareciendo, tenemos el premio al mejor artículo de opinión, que recibió en 1999 Marío Vargas Llosa, Fernando Savater en el 2000 y Roberto Pombo en el 2003, pero que ya no se ha vuelto a conceder.

También se incorporó el Premio al Periodismo Digital, que obtuvo el medio web BBC Mundo en 2007 y se ha concedido después a artículos, periodistas y medios publicados exclusivamente en Internet, como las blogueras, Yoani Sánchez y Judith Torrea, premiadas en 2008 y 2010, respectivamente; la periodista Amaya García Ortiz de Jocano, en 2009, por un reportaje de elmundo.es titulado ‘Clases de historia a pie de fosa‘, sobre las exhumaciones y la memoria histórica; el reportaje ‘El criminalista del país de las últimas cosas’ del salvadoreño Carlos Martínez D’Abuisson, en 2011; la por entonces periodista de Noticias Cuatro, Carmela Ríos, lo recibió en 2012 por su cobertura a los primeros momentos del movimiento 15-M en Madrid a través de Twitter; o el reportaje digital, En la calle. Una historia de desahucios’, publicado en EL PAÍS y elaborado por un nutrido grupo de periodistas el medio, que se llevó el galardón de 2014, son algunos de los ganadores de esta categoría, que a partir de la edición de 2016 y hasta hoy ha pasado a llamarse, Premio a la mejor cobertura multimedia. En último galardonado será, este 2019, el reportaje, ‘La generación del hambre’, publicado por el medio digital El Pitazo de Venezuela, formado por 14 jóvenes periodistas.

Primeros premios. Las investigaciones de los casos más impactantes

Los primeros galardones de este recién estrenado premio, allá por el año 1984, marcaron ya el rumbo internacional de su convocatoria, ya que fueron para tres periodistas argentinos del diario Clarín, Oscar Raúl Cardoso, Ricardo Kirschbaum y Eduardo van der Kooy, por su investigación periodística entorno a la Guerra de las Malvinas.

El galardón de la segunda edición fue para los periodistas del desaparecido diario de Murcia, La Verdad, Joaquín García Cruz y José Luis Salanova Fernández, el conocido redactor de sucesos que era considerado un periodista de raza, ‘pegado’ a la calle y a la noche y cuyo ‘olfato periodístico’ le otorgó el apelativo de ‘Comisario Salanova‘, tanto entre sus compañeros, como entre miembros de las fuerzas de seguridad.

Premios Ortega1547217428_447239_1547639877_album_normal

Entrega del primer Premio Ortega y Gasset, con Jesús de Polanco, J.L. Salanova, Joaquín García Cruz, José María Aranaz y Juan Luis Cebrián, en 1985.

Ambos periodistas recibieron el galardón por su trabajo de investigación tras un intento de soborno político, que culminó con la dimisión del entonces presidente de la Comunidad de Murcia, Andrés Hernández Ros.

Los reportajes de investigación política, corrupción y otras cuestiones que han hecho incluso peligrar la vida de los periodistas, han sido muy premiados en los Premios Ortega y Gasset. En 1986, Eduardo Martín de Pozuelo, redactor jefe del diario La Vanguardia, ganó como autor de los reportajes de investigación que pusieron de relieve la presencia y asentamiento de la Mafia en España. En 1987, el reportaje elegido fue el del Cambio 16, ‘Dossier negro de la policía’, con una serie de artículos sobre la corrupción de la policía, y especialmente sobre el caso ‘El Nani‘, un delincuente común desaparecido en extrañas circunstancias, pero que las fuerzas de seguridad afirmaban que había huido. El equipo de investigación lo componían Miguel Ángel Liso, José Díaz Herrera y Rafael Cid, que rechazó el premio.

También sobre corruptelas versaban los artículos de los premiados en 1998, los redactores de La Opinión-El Correo de Zamora, por el conjunto de informaciones referidas al ya conocido como ‘caso Zamora’ en el que se desvelaron presuntas irregularidades en la Diputación Provincial de Zamora.

Judith Torrea, autora del blog Ciudad Juárez, en la sombra del narcotráfico, ganadora en 2010, fue reconocida por hacer un completo tratamiento, en periodismo digital, de uno de los dramas más graves y brutales de nuestro tiempo, el acoso criminal e indiscriminado a personas indefensas en Ciudad Juárez, México. De igual índole es reportaje multimedia premiado en 2016 de Lilia Saúl y Ginna Morelo, ‘Desaparecidos’, publicado en El Universal, de México, y El Tiempo, de Colombia. Se trata de un especial que denuncia la alta tasa de personas desaparecidas que hay en ambos países.

