Más código, más amor y más sabor


  Erin Kissane

  Traducción de María Antequera, PRISA Corporativo.

> Ir al artículo en inglés
> Volver al listado de artículos

 

La acción de ‘compartir’ no consiste sólo en incluir una hilera de botones. Se trata de dar a los lectores más activos las herramientas necesarias para utilizar la información de la forma que tenga más sentido para ellos

El año pasado, en una conferencia, dije que las predicciones eran un juego estúpido y sigo pensando que es así. Así que trataré de limitar el daño personal que pueda hacerme y hablaré de dos temas que comenzaron a desarrollarse el año pasado y que parece que continuarán en éste. Espero, desde mi optimismo, que sobre todo uno de ellos se convierta en realidad.

1. Periodismo de datos y código en las redacciones: más y más inteligente

2012 nos trajo docenas de hack days (eventos masivos de programadores que desarrollan software de manera colaborativa) patrocinados por organizaciones de noticias, así como el lanzamiento de The Data Journalism Handbook, además del regreso, por segundo año consecutivo, de Knight-Mozilla OpenNews Fellows. Todo ello hará que en 2013 en las redacciones los periodistas vayan adquiriendo las habilidades de hackers(desarrolladores de código abierto). Incluso, más importante, en 2012 hemos visto como nacían por todo el mundo equipos creando “aplicaciones informativas”: su periodismo de investigación y su cobertura de emergencias y desastres, la publicación de datos civiles, los Juegos Olímpicos de 2012 o las elecciones americanas, han obtenido una merecida atención. A medida que las herramientas de desarrollo y publicación de noticias vayan haciéndose más fuertes y la comunidad vaya teniendo más oportunidades para mostrar su trabajo y aprender unos de otros, podremos ver muchos más proyectos, con enfoques más eficientes y menos solapamientos entre las redacciones. Los diseñadores y desarrolladores buscarán la diferenciación de sus equipos con herramientas y reportajes que ofrezcan nuevas perspectivas y contextos mucho más ricos.

Me parece emocionante la aparición del periodismo de datos y el desarrollo informático en torno al periodismo no sólo porque vaya a ser un alivio para la empleabilidad en el sector, sino porque favorece también la lectura activa, en el sentido en el que Bret Victor lo explica en worrydream. Cuando los periodistas redactan narrativas con componentes interactivos que son útiles e incluyen conjuntos de datos concretos y analizables, los lectores tienen la oportunidad de manejar, clasificar y manipular la información, en vez de leer únicamente una interpretación de la misma. El punto de vista del periodista está presente en el periodismo de datos y de las apps de noticias tanto como lo estaba en los reportajes “tradicionales”, pero entran en juego la multiplicidad y la polifonía al ofrecer pleno acceso a los datos y dejar que los lectores jueguen con las matemáticas y realicen sus propios escenarios. En proyectos como las investigaciones del lector de ProPublica, los “consumidores” de noticias pueden acercarse aún más al proceso de análisis e interpretación de datos.

Desde esta perspectiva, este trabajo permite a los periodistas contar historias que no encajarían en el marco narrativo tradicional y a contarlas más eficazmente. Las herramientas para el periodismo son cada vez mayores y más profundas.

2. Más amor para los lectores

Después de años de empeorar y empeorar, este año la experiencia en la lectura de noticias ha hecho enormes progresos, y espero que mejore aún más en el año próximo. El uso de las tabletas y smartphones y el diseño elegante de las herramientas de read-later ha animado a más organizaciones de noticias a decidirse por opciones visuales que ayudan a los lectores de móvil y de PC por igual: diseño adaptativo, tipografías más grandes, interlineados más generosos y, sobre todo, menor desorden. Pero no se puede llamar a esto un movimiento de diseño hacia la app, ni asumir que se fidelice al lector por un diseño o tipografía mejor, porque no sería cierto. En la web, una buena experiencia de lectura favorece a los lectores activos y ocurre lo mismo en las aplicaciones.

La lectura en profundidad necesita una lectura más silenciosa pero, entonces, se renuncia a la demanda creciente de leer juntos. La acción de “compartir” no consiste sólo en incluir una hilera de botones. Se trata de dar a los lectores más activos las herramientas necesarias para utilizar la información de la forma que tenga más sentido para ellos – a través de Twitter o Facebook, en enlaces enviados por correo electrónico o trozos de texto copiado, o herramientas de almacenamiento de información como Evernote, Findings, o Kippt. Estos comportamientos requieren ciertas concesiones en la web o en una aplicación: texto vivo que se pueda copiar y pegar, enlaces visibles y directos a los contenidos, y un  manejo bien pensado del paywall (muro de pago). Por el contrario, las  aplicaciones basadas en imágenes, de descarga lenta y que ejercen un control estricto a la hora de compartir, son la antítesis de una buena experiencia de lectura. En 2013, vamos a ver más y más redacciones inteligentes que pondrán en primer plano el respeto a sus lectores y lo demostrarán ofreciéndoles interfaces amables y esquemas de acceso de pago que no interrumpan su navegación (lamentablemente, también vamos a ver algunas organizaciones que irán por el otro camino y seguirán entregando lectores a competidores que ofrezcan una experiencia mejor).

3. Destilación

Más allá de estas áreas bien delimitadas, hay una pregunta más amplia sobre el periodismo para el que espero que 2013 traiga respuestas interesantes. En la cocina, el fuego fuerte produce alimentos blandos o sin textura; pero el fuego lento y el cariño consiguen concentrar el sabor. Debido a la caída de los ingresos por publicidad y al cambio de los hábitos de los lectores, las empresas del sector se han visto obligadas a adaptarse y, a menudo, a reducir su tamaño. Lo que espero es que los medios se las arreglen ahora para destilar y proteger sus principios y que resurjan de esta transformación que se está llevando a cabo, distintos pero mucho más potentes.

¡Ah! y GIFs

No, es en serio. Más GIFs. Podéis estar seguros.

 

————————————————

· Erin Kissane es editora de Contents Magazine y Knight-Mozilla OpenNews’ Source. