One Laptop Per Child, un proyecto revolucionario

Olp

A estas alturas, nadie duda de las ventajas inherentes al (buen) uso de las nuevas tecnologías en la educación. Sin embargo, en las naciones menos favorecidas la mayoría de los niños rara vez (o nunca) tiene acceso a un equipo informático.

La Fundación One Laptop Per Child (OLPC) nació a finales de 2005 para intentar paliar esta situación. El fundador del Media Lab del Massachusetts Institute of Technology (MIT), Nicholas Negroponte, presentó OLPC en el Foro Económico Mundial celebrado en Davos (Suiza) en 2006. La misión de esta entidad sin ánimo de lucro era, y sigue siendo, reducir la brecha digital de los países pobres dotando a cada niño de un ordenador portátil de bajo coste: menos de 100 dólares, según las estimaciones iniciales.

En 2007, lanzaron el equipo XO. “La primera versión del laptop enfocado a los niños de OLPC, el XO, fue una revolución en la computación de bajo coste y bajo consumo. El XO ha sido distribuido a más de 1,4 millones de niños en 35 países y en 25 idiomas”, explicó Negroponte a finales de 2009.

“Para cumplir nuestra misión de llegar a 500 millones de niños en todos los rincones remotos del planeta, OLPC continuará innovando en el diseño y el rendimiento de los ordenadores. Debido a que somos una organización no lucrativa, esperamos que la industria nos copie”, agregó el impulsor del proyecto en alusión a la oleada de netbooks (miniportátiles) que inundó el mercado tras la aparición del equipo de la fundación.

Proyecto OLPC en una escuela de Caacupe, Paraguay

Éxito relativo
Uruguay fue el primero en apostar por OLPC, a través del Plan Ceibal. En 2007, el Gobierno del país latinoamericano encargó las primeras 100.000 unidades del XO para sus estudiantes de entre 6 y 12 años.

Actualmente más de 1,7 millones de alumnos y profesores de América Latina forman parte del proyecto, a los que hay que sumar 400.000 de África y el resto del mundo.

Lamentablemente, la cifras alcanzadas están todavía muy lejos de los objetivos iniciales debido a los diferentes contratiempos que ha sufrido el proyecto, como el abandono de alguna de las compañías implicadas (Intel, entre otras) o la competencia del sector privado. La Fundación, no obstante, continúa su labor.

(Pincha en la imagen para conocer los datos del proyecto a través de un mapa interactivo)

Fuente de inspiración
Tal vez la consecuencia más importante del proyecto impulsado por Negroponte es que ha servido de inspiración para otras iniciativas similares, aunque promovidas por administraciones públicas.

India, por ejemplo, presentó recientemente la tableta más barata del mundo, Aakash, cuyo precio de mercado es 26 euros, aunque 100.000 estudiantes recibirán el equipo de manera gratuita este mismo año.

“El rico tiene acceso al mundo digital, los pobres y los ciudadanos corrientes han sido excluidos. Aakash [cielo, en indi] acabará con la brecha digital“, declaró Kapil Sibal, máximo responsable del Ministerio de Telecomunicaciones y Educación indio, organismo que pretende distribuir 10 millones de unidades de la tableta.

Venezuela y Argentina también están implantando proyectos parecidos. En ambos casos, las administraciones públicas implicadas esperan llegar a 3 millones de equipos repartidos antes de que finalice 2012.

Deja un comentario

MENU
Leer entrada anterior
Chemistry sign icon. Bulb symbol with drops.
De los think tank a los laboratorios de innovación

Los think tank son conocidos en España como laboratorios de ideas. Estas organizaciones, constituidas mayoritariamente como fundaciones sin ánimo de...

Cerrar