Y ,cómo no, hay reconocimientos a investigaciones que han podido contribuir a que numerosos crímenes de estado sean juzgados, como el premio de 2001 a José Vales y el Equipo de Investigación del diario mexicano Reforma, por su trabajo titulado ‘La verdadera identidad del director de Renave’, investigación por medio de la cual se posibilitó la identificación y posterior detención de Ricardo María Caballo (Ricardo Miguel Cavallo), uno de los responsables de los actos de tortura que tuvieron lugar durante la dictadura militar argentina entre 1976 y 1983. O el premio a la Mejor labor informativa, para Ernesto Ekaizer en el 2000, por la serie de artículos publicados en el diario EL PAÍS sobre el caso Pinochet.

Otros abusos como los que se reflejan en los reportajes ‘Pederastia clerical’, de la periodista Sanjuana Martínez, publicados en el diario La Jornada de México, fueron premiados en 2008, al valorar el jurado su trascendencia social por su denuncia de los abusos escandalosos cometidos por parte de diversos estamentos del clero.

Se han premiado a numerosos profesionales de EL PAÍS en este certámen, pero incluso una vez, en 2010, se premió a la totalidad de la redacción por su participación en la investigación sobre el caso Gürtel. El jurado del momento destacó, “el excelente trabajo de equipo llevado a cabo por la redacción, que fue capaz de descubrir y denunciar este gran escándalo de corrupción política, frente a los innumerables intentos de muchos sectores por ocultar la verdad”.

Como se puede ver son muchas, y de temáticas informativas de gran calado, las historias periodísticas premiadas en ‘Los Ortega’. La última, el premio a la mejor historia o investigación periodística, que este año ha sido para ‘Los muertos que me habitan, de la revista 5W, una crónica sobre los cuerpos sin nombre que el Mediterráneo arroja a las costas.

El reconocimiento del fotoperiodismo como elemento informativo

La imagen de la noticia es algo que está adherido al ADN de un periódico e incluso es capaz de contar más que el propio texto que la acompaña, por eso es una categoría importante dentro del palmarés de los Premios Ortega y Gasset de Periodismo. Es a partir del año 1988 cuando se introduce la categoría que premia a la mejor fotografía publicada durante el año. Y es el fotógrafo Ángel Colina el que se llevó el primer galardón, con una imagen que mostraba las caras trémulas y acobardadas de un grupo de guardias civiles entre la lluvia de piedras que se les venía encima durante los disturbios de Reinosa de la época. Reflejaba algo que no se había visto antes en España.

Colina, que colaboraba por entonces con Diario 16, recuerda que al volver a Madrid en su coche, con el parabrisas roto, cuando llegó al periódico “Pedro J. estaba en la puerta esperando las fotos”.

PremiosOrtega_Colina_01

Foto de Ángel Colina

Entre las más premiadas podemos encontrar imágenes de catástrofes naturales, como la del camping de Biescas, reflejada en la fotografía de Pablo Otín, premiado en 1997; o la de la desolada Haití, donde se ve a un joven que deambula desnudo por las calles de Puerto Príncipe tras el terremoto que devastó el país en 2010, captado por la cámara de Cristóbal Manuel Sánchez Rodríguez. Pero sobre todo imágenes de catástrofes humanas como son las que produce la guerra o la inmigración. Precisamente la tragedia de las personas que atravisan países para encontrar una vida mejor han sido muy relevantes en ‘Los Ortega’. En 1998, José Luis Roca, fue premiado por la instantánea ‘Naufragio de una patera, que recoge la imagen del cadáver de un inmigrante sobre las rocas de la Costa de Cádiz, bajo la mirada de una pareja de miembros de los servicios de vigilancia. Fue la primera, a ella le siguieron, en 2006, la imagen de Sergio Caro, Subsaharianos en las cercanías de la valla de Ceuta y su expulsión al desierto’; ‘Ahogados, de Andrés Carrasco Ragel, premiado en 2002; ‘Cayuco en las costas de Tenerife’, que muestra la imagen desgarradora de unas manos pidiendo ayuda desesperadamente desde una embarcación, de Desirée Martín, ganadora de la categoría en 2007; o la ganadora de 2016, una fotografía de la serie ‘Llegando al paraíso’, tomada por Samuel Aranda en la isla de Lesbos, en Grecia, y que muestra a una madre huida de Siria gritando abrazada a su hijo en el agua.

