Mayores y nietos unidos por las apps

pupitre
Visto 2.889 veces

El avance de las redes sociales nos ha convencido del deseo extendido por compartir que transita el siglo XXI. El móvil, el correo electrónico o las videoconferencias nos permiten conectar instantáneamente sin importar la distancia geográfica y, sin embargo, a menudo no somos capaces de relacionarnos con nuestros seres más queridos y cercanos. En Santillana Negocios Digitales estamos viviendo una experiencia única en la que distintas generaciones de una familia encuentran una forma nueva de comunicarse a través de Pupitre.

A una compañera del equipo se le ocurrió entretener a su abuela durante un postoperatorio reciente con la aplicación y, durante el intercambio lúdico, vio cómo se abría un canal entre ellas. Esa pequeña anécdota se ha convertido en un emocionante trabajo en equipo que nos sorprende con cada paso que damos. Entre los profesionales de la educación que forman Inevery Crea, encontramos a una formadora y trabajadora social experta en las necesidades de los mayores y apasionada de las nuevas tecnologías aplicadas a este entorno. Junto a ella se están realizando acciones orientadas a un proyecto piloto para el desarrollo de una app que, por un lado pueda llegar a mejorar la tradicional terapia ocupacional de lápiz y papel, y por otro sea capaz de crear escenarios de ocio digital para disfrute simultáneo de varias generaciones de una misma familia.

Proyecto piloto Santillana-SanitasDurante una de esas recogidas de datos nos abrieron sus puertas en Sanitas Residencial Arturo Soria (Madrid), y residentes, familiares y profesionales de la institución compartieron con nosotros sus ensayos e impresiones en el uso de Pupitre. Ninguno de nosotros esperaba lo que vivimos allí: la ilusión por explorar algo nuevo de los residentes, su alegría ante la respuesta de los nietos. Por la mañana nos unimos a la sesión de terapia ocupacional durante la que trabajaron memoria, vocabulario y coordinación con los cuadernos de Pupitre. En cuestión de segundos dominaron los secretos de la pantalla táctil y aparecieron las primeras sonrisas. Lo más gratificante fue comprobar cómo se ayudaban los unos a los otros en los primeros pasos por el mundo digital. No hay edad para el trabajo colaborativo y el aprendizaje entre pares. A la salida del colegio los nietos y sus padres se sumaron a una merienda que combinaba juegos interactivos y zumos. En algunos casos los pequeños proporcionaban atajos a los abuelos para avanzar y en otros los mayores aportaban el toque de humor a la estrategia del juego.

El siguiente vídeo recoge los mejores momentos del encuentro a través de los testimonios directos de los mayores y de los especialistas.

Días después, La Casa Encendida, en Madrid, nos brindó la ocasión de presentar la iniciativa en el marco de las Jornadas Piensa Madrid 6 “Urbanizando la vejez”, donde se debatió sobre dieciséis proyectos destinados a elevar la calidad de vida del mayor y la relación intergeneracional. La conversación entre los responsables de las propuestas puso de manifiesto una realidad bien conocida en los ámbitos sociológico y científico: la inversión de la pirámide demográfica y el aumento progresivo de la población mayor en el mundo está envejeciendo nuestra sociedad. Cifras que implican necesariamente el aumento también de las enfermedades neurodegenerativas asociadas a la edad, una progresión que los expertos califican de preocupante para nuestro futuro.

Proyecto Santillana-SanitasLos estudios de la Organización Mundial de la Salud (OMS) concluyen que cada año aparecen 7,7 millones de nuevos casos de deterioro cognitivo. El IMSERSO, por su parte, también ha hecho públicos los datos recogidos en el terreno por sus especialistas, publicados en el Libro Blanco del Envejecimiento Activo. Desde hace dos años el número de personas mayores de 65 años en España supera al de los menores de 15, mientras que la relación de los mayores de 65 años con sus hijos y nietos presenta una dinámica negativa en la que los contactos van decreciendo rápidamente.

En el vídeo de la experiencia con Pupitre se ve cómo la terapia con dispositivos móviles estimula la atención de los mayores, así como el interés de los profesionales en las métricas que su uso puede devolver. Y hubo unanimidad en cómo pueden contribuir a reconstruir un vínculo perdido con las personas que deberían ser referentes para los niños, sus abuelos, y fortalecer estructuras familiares al mantenerse los roles que cada uno ha de desempeñar en el seno de la familia. Compartir el tiempo de ocio a través de tabletas y apps puede generar una reciprocidad en el cuidado que revierta en beneficio para todas las generaciones.

Isabel Andrade

Santillana Negocios Digitales

1 Comentario

  • avatar Silvia 20 enero, 2014

    Me encanta la idea y no puedo estar más de acuerdo!

Deja un comentario

MENU
Leer entrada anterior
Ping-pong

‘Las mates’ o  ‘la geo’ han dejado de ser aburridas. Sí, habéis leído bien. Gracias a la app gratuita Ping-pong...

Cerrar