El auge de los robots


  Miranda Mulligan

  Traducción de Íñigo Trojaola, PRISA TV.

  > Ir al artículo en inglés
  > Volver al listado de artículos

 

“Cualquiera que sea la forma que adopten, es súper fascinante pensar que no andamos lejos de estar rodeados de ejércitos de robots que de forma colectiva harán más fácil la labor del periodista.”

- – - · – - -

Uno de los grandes tópicos de nuestro tiempo es que vivimos en la era de la aceleración tecnológica; los nuevos paradigmas se suceden, y los intervalos entre ellos son cada vez más cortos. Esta aceleración refleja no sólo la inundación de  nuevos productos, sino además nuestra creciente voluntad para adaptarnos a esos extraños nuevos dispositivos, y darles un uso… Hicieron falta diez años para que la televisión en color pasara de ser usada por unos pocos a su utilización generalizada; dos generaciones después, hizo falta el mismo tiempo para que la TV en HD se convirtiera en un éxito masivo.

De hecho, si miras el S. XX en su totalidad, en general los desarrollos más relevantes en el terreno de los medios de comunicación de masas, de uno a muchos, se dan en el mismo ratio de innovación social con una extraña regularidad. Llámalo la regla de 10 por 10: una década para construir la nueva plataforma y una década para que ésta encuentre un público masivo.

Steven Johnson, Where Good Ideas Come from:

The Natural History of Innovation, 2010

- – - · – - -

 

Mientras observo la bola de cristal para el año que viene, sospecho que el 2013 será el año del auge de los robots.

A un compañero, Larry Birnbaum, le gusta hablar de cómo la inteligencia artificial ha experimentado avances significativos en los últimos dos años y cómo sus herramientas están alcanzando su fase de madurez. En 2011, un ordenador ganó ‘Jeopardy’ (popular concurso de preguntas y respuestas de la TV norteamericana) y Google nos mostró el coche sin conductor, y en este año empezamos a ver una utilización significativa del asistente personal virtual de Apple. El fundador de Siri, Dag Kittlaus, hizo la ronda este año hablando de cómo la tecnología es suficientemente buena cuando su precisión está entorno al 90-95%, el punto de inflexión entre ser cool o ser experimental para ser útil. Kittlaus tiene grandes expectativas para el año que viene en el avance de la inteligencia artificial.

Si mis deseos se cumplen, 2013 producirá la aplicación de listado de tareas/productividad más avanzada, que no sólo me ayudará a mantener un seguimiento de tareas sino que también me ayudará a realizar alguna de ellas. Sería el robot de seguimiento de tareas más inteligente que haya existido porque sabría qué tareas podría realizar (y cuáles no), y me haría el trabajo.

Si el periodismo ve cumplido su sueño, 2013 traerá montones de robots al futuro de la elaboración de noticias- y pienso que quizás no sea tan descabellada la idea.

Quizás desarrollemos y comencemos a ver la adopción significativa de sistemas informáticos  que realicen por nosotros las labores informativas y de redacción más rutinarias, como la idea de Ben Walsh de ‘Periodismo Asistido por Humanos’. No parece estar demasiado lejos el sueño del panel de información más avanzado para periodistas, que incluya reacción de notas de edición, gestión de datos, análisis y notificaciones.

Quizás desarrollemos más robots, mejores y más potentes que escriban algunas de nuestras historias por nosotros. De hecho, amigos del Knight Lab –Narrative Science (Ciencia Narrativa) han conseguido importantes avances en generación automática de historias desde 2010. Cada año parece haber más y más startups y proyectos en el mercado de la generación automática de historias a partir de conjuntos de datos.

Quizás desarrollemos sistemas que aprendan el comportamiento de nuestro usuario en los medios de comunicación sociales, dotándonos de un conocimiento más relevante del deseo de información de nuestro público.

Quizá aprendamos más sobre cómo nos perciben nuestros lectores a partir de las palabras concretas que escribimos. Quizás consigamos sistemas automatizados de aprendizaje y publicación.

Quizás, quizás.

Cualquiera que sea la forma que adopten, es súper fascinante pensar que no andamos lejos de estar rodeados de ejércitos de robots que de forma colectiva harán más fácil la labor del periodista.

Así como automatizar el periodismo para ahorrar dinero no me inspira para nada – y no soy de las que se emociona con la última novedad tecnológica (automatizar por automatizar) – Sí que creo que 2013 está preparado para herramientas que faciliten la exposición y extracción de la información, eliminando obstáculos para que el trabajo periodístico valioso funcione. Los ordenadores nunca sustituirán a los periodistas pero desde luego pueden hacernos más fácil el trabajo.

————————————————

· Miranda Mulligan es directora ejecutiva del Knight Lab en la Universidad de Northwestern.

· Íñigo Trojaola es editor jefe de documentales y programas de no ficción en PRISA TV.

 

 

 

MENU