Una madre abrazada a su hijo en el agua en la costa de Lesbos. Premio 2016.

Foto de Samuel Aranda, ‘Llegando al paraíso’

Imagen relacionada

Juantxu Rodríguez

En cuanto a la cobertura gráfica de conflictos bélicos, cabe destacar el premio concedido en 1990 al fotógrafo, Juantxu Rodríguez, por su última fotografía tomada en Panamá antes de ser asesinado por las tropas norteamericanas durante la Invasión de Panamá de 1989. Es el único premio que se ha concedido a título póstumo en este certámen y que tristemente recogieron sus padres en su nombre.

También el fotoreportero Gervasio Sánchez, ganador en 2008 por su fotografía ‘Sofía y Alia’, de la series Vidas minadas, fue capaz de reflejar las consecuencias de los conflictos bélicos. Al igual que Enric Martí, galardonado en 1999, por la foto titulada ‘Funeral en Kosovo’, una imagen tan realista y con una luz y movimiento que la asemeja a un cuadro romántico de Delacroix o Géricault.

Igual de estremecedoras son las imágenes de los atentados yihadistas de Barcelona en 2017 y de Madrid en 2004, cuyos fotógrafos, Marcela Miret y David Armengou, en la primera y Pablo Torres en la segunda, firman las imágenes más impactantes y reproducidas mundialmente de ambos atentados.

Otra de las imágenes premiadas, y más impactantes para la época, es la de Emilio Zazu, premiado en el año 1996, del diario Noticias de Pamplona, por su instantánea ‘Muerte en los Sanfermines que recoge el momento en que un turista norteamericano es empitonado por un toro.

Resultado de imagen de sofia y alia

Foto de Gervasio Sánchez, ‘Sofía y Alia’

También han sido premiadas en los Premios Ortega y Gasset las fotos que toman el pulso a la sociedad, como la ganadora en 2012 de Carlos Jacobo Méndez que ilustra las protestas del 15M en Valencia y que “recoge como pocas el espíritu del movimiento”; o la que será premiada este año, realizada en Bilbao por el fotógrafo británico Vincent West, y que refleja la protesta y la unidad de las mujeres en el 8-M.

Presencia femenina en ‘Los Ortega’

Si bien es cierto que en la primera década de los premios la presencia femenina entre los galardonados brillaba por su ausencia, el siglo XXI arrancó añadiendo cada vez más mujeres premiadas entre el elenco de profesionales del periodismo seleccionadas para los Premios Ortega y Gasset. Aun así, la primera mujer premiada fue María José Sáez Carrasco, reconocida en 1989, siendo todavía becaria para la agencia EFE, por haber dado la primicia informativa en 1988 de la liberación del empresario Emiliano Revilla, tras 249 días de secuestro en manos de ETA. María José pronunció aquella noche la recordada frase: “Perdone, ¿no será usted Emiliano Revilla?” En 2016, se hizo hasta una película documental de aquel hecho.

También en 1990, Elisa Lois, que formaba parte del equipo de redacción de El Correo Gallego, fue galardonada junto a tres compañeros, por la serie ‘Lo que nunca se dijo del contrabando’. El jurado de aquel año mencionó el esfuerzo de los cuatro periodistas, miembros de una pequeña redacción, por profundizar en la investigación sobre el contrabando gallego, con rigor profesional y riesgo personal.

Premiados de 1990 en la rotativa de EL PAÍS. Los ganadores de esta séptima edición fueron José Antonio Pérez, Alfonso Freire, Benito Leiro y Elisa Lois de 'El correo Gallego', por una serie de reportajes sobre el contrabando en la ría de Arousa; el fotógrafo Juantxu Rodríguez, por su imagen tomada en Panamá antes de ser asesinado por tropas norteamericanas; el equipo de TV-3, dirigido por Jordi Muixí, por su resumen de la década; e Iñaki Gabilondo, por el programa 'Hoy por hoy', de Cadena SER

Premiados de 1990 en la rotativa de EL PAÍS. Entre ellos, José Antonio Pérez, Alfonso Freire, Benito Leiro y Elisa Lois de ‘El correo Gallego’.

