Mientras tanto, en tu barrio…

red pin

“Tu barrio. Tu ciudad.

Tus noticias”. Esta es la leyenda que subrayaba la mancheta del Chi-Town Daily News, un diario online fundado por Geoff Dougherty en 2005 con el objetivo de segmentar toda la actualidad de Chicago en los 109 barrios de la ciudad. La idea era ir mucho más allá de ofrecer información local, acotando al máximo el área geográfica de interés para convertirse en un proyecto periodístico al servicio de pequeñas comunidades. De este modo, los lectores no solo estaban al tanto de las últimas noticias de su entorno más cercano, sino que además podían contribuir con sus propias aportaciones e intercambiar opiniones con sus vecinos.

Se trataba de una iniciativa sin ánimo de lucro que finalmente no pudo hacer frente a sus costes y cerró en 2009, aunque durante sus cuatro años de actividad logró una gran aceptación y hoy en día se considera uno de los pioneros en periodismo hiperlocal, una renovada forma de ofrecer contenidos de proximidad gracias a las nuevas tecnologías e Internet.

Pero la propuesta del Chi-Town Daily News no cayó en saco roto. Muy al contrario, la labor de este medio fue reconocida por The Washington Post como un posible camino para hacerle frente a la crisis del papel y sirvió de ejemplo a The New York Times, que en 2009 también se embarcó en un experimento hiperlocal en colaboración con la Escuela de Periodismo de la Ciudad de Nueva York (CUNY, en sus siglas en inglés).

En concreto, The New York Times puso en marcha The Local, un proyecto piloto que creó una red de medios locales en dos barrios de Brooklyn (Fort Greene y Clinton Hill) y tres ciudades de Nueva Jersey (Maplewood, Millburn y South Orange). En mayo de 2013, esta iniciativa dejó de publicarse bajo el patrocinio de The New York Times, aunque hoy continúa su andadura con el nombre de The Nabe.

En los últimos años se han ido sucediendo otros muchos proyectos periodísticos online bajo la tendencia del hiperlocalismo, muchos de los cuales han alcanzado un notable éxito, como la red Patch, que en 2013 llegó a tener más de 900 sites propiedad de AOL, aunque a principios de este año tuvo que renunciar a 400 de ellos para continuar siendo rentable y finalmente fue adquirida por Hale Global. El blog Baristanet; la web DNAinfo; o el site Curbed, que el pasado noviembre fue comprado por Vox Media por más de 20 millones de dólares, son otros casos de éxito.

Patch

Fuera de Estados Unidos, la red holandesa Dichtbij, creada hace cuatro años, no solo se está configurando como un ejemplo a seguir, sino que sus propietarios se han propuesto un ambicioso reto para este año: utilizar el enorme tráfico de sus sites hiperlocales para reflotar las cabeceras impresas del grupo.

También encontramos muestras de esta tendencia en la capital española. Por ejemplo, la web Somos Malasaña recoge toda la actualidad de este barrio madrileño y se sustenta mediante suscripciones semestrales de cinco euros que dan derecho a descuentos, participaciones en concursos y la posibilidad de crear contenidos para el diario, entre otras ventajas. Por su parte, Zonaretiro se ocupa de las noticias de los distritos de Retiro y Salamanca de Madrid y su financiación está más centrada en la publicidad de negocios locales.

Y en Latinoamérica, destacan iniciativas similares en Colombia (Hecho en Cali y Lectura al Sur), Argentina (Solo Local) y Brasil (Bairros, de O Globo).

Aparte del carácter hiperlocal de la información, el presente y futuro de estos medios está definido por las siguientes características:

Hincapié en lo emocional. Conocer lo que sucede en el entorno más cercano es algo inherente al ser humano, simplemente por motivos de supervivencia. Pero al margen de lo puramente informativo, los contenidos locales incluyen un componente emocional y de identidad que nos hace sentir parte de una comunidad en la que podemos participar de una forma mucho más fácil y enriquecedora.

Vocación de servicio. Los contenidos de este tipo de proyectos incluyen apartados específicos donde se recalca información de utilidad para los lectores. Se incide en que debe ser un periodismo veraz y práctico.

Colaboración ciudadana. Llevar al extremo este modelo supone un gasto de enormes proporciones si la intención es contratar a profesionales que estén presentes en todos y cada uno de los barrios. Por eso surgen proyectos en los que los reporteros trabajan conjuntamente con estudiantes de periodismo y ciudadanos, los cuales deben ser reconocidos con algún tipo de incentivo.

Usuarios hiperconectados. A partir del boom de los dispositivos móviles, los medios hiperlocales han creado sus propias apps para acortar aún más la distancia con sus lectores, ya que desde ellas facilitan la participación ciudadana. Ahora, los usuarios pueden compartir fotos y vídeos de todo lo que sucede en su barrio justo en el momento en el que está ocurriendo.

Geolocalización. Es otra de las consecuencias del punto anterior y puede ser aprovechada de diferentes formas. Por ejemplo, alguien que esté suscrito a un servicio de alertas de un medio hiperlocal puede recibir directamente en su dispositivo las novedades de su barrio justo en el momento en el que entra en esa área geográfica. El propio Google está ensayando con este tipo de notificaciones sobre noticias hiperlocales. Desde un punto de vista más comercial, los acuerdos entre los sites y los anunciantes locales pueden dar lugar a estrategias de marketing SOLOMO (de SOcial, LOcal y MÓvil), de tal modo que los lectores accederían a ofertas de los establecimientos de su barrio, unos anuncios que a su vez serían una fuente de ingresos para los medios.

Nuevas formas de ingresos. Aparte de las estrategias SOLOMO, las webs de contenidos de proximidad pueden encontrar nuevas  fórmulas de ingresos en los anunciantes locales, si bien las redes de sites hiperlocales también recurren a anunciantes nacionales cuya publicidad se inserta en todos sus dominios. También existen medios apoyados por fundaciones y otros basados en suscripciones o donaciones de los lectores.

Periodismo “glocal”. Excepcionalmente – y no debería ser un objetivo- algunas informaciones hiperlocales pueden trascender el ámbito al que están destinadas y encontrar una audiencia global. En este sentido, Internet elimina las limitaciones geográficas y, por lo tanto, aumenta la cantidad de usuarios potenciales, dando lugar a lo que se ha dado en llamar periodismo “glocal”, término que surge de la combinación global+local.

Tecnología ‘low-cost’. Justo en el momento en el que el sector editorial atraviesa una de sus mayores crisis, los promotores de los medios hiperlocales han sabido aminorar los costes de publicación mediante el uso de aplicaciones online de libre acceso o bien de tecnología relativamente barata (ordenadores, cámaras, teléfonos móviles…). Gracias a ello, los reporteros son capaces de realizar una gran cobertura de lo que ocurre en tiempo real, incluso retransmitir en directo vía streaming, con dispositivos de bolsillo.

José Ángel Plaza

Equipo de Transformación de PRISA

Deja un comentario

MENU
Leer entrada anterior
Still life at school
¿Cómo se relacionan los libros de texto y los entornos personales de aprendizaje?

El término PLE (o entorno personal de aprendizaje, del inglés Personal Learning Environment) empezó a tener relevancia en el contexto...

Cerrar