“Un emprendedor debe mostrar que tiene un gran equipo, con mucha ambición y ganas de cambiar las cosas”

José del Barrio_850

José del Barrio, lidera en este momento Samaipata Ventures, un fondo de venture capital nuevo que apoya a emprendedores de toda Europa invirtiendo en modelos de negocio de tipo marketplace (mercados en la red) y e-commerce (tienda online) disruptivos. Pero a José del Barrio también le conocemos por ser, junto con Íñigo Juantegui uno de los fundadores de La Nevera Roja, un portal web que ofrece comida a domicilio de cualquier restaurante asociado donde comenzó con un capital de 20.000 euros y vendió a los 5 años por 80 millones.

P.- ¿Qué te ha llevado a crear Samaipata Ventures? 

Tras vender La Nevera Roja, quería de alguna manera seguir apoyando a los emprendedores. Ahora he pasado al otro lado, al de conocer cada día a emprendedores brillantes y ver qué proyectos encajan mejor con nuestro fondo. Es curioso verlo ahora desde aquí y, sobre todo, muy gratificante el poder ayudar a gente que está viviendo lo que vivimos nosotros montando La Nevera.

Estamos convencidos de que hay un potencial enorme en el mundo start-up europeo, sobre todo en el sur de Europa, donde estamos apostando fuertemente. En España, Francia, Italia o Portugal tenemos algunos de los porcentajes de graduados en ciencias y tecnología más altos del mundo y una enorme cantera de ingenieros y desarrolladores informáticos. Por otra parte, cada vez más jóvenes brillantes están apostando por el emprendimiento como carrera profesional. Prueba de toda esta oportunidad es que está creciendo enormemente el venture capital en Europa; en tan solo 3 años se han duplicado los fondos. Samaipata quiere ser partícipe de este momento, y convertirse en un referente europeo en modelos de marketplace y e-commerce. 

P.- Hoy en día, con la actual coyuntura de la economía, ¿cómo puede subsistir una compañía de venture capital?

Los fondos de venture capital nacen justamente como una alternativa a la restricción del crédito bancario tradicional. El sector público también está haciendo por suplir este vacío, destinando fondos de la administración a incentivar el capital riesgo, y apoyando a diferentes entidades financieras volcadas con el apoyo al ecosistema start-up (ENISA, CDTI, organismos autonómicos, etc.).

Samaipata además ha tenido la suerte de contar con la confianza y el apoyo de los inversores de La Nevera Roja, y otros inversores privados. 

P.- Una de las situaciones que más “estrés” provoca en cualquier emprendedor es enfrentarse a una reunión con un business angel o fondo de venture capital, no sólo por la importancia que tiene para el futuro de la empresa sino porque a menudo desconoce lo que se va a encontrar. ¿Qué consejos le darías a un emprendedor que va a presentar su proyecto ante un inversor? 

Los fondos de venture capital buscamos tendencias, pero sobre todo equipos brillantes. Lo primero que les diría es la importancia de mostrar que tienen un gran equipo, con mucha ambición y ganas de cambiar las cosas. Por supuesto también hay que tener un control clarísimo de todas las métricas del negocio y de la propuesta de valor que ofrece.

Pero antes de llegar a la fase de crecimiento donde entramos los fondos de venture capital, les diría que exploten todas las fases anteriores: las aceleradoras e incubadoras, las ayudas públicas, los business angels… Hay que dedicarle mucho tiempo a la búsqueda de financiación, es como otro trabajo más para la start-up. Pero como recompensa por el esfuerzo, por el camino vas encontrado a mentores, a gente de la que se aprende muchísimo, que puede aportar mucho al negocio, etc. 

P.- ¿Cómo valorarías tus primeras experiencias como inversor?  

La experiencia está siendo increíble. Estamos conociendo cada día a equipos brillantes, con negocios disruptivos y ganas de comerse el mundo. Por ahora hemos invertido en 5 start-ups: Deporvillage, Cornerjob, Jinn, Foodchéri y una última, que aún no es pública.

Todas ellas son start-ups con potencial de convertirse en líderes de su categoría. La primera, Deporvillage, es un e-commerce (tienda online) de material deportivo, muy especializado en running, ciclismo y actividades al aire libre. Además de España opera ya en todo el sur de Europa (Italia, Francia y Portugal) y desde nuestra entrada ha conseguido multiplicar las ventas por 4 y ha cerrado una nueva ronda de financiación de 3,5 millones de euros.

Nuestra segunda inversión fue en Cornerjob, un portal online de búsqueda de empleo que ofrece un modelo también revolucionario, para corregir las ineficiencias del mercado de trabajo. Ya funciona en España, Italia, Francia y México y 10 meses después de apostar por el equipo, han levantado otra ronda de financiación de 22,5 millones de euros.

En el segmento delivery hemos invertido en Jinn, una start-up nacida en Londres, que opera en otras cuatro ciudades de Reino Unido y crece al 350% anual. Desde hace unos meses también ofrece servicio en Madrid. De nuevo, cuenta con un modelo de negocio disruptivo con gran potencial en toda Europa: pides lo que quieres a través de una aplicación, y en media hora lo recibes donde quieras.

Nuestra cuarta inversión es una start-up parisina, Foodchéri, que busca revolucionar el mercado de la comida a domicilio. Ofrece comidas frescas y de máxima calidad, listas para consumir con un pequeño toque de microondas o de sartén. Por ahora solo está presente en París, pero está estudiando abrirse a nuevos mercados, entre ellos España.

La última, que pronto será pública, es un market-place para transporte de mercancías.

FoodCheri

Web de FoodChéri

P.- ¿Cómo ves el ecosistema emprendedor en España? ¿a qué desafíos nos enfrentamos?

El ecosistema emprendedor español está en pleno boom. Cada vez más jóvenes en Europa quieren emprender. De hecho, según una encuesta realizada por el fondo de venture capital Atomico, casi la mitad de los jóvenes entre 18 y 24 años con más talento de Europa, ven el emprendimiento como una salida profesional atractiva.

También se está disparando el lado de la financiación; cada vez surgen más fondos de venture capital, incubadoras y aceleradoras, fondos internacionales que entran a invertir en España, etc. La tendencia entre los fondos es clara: mayor especialización y colaboración estrecha con los equipos de emprendedores, apoyando en la gestión del negocio. Esto permite además que ahora los emprendedores puedan elegir al fondo con el que mejor encaje tengan, por lo que ya no solo se busca financiación sino un apoyo integral al negocio.

El mayor desafío si me preguntas es que España se convierta en líder en innovación tecnológica en el sur de Europa. Potencial hay, sin duda. Como os comentaba, tenemos uno de los mayores porcentajes de graduados en ingeniería y tecnología de la OCDE, cada vez hay más jóvenes emprendedores con éxito, más fondos para start-ups… Este liderazgo también pasa por conseguir que no solo se adapten buenas ideas de fuera para el mercado español, sino que también surjan nuevos modelos disruptivos desde aquí. Por otra parte, el otro gran desafío es conseguir que siga aumentado el venture capital y otras formas de financiación y apoyo en fases más tempranas.

Deja un comentario

MENU
Leer entrada anterior
RRSS_AS_POrt_850
Diario AS y el periodismo deportivo en las redes sociales

La importancia de las redes sociales en los medios de comunicación está en pleno crecimiento. Cada vez más usuarios llegan...

Cerrar