El año en el que el diseño adaptativo comenzará a mostrarse por todas partes


  Matt Waite

  Traducción de Carmen Romero del Castillo, Santillana

> Ir al artículo en inglés
> Volver al listado de artículos

¿Crees que es difícil adaptar el mismo contenido para el móvil, la tableta y el ordenador? Espera un poco, porque tendrás que comenzar a preguntarte cómo harás para que se vea en la smart TV. O en la puerta de la nevera. O en el espejo del baño

La idea del ‘Diseño Adaptativo’ fue tomando fuerza lo largo del pasado año. Ya a finales de 2011, el Boston Globeprobó a lanzar una edición de pago del Globe con un diseño adaptable. Por el precio de la edición online, podías leer el diario y, muy bien en el móvil, en la tablet y en el ordenador a la vez. Una URL y tres formatos diferentes que se adaptaban a la pantalla del dispositivo que estuvieras manejando.

En 2012, la BBC, Time y The Guardian, entre otras, fueron desplegando sitios web adaptables, mientras que a la vez añadían más apps y proyectos diseñados para encajar en todo tipo de navegador. Mashable mismo ha sacado su propia versión adaptable este mes y ya ha declarado 2013 como el año del Diseño Web Adaptativo. En mi opinión, creo que ha acertado, pero sólo a medias.

Para los más avanzados del 2013, este será el año del diseño adaptativo. Para los más rápidos pero no los más perspicaces, 2013 será el año del diseño adaptativo. Para los mediocres, de adaptación lenta, sumergidos en organizaciones donde se fabrican noticias basura, puede que sea el 2014, pero al menos comenzarán a hablar de diseño adaptativo en 2013. Desde luego tiene mucho sentido para los medios informativos online tener urls que funcionen no importa en qué pantalla de dispositivo se lean.

Pero desde luego para la gente que vive al tanto de la tecnología, creo que 2013 será el año en el que el diseño adaptativo comenzará a manifestarse por todas partes.

Poneos el cinturón de seguridad, periodistas del futuro.

¿Crees que es difícil adaptar el mismo contenido para el móvil, la tableta y el ordenador? Espera un poco porque tendrás que comenzar a preguntarte cómo harás para que se vea en la smart TV. O en la puerta de la nevera…. o en el espejo del baño.

O sobre los ojos del usuario.

Es lo que se avecina… si es que no está aquí ya. No hace falta tener mucha imaginación ni leer en profundidad la prensa tecnológica para saber que en 2013 cada vez más dispositivos se conectarán a la web y que cambiará la manera en que la gente utiliza internet.

En 2013 veremos las primeras versiones de las gafas de realidad aumentada de Google (Google’s Project Glass), un producto innovador que pondrá internet en los ojos del usuario por vez primera. La reacción a los primeros avances del invento está siendo una mezcla de burla y asombro, en gran parte en función de la inclinación de los usuarios hacia los avances tecnológicos. No sabemos mucho acerca de este invento, aparte de un atractivo vídeo, pero Google está trabajando en ello, por lo que seguro que Chrome para tus ojos estará al llegar. Y lo que pasará en muchos medios en 2013 es que se van a preguntar: “¿cómo se verá todo de apretado en los globos oculares?”.

Otros defienden que 2013 (como 2012 y 2011) será finalmente el año de la TV inteligente. ¿La razón? El rumor o las indirectas de que Apple ha entrado en el negocio de la televisión. La ligera insinuación con una filtración sobre el tema ha lanzado a los fans a retirar el préstamo del coche para poderse pagar una televisión. Y sería absurdo creer que la pantalla gigante de Apple TV (en oposición al mini-electrodoméstico del tamaño de un disco de hockey que venden ahora) no esté conectada al universo Apple, o lo que es lo mismo, decir que iCloud o Safari se utilizará en la TV.