Después, hubo que esperar hasta el año 2002 para volver a ver una mujer premiada, Ángeles Espinosa, corresponsal de EL PAÍS en Oriente Medio, que además volvió a recibir reconocimiento al año siguiente junto a otros periodistas españoles, con carácter excepcional, por su labor informativa durante la guerra de Iraq.

Fotografía de Sandra Balsells tomada durante la Guerra de los Balcanes

Después llegaron los premios de las redactoras del diario El Comercio, de Gijón, Leticia Álvarez y Rosana Lanero, en 2005, por sus trabajos sobre la trama asturiana de venta de los explosivos utilizados por los terroristas islamistas en los atentados del 11 de marzo de 2004 en Madrid; Giannina Segnini, el mismo año, por destapar los escándalos políticos por los que procesaron a dos expresidentes de su país, Costa Rica; Marisa Goñi, en 2006, junto a sus compañeros del Diario de Mallorca, Matías Vallés y Felipe Armendáriz, por su investigación sobre los vuelos secretos de la CIA; y Sandra Balsells, fotoperiodista a la que se reconoció su labor informativa gráfica durante la guerra de la antigua Yugoslavia. Como resumen de su trabajo en los Balcanes sacó un libro en el año 2002 llamando ‘Balkan in Memoriam’.

También ha habido mujeres a las que se ha reconocido su trayectoria profesional, como la periodista mexicana, Alma Guillermoprieto, que lo recibió en 2017, y que ha pasado por diversos medios de prestigio, como The Guardian, The Washington Post o The New Yorker, entre otros. En 2018, fue reconocida también la trayectoria de Soledad Gallego-Díaz, cuya profesión está ligada a EL PAÍS, desde su fundación en 1976, y del cual es actualmente su directora y la primera mujer en ocupar este puesto.

Soledad Gallego-Díaz (izquierda) recibe el galardón a la Trayectoria Profesional 2018 de manos de la escritora Almudena Grandes.

La escritora Almudena Grandes entrega el premio Ortega y Gasset a Soledad Gallego-Díaz en 2018.

Los Premios Ortega y Gasset de Periodismo, siempre atentos a la innovación en la profesión, otorgaron en 2018, el premio a la Mejor cobertura multimedia al podcast Mejor vete, Cristina’, publicado por Univisión Noticias, de Miami, donde la periodista Inger Díaz Barriga recorre con la chef mexicana Cristina Martínez el camino que emprendió como indocumentada hace años, dejando a sus hijos atrás, para buscar una vida mejor.

Reconocimientos a toda una carrera profesional

Además de Soledad Gallego-Díaz y Alma Guillermoprieto, referidas anteriormente, han sido varios los profesionales de la información que han recibido galardón en la categoría Trayectoria profesional. El primero de todos, en 2001, fue un medio, el diario El Comercio, de Lima, fundado en 1839 y regido desde su aparición por la familia Miró Quesada. El jurado valoró la prolongada trayectoria de independencia de este periódico, y su resistencia frente al régimen autoritario de Fujimori. Más tarde, en 2006, el premio fue a parar a otra familia dedicada a la prensa, la familia Lozano, fundadora en 1926 de La Opinión de Los Angeles, el diario en español más leído de Estados Unidos.

A partir de aquí le ha sido otorgado el premio por su trayectoria a diferentes personas, como el periodista cubano, Raúl Rivero, en 2007; el argentino, Tomás Eloy Martínez, en 2009; el fundador y director de Le Nouvel Observateur , Jean Daniel, en 2010; el columnista venezolano, Moisés Naím; el exdirector de The Times y de The Sunday Times, Harold Evans, en 2012; el periodista Jesús de la Serna, en 2013; el director de The Guardian, Alan Rusbridger, en 2014; el venezolano, Teodoro Petkoff, en 2015; el fundador y director del diario Gazeta Wyborcza, el polaco, Adam Michnik, en 2016; y el que corresponde a este año, el periodista de prensa y radio, Darío Arizmendi, actual director de los informativos en la cadena Caracol, Colombia.

Deja un comentario

MENU
Leer entrada anterior
DiaLibertadPrensa_850
Periodistas y medios contra la “mecánica del miedo”

Cada 3 de mayo, Día de la Libertad de Prensa, se celebran los principios que fundamentan el periodismo libre y...

Cerrar