Y ahora, ¿cómo enseñamos eso del respeto a la creación?

mdchen mit leiter schreibt formeln an die tafel
Visto 5.177 veces

Llevamos ya varios años navegando por los entresijos de Internet, accediendo a multitud de contenidos que al principio alguien nos dijo que eran todos gratuitos y que pertenecían a los, por aquel entonces, internautas. Hoy, por fin, ya comprendemos que este mundo digital es igual que el analógico y los productos, los textos, las imágenes, tienen un creador consecuentemente un dueño. Lo comprendemos y aunque muchas veces no lo practiquemos, sí que tenemos claro de dónde salen las ideas y por tanto las creaciones que tanto nos deleitan, pero, ¿qué pasa con las generaciones que han nacido y crecido en este medio ambiente digital y a los que además hemos mostrado lo fácil que es tomar lo que se te antoje en la Red sin tener que dar explicaciones?

Ese es el quid de la cuestión que se plantea diariamente la industria de los medios, la música o el cine que, como generadora de contenidos, es la que más pierde y más perderá si no se pone freno a la falta de respeto que existe en la Red frente a los creadores. En concreto, la OCDE estima que esas pérdidas, a nivel mundial, rondan los 200.000 millones de euros anuales.

OIPI_02

El presidente del Senado, Pío García Escudero, durante la inauguración del seminario sobre propiedad intelectual, junto al presidente de OIPI, José Manuel Gómez Bravo y Juan José Morodo, subdirector de Cinco Días. Foto: El País.

Precisamente el Observatorio Internacional de Propiedad Intelectual (OIPI) junto a Cinco Días acaba de organizar una sesión bajo el título “Los valores en la educación y el respeto a la creación” y donde había un gran número de ponentes representantes de las industrias más afectadas por la distribución ilegal de contenidos en Internet. Asociaciones de creadores de contenidos de varios sectores, artistas, políticos, periodistas, profesores y directivos de editoriales educativas, entre otros, fueron los integrantes de las diferentes mesas redondas que se formaron.

El balance que se hace del encuentro es que la industria está afectada y por supuesto dolorida con el tráfico ilegal de contenidos, que todos buscan un apoyo mucho más firme y rotundo de las instituciones políticas y jurídicas y que a partir de esta base legal sólida es cuando se puede comenzar a  hacer campaña educativa que inculque desde la más tierna infancia los valores sobre el respeto que los creadores merecen. Al respecto, cabe destacar la intervención de Magdalena Vinent, directora general del Centro Español de Derechos Reprográficos CEDRO que, además de alertar sobre el alarmante problema sociológico que sufre especialmente España con la poca empatía que existe a la hora de descargar contenidos ilegales, apuntó que quizás no sea tan difícil combatirlo si pensamos en que otras campañas de concienciación como las de la Dirección General de Tráfico o las que tienen que ver con la protección del medio ambiente y el reciclaje han tenido buenas consecuencias y en menos tiempo del que se pensaba.

Como bien dijo Mariano Pérez, consejero y expresidente de Warner Music España y Portugal, educar en estos valores desde la infancia es importante, pero ¿existe un plan actual del Ministerio de Educación para hacerlo? De nuevo surge la demanda de una actuación inmediata que parece que nunca llega. Pérez, que señaló que desde 2005 la industria de la música ha dejado de ingresar un 20% de beneficios en propiedad intelectual, entiende que hemos perdido una generación entera a la que será imposible hacerle cambiar con respecto a valorar los derechos de autoría.

H

La enseñanza de ser respetuosos con los creadores de contenidos debe iniciarse también desde el entorno familiar.

Voces como la de Abel Martín, director general de Artistas Intérpretes Sociedad de Gestión (Aisge), o Antonio María Ávila, secretario de la Federación de Gremios de Editores de España reclamaron acciones conjuntas como un libro blanco sobre la propiedad intelectual o el necesario pacto de estado sobre Educación y Cultura donde se podrían englobar estos temas y comenzar así a integrar el reclamado respeto desde las aulas.

En la mesa que integraban los ponentes relacionados con el mundo educativo se lanzó alguna tenue acusación sobre la falta de percepción de los profesores a la hora de entender correctamente  el uso de las fotocopias o de hacer caso omiso del copia-pega. Una mala práctica, que según José Moyano, presidente de la Asociación Nacional de Editores de Libros y Material de Enseñanza (ANELE), deja ya una impronta en los alumnos.

Al menos Alejandro Díaz Garreta, director de estrategia, innovación educativa, estudios y publicaciones de Fundación Telefónica, sí comentó que la enseñanza de los valores del respeto a los creadores no es solo labor del profesor o de la escuela, sino que debe comenzar en el entorno familiar.

