Hagan números


  Dan Gillmor

  Traducción de María Ignacia Bensadón, PRISA Corporativo

 > Ir al artículo en inglés
 > Volver al listado de artículos

 

“Cuando suficientes consumidores de noticias estén desesperadamente confundidos — o cansados de la mala calidad de la información — irán en busca de la calidad.”

2013 se caracterizará por una búsqueda de periodismo basado en los datos.

Uno de los puntos más importantes en la reunión de diciembre de NewsFoo, que congrega a periodistas y tecnócratas, fue una llamada a la calidad realizada por un destacado asistente que no era periodista. Cuando se le preguntó su opinión al respecto a Harper Reed, director de tecnología de la campaña de Obama, contestó: “Hagan números, joder!”

En 2013, los periodistas comenzarán a hacer números seriamente. Esto se debe en parte a los hechos vergonzosos de la pasada campaña electoral de 2012, cuando muchos de los mejores analistas de los medios de comunicación – no solo los políticos – hablaron desde sus entrañas en lugar de respaldarse en números, lo que les hizo quedar como idiotas en la jornada electoral. Sin embargo, los sólidos análisis estadísticos de Nate Silver demostraron mucho más el valor de los números. Ahí estaba el periodismo de datos.

Preocuparse por los datos significa varias cosas. Al hacer números, los periodistas enseñarán a sus audiencias lo que las cifras reflejan sobre un tema determinado y explicarán matices, como el riesgo relativo. Por ejemplo, al informar sobre un hallazgo médico que supuestamente muestra una correlación entre un nuevo fármaco y mayores incidencias en un caso raro de cáncer, notarán que las probabilidades de que una persona sufra esa enfermedad eran muy bajas en primer lugar e indagarán con mayor profundidad para averiguar si la compañía farmacéutica que se beneficia de estos descubrimientos médicos no es también la que pagó por el estudio en cuestión.

Los informativos de las televisiones locales dejarán de llenar sus programas con crímenes violentos y explicarán a su público que, en realidad, la tasa de criminalidad ha caído radicalmente en la mayoría de los sitios durante varias décadas. Y los artículos sobre el cambio climático (si éste regresa a la agenda pública) enseñarán el abrumador consenso científico que hay con respecto a los siguientes hechos: (a) el planeta se está calentando, (b) esto podría tener consecuencias catastróficas y (c) los seres humanos están causando gran cantidad de cambios. Esto nos llevará a otro cambio bienvenido: los informes sobre el cambio climático no los presentarán tan a menudo los escépticos.

De hecho, los periodistas en todas las esferas – en especial, la política – dejarán de citar “ambas caras” de la moneda de conflictos en los que una de las partes esté mintiendo, o al menos se sentirán obligados a informar al público de que una de las partes está mintiendo. Sus fuentes se enfadarán en muchos casos, pero habrá también un beneficio agregado: una vez que se deje claro que el plan de los medios de información es tener una gran responsabilidad, los periodistas podrán abandonar su comodidad con los poderes establecidos en política, economía y otros campos.

El auge del periodismo de datos será un soplo de aire fresco, especialmente en política, y será bueno también para las líneas de fondo de los medios de comunicación. A medida que aumenta el volumen de datos, el valor de cualquier información se vuelve cada vez más cuestionable, y los periodistas que hagan números tendrán más credibilidad. Cuando suficientes consumidores de noticias estén irremediablemente confundidos –o hartos de la información de poca calidad- irán en busca de un periodismo de calidad.

Como siempre, esto refleja mi esperanza más que mi expectativa. Pueden llamarme optimista.

 

————————————————

· Dan Gillmor es director fundador del Knight Center for Digital Media Entrepreneurship de la Facultad de Periodismo y Comunicación de Masas Walter Cronkite de la Universidad Estatal de Arizona. Su libro más reciente es Mediactive.

· María Ignacia Bensadón es asistente del Presidente de Honor de Grupo PRISA.

 

 

 

MENU