Sitios y apps para cumplir propósitos

propositos_850

Ya estamos comenzando febrero y seguro que te hiciste un montón de promesas al comenzar este año. Promesas de cambio y corrección de malos hábitos: dejar de fumar, alcanzar nuestro peso ideal, hacer más ejercicio… Pero esta vez podemos tener un aliciente más potente que nuestras conciencias. En el mercado tecnológico han empezado a repuntar sitios web y aplicaciones móviles que hasta llegan a pagarnos si cumplimos nuestras metas o a cobrarnos si flaqueamos.

Inspirados en el clásico modelo de incentivos y refuerzos planteado por la psicología conductista, servicios como StickK, GymPact o 21Habits, enfocan a los participantes en el cumplimientos de sus metas, ofreciéndoles un beneficio adicional tangible y cercano -muchas veces en efectivo- o, en caso de incumplimiento, una sanción.

Si plantearse tener una buena figura en el verano podía sonar algo lejano, GymPact, por ejemplo, promete premiar a los disciplinados con el dinero que pierdan aquellos que no asistan al gimnasio.

Partiendo del principio de que las personas solemos tener comportamientos que nos reportan un beneficio y eludir aquellos que nos producen un daño, estas aplicaciones pretenden ayudarnos a mejorar nuestros hábitos, a través del refuerzo positivo o negativo a nuestras conductas.

En StickK el usuario crea un “contrato de compromiso” en el que fija un objetivo y una sanción si no lo cumple. La web ofrece varios compromisos predeterminados, como bajar de peso, dejar de fumar o correr una maratón. Pero también permite que cada participante cree su propio reto personalizado.

El factor más importante es la apuesta, el costo -económico o no- que tendrá el romper la promesa. En el caso de fijar una penalización económica, el usuario establece una cantidad y a quién iría destinada si no se ciñe a lo acordado: un amigo, la caridad o, para mayor motivación, lo que StickK denomina “la anti-caridad”, es decir, una organización o persona que odiemos.

Para mayores garantías, el participante tiene que designar un árbitro entre los amigos o conocidos, para que sean los supervisores de la apuesta. Aunque el sitio comenzó en Estados Unidos, el servicio ya está abierto para todos los países.

En GymPact el reto se centra en el ejercicio físico. Los usuarios registrados conforman una comunidad. Cada uno establece el número de días a la semana que irá al gimnasio y fija la sanción en caso de no asistir (mínimo 5 dólares por día). Con el dinero recaudado por cada falta se crea un “fondo común”, que se reparte entre los miembros que sí cumplan con sus metas.

El árbitro es un sistema de control por geolocalización (GPS). Cada vez que el usuario llega al gimnasio, mediante un acto de check-in envía al sistema la información de que está asistiendo a su sesión pactada.

GymPact funciona internacionalmente, y no es necesario que el gimnasio esté registrado en la base de datos, pues el propio usuario puede añadir un nuevo centro. Por el momento, la aplicación está disponible para iPhone, iPod y iPad, aunque se prevé estará próximamente accesible desde cualquier dispositivo smartphone.

Con 21Habit, la más reciente de todas, el usuario hace un pacto de 21 días y 21 dólares (aunque funciona en dólares,  puede utilizarse desde cualquier país). Cada día que cumple con lo establecido obtiene un dólar de vuelta; cuando no es así, éste se destina a la caridad. Con 21Habit no se designa ningún árbitro ni existe más forma de control que la propia honestidad del usuario.

Deja un comentario

MENU
Leer entrada anterior
PupitresManzanas_850
De pupitres y manzanas

El pasado 19 de enero, una fecha que muchos recordaremos como el día en que el FBI cerró el sitio...

Cerrar