Diferente punto de vista y más acorde con la mentalidad digital es el que expuso Manuela Lara, directora de proyectos y desarrollo de Santillana Negocios Digitales,  que propuso repensar el uso y la enseñanza de Internet en la escuela formando primero a profesores y que estos formen después a los alumnos para que sepan cómo encontrar contenidos libres de derechos y distinguirlos de los que no lo son. Y es que no todo el contenido está vedado, ya que mucho del que se sube a la Red está pensado y creado para su uso libre y gratuito. A raíz de esto Manuela señaló el proyecto de SantillanaMovies at School” donde los propios creadores (directores de cine, escritores, dibujantes…) exponen en los colegios la razón por la cual la continuidad de su trabajo es importante para todos.

Movies_at_School_Santillana

Proyecto “Movies at School” donde Santillana muestra a los alumnos el esfuerzo que supone la creación de contenidos. En esta edición con la pelicula “200 cartas” de Bruno Irizarry.

En cuanto a los medios de comunicación, están también profundamente afectados por la piratería y sobre todo por la percepción del usuario de que es fácil y cómodo descargar contenido gratuitamente, como apuntó Alejandro Perales, presidente ejecutivo de la Asociación de Usuarios de la Comunicación. Afortunadamente es posible que las conciencias cambien En este sentido, Rafael de Miguel, director de informativos de la Cadena SER, recordó el caso de Napster, un ejemplo de cuando la sociedad norteamericana descargaba música gratuita sin preocupación y cómo actualmente y gracias al tesón de los artistas la mentalidad con respecto al trabajo de los creadores es bien diferente.

Gerardo Mariñas, presidente de la Asociación de Agencias de Medios, solicitó la ayuda del sector del marketing y de las grandes tecnológicas de Internet para poner veto en los accesos publicitarios que las empresas piratas utilizan para beneficiarse del trabajo de otros.

De nuevo las leyes tienen mucho que aportar al respecto. Al menos el 1 de julio entra en vigor en España la posibilidad de que los autores puedan utilizar la vía penal en caso de que quieran denunciar a las empresas o individuos que les perjudican.

El dibujante de El País Antonio Fraguas “Forges”, también invitado al acto, ponía un irónico pero claro ejemplo de lo que debería entender todo el mundo: “Yo estoy dispuesto a dejar usar mis viñetas gratuitamente a quien quiera, siempre y cuando yo llegue a la pescadería y de la misma manera me regalen los percebes”. Quizás podría ser un buen punto de partida para enseñar a todos, mayores y pequeños, el respeto que merecen los creadores.


Miguel Ángel Corcobado
Comunicación y marketing corporativo, PRISA

frau mit brille schaut ber monitor

2 Comentarios

  • avatar Sección Sindical CNT en Santillana 1 julio, 2015

    Parece que añaden a los objetivos de la escuela enseñar a la infancia a ser buenos consumidores. Futuros adultos complacientes con el modelo de negocio de los grandes productores. En fin que no tienen ningún pudor en mostrar el fin último del sistema educativo, la educación para el sistema.
    ¿No deberían los gestores de la cultura estudiar cómo adaptar su negocio al comportamiento del público?
    No, la propuesta es adiestrar a la infancia sobre cómo ser consumidores de cultura. Además de recordar la existencia de la vía penal, una colección de castigos para que nadie se salga del carril marcado.
    Dejen a la escuela ser un centro de transmisión de cultura, la propia de cada comunidad. Adecuada a los intereses propios de la edad de quienes están obligados a asistir. A cargo de los profesionales de la pedagogía.
    Ahora, si quieren organizar un campamento urbano de verano para aprender a ser correctos consumidores (según su modelo) no me opondré al experimento. Me gustaría ver el número de solicitudes que tendría para participar. Y los resultados sobre si eso interesa a estudiantes.

    • avatar Toyoutome 2 julio, 2015

      Aprecio tu opinión, pero no has contestado a la pregunta: ¿cómo enseñarías a respetar el trabajo de los creadores de contenido a alguien que piensa que todo ese trabajo es gratuito y no merece la pena pagarse? Es evidente que hay que cambiar los modelos, creo que a estas alturas todos los actores del sector lo tienen claro, pero también es importante saber que cuando alguien hace clic en una descarga ilegal no solo afecta a los grandes productores, sino que afecta sobre todo a la persona o personas que han invertido un esfuerzo intelectual en ello y que son los últimos de la cadena, aunque sean realmente los primeros en crearla.

Deja un comentario

MENU
Leer entrada anterior
Black Girl Shopping And Text Messaging On Phone
Moda en una app y apps de moda

¿Qué buscan los compradores de moda en una aplicación para móviles? La respuesta llega de inmediato. Lógicamente, buscan amplia variedad...

Cerrar