Por su parte, Google sacó su smart TV en 2010 y los pocos que la tenemos queremos ver cómo evoluciona la plataforma en el futuro. Yo ya tenía la última actualización del Jelly Bean de Android en mi TV antes de que a la mayoría de la gente la tuviera en sus móviles, pero aún no puedo hacer mucho con ella. Mi principal queja con Google TV (y es una de las buenas razones por las que no me atrapa) es que o puedes usar internet o puedes ver TV. Pero no puedes ver TV mientras usas internet, o al revés. Hay una clara línea de separación entre las dos y no se puede cruzar. Puedo tuitear desde mi TV- creedme, es menos divertido de lo que imagináis- pero no puedo tuitear mientras veo esa tele o sigo los feeds o hashtags sobre el programa que estoy viendo. Así que en lugar de usar 40 pulgadas de alta definición que tengo, estoy usando mi iPad o mi iPhone como segunda pantalla (ya sé que son los típicos problemas del primer mundo). Quiero saber qué ocurrirá cuando mi primera pantalla y la segunda sean la misma. Podremos verlo ya en este 2013. Y, de nuevo, algunos de los diseñadores de noticias se preguntarán cómo lo que están escribiendo en ese momento va a aparecer en la pantalla de 64 pulgadas (o incluso más grande) colgada en el salón.

Ya en 2012, si ibas a comprar un frigorífico y tenías la friolera de 3.700 dólares para quemarlos en un aparato, podías llevarte uno con una pantalla táctil y varias apps instaladas en la puerta. Todavía estoy enfadado con mi mujer por no dejarme comprar uno. ¿Por qué no podría yo querer tuitear desde la nevera? Bien, a decir verdad, tuitear desde uno en el supermercado fue… casi ideal. Pero, espera, dispara tu imaginación un poco. Toma la pantalla de un ipad y colócala en la puerta de tu frigorífico. En lugar de esa infantil decoración con imanes, podrías tener una pantalla táctil dinámica y actualizada. Ahora abre el frigorífico para coger una soda y actualízate con las últimas noticias cuando estés delante. ¿Está tu contenido formateado para darte un atracón?

Leyendo noticias de tecnología de 2012, no ha sido raro imaginar que todos los tipos de superficies de tu casa pueden llegar a ser pantallas. Microsoft presentó la Surface (superficie en inglés), lo que me dolió porque describía Surface como y me pareció una idea fantástica. Imagina, en lugar de pasar recortes de periódico a tu cónyuge a través de la mesa durante el desayuno, pasarías ventanas del navegador. Pero con 82 pulgadas de pantalla táctil en el mercado, sólo es cuestión de tiempo que las paredes de nuestra casa se conviertan en gigantescas aplicaciones conectadas a internet. O, como en mi casa de los sueños del futuro, el espejo de mi baño será una pantalla que me informará sobre el tiempo, el tráfico de mi itinerario, mi agenda, mi buzón de email y las principales noticias mientras me lavo los dientes por la mañana. Tonterías, ¿dices? Ya salieron a la venta en abril por un precio de 7.800 dólares. ¿No está en tu presupuesto? The New York Times R&D Lab ya hablaba de  una Xbox 360 Kinect y una TV de plasma en 2011. Los espejos inteligentes no están tan lejos.

¿Puestas así las cosas, está tu contenido formateado para el tiempo de lectura durante el afeitado?

Y aún no he comenzado a hablar sobre si tu contenido está preparado para leerlo en el reloj de pulsera.

Ahora bien, ¿hay que suponer que alguno de estos gadgets se conviertan en los próximos teléfonos inteligentes? No. Unos más que otros, pero no todos. Pero, inexorablemente muchas de las cosas en nuestras vidas van a ir conectándose a intenet y serán capaces de mostrarnos noticias a todos cuando tengamos un momento. Y muchas de esas cosas van a ser cada vez más grandes y tendrán pantallas más grandes que las de nuestros diminutos smartphones. Así que si he de escribir sobre un gran tema y con formato largo sobre mi mesa de café y enviarla al espejo de mi baño para editarla mientras me lavo los dientes antes de irme a la cama y terminarla  en mi ipad antes de caer dormido, ¿por qué no voy a hacerlo?

¿Está tu contenido preparado para eso?

————————————————

· Matt Waite es profesor en prácticas en Periodismo y Medios de comunicación en la Universidad de Nebrasca, donde da clases de edición y desarrollo de productos digitales. Previamente fue el principal desarrollador de PolitiFact.

· Carmen Romero del Castillo es responsable de Comunicación Corporativa en Santillana.

MENU