El mercado obliga a regresar al periodismo de calidad


  David Skok

  Traducción de Óscar Marín Curbelo, Santillana

  > Ir al artículo en inglés
  > Volver al listado de artículos

 

“2013 nos ofrecerá una panorámica única: los actores tradicionales, luchando por contener a los nuevos, tendrán que invertir en el desarrollo de periodismo original, mientras que los nuevos, luchando por incrementar su participación en el mercado, igualmente tendrán que invertir en periodismo original.”

Cuando en 2014 el jurado valore los méritos periodísticos para el Pulitzer, se encontrará  inundado de trabajos, algo que no ocurría desde hace décadas.

El pasado año tuve el privilegio de estudiar con el profesor Clay Christensen, de Harvard Business School, cuyas teorías de innovación disruptiva intentamos aplicar juntos a los medios de comunicación. Las conclusiones de nuestro análisis las resumimos en este artículo de Nieman Reports: “últimas noticias” .

Soy optimista con el periodismo de calidad porque, a medida que amaine el temporal, veremos a los medios tradicionales recuperar su posicionamiento en el mercado, invirtiendo en el tipo de periodismo por el que el público está dispuesto a pagar. También veremos a las organizaciones más disruptivas ocupando los huecos que dejen aquellas viejas redacciones que hayan recortando su inversión en el periodismo de investigación.

 

Comencemos con los medios informativos tradicionales:

Lo que comenzó como un riachuelo allá por marzo de 2011, con el New York Times marcando un modelo de pago, se ha convertido en un auténtico torrente en 2012. Más de 300 periódicos en Estados Unidos cobran por contenido online. La cifra se ha doblado en apenas un año.

Lo que tienen claro todos estos medios es que no se puede cobrar por contenido que esté disponible y accesible de manera gratuita por todas partes. Para que el modelo de pago por suscripción funcione, las organizaciones tradicionales deben asegurarse de satisfacer las necesidades de información de su audiencia. A un primer nivel esto se traduce en ofrecer lo que Jim Moroney, de The Dallas Morning News, denomina PICA, Perspectiva, Interpretación, Contexto y Análisis.

En 2013, cuando tengamos los resultados iniciales de las suscripciones de pago, todos los medios informativos se darán cuenta que no tienen otra opción que la de hacer periodismo de calidad que supere la mediocridad. Van a tener que satisfacer aún mejor la demanda de la audiencia invirtiendo en calidad, en periodismo de investigación.

 

Ahora vamos con las organizaciones disruptivas:

Llevan años en la cresta de la ola. Es fácil  y barato agregar, buscar y compartir noticias originales cuando son otros los que se esfuerzan en desarrollarlas invirtiendo en los recursos necesarios para generar este tipo de contenido. Pero los días del uso del link bait (cebo de enlaces) están llegando a su fin.

Incluso las organizaciones disruptivas están sufriendo cambios bruscos. Una simple búsqueda en Google sobre cualquier noticia mostrará que prácticamente todos los medios de comunicación están ya jugando a lo mismo: el archivo y la conservación digital. El desafío para todos estos agregadores está en los drásticos recortes que están sufriendo la mayoría de los medios tradicionales, que hacen que ya no sean siempre fiables como fuentes. Si estos nuevos actores quieren mantenerse, tendrán que invertir en información original propia.

Lo hemos visto antes en The Huffington Post, BuzzFeed y Gawker, que han lanzado impresionantes portales verticales con contenido original y no porque quisiesen (aunque no me cabe duda que su intención era noble), sino porque han tenido que rellenar el hueco que han dejado los proveedores de contenido original. La teoría sobre el cambio disruptivo señala que tendrán que subir de categoría. No tienen alternativa: a medida que crecen, necesitan aumentar el tamaño de su audiencia.

2013 nos ofrecerá una panorámica única: los actores tradicionales, luchando por contener a los nuevos, tendrán que invertir en el desarrollo de periodismo original, mientras que los nuevos, luchando por incrementar su participación en el mercado, igualmente tendrán que invertir en periodismo original. Esto es una muy buena noticia para todos nosotros.

Hacer predicciones es un juego peligroso, sobre todo en un mundo donde el contenido estará ahí para todos y por mucho tiempo. Mi predicción está basada en una teoría, una interpretación fundamental de qué origina qué y por qué.  No podemos estar más cerca de la predicción del futuro del periodismo que se desprende de las teorías de Christensen. Por ejemplo, los que están familiarizados con la industria del automóvil saben que ocurrió exactamente lo que él predijo: nuevos fabricantes de gama baja, como Toyota, y más tarde Hyundai y Kia, modificaron el mercado de manera disruptiva. Mi esperanza es que estas teorías se apliquen igualmente al periodismo. Si se consigue, el año 2013 será un gran año para todos.

.

 

————————————————

· David Skok es director digital del portal canadiense de noticias Globalnews.ca. En 2012 fue becado por la Martin Wise Goodman Canadian Nieman.

· Óscar Marín Curbelo es gerente de Operaciones de Negocios Digitales en Grupo Santillana.

 

 

 

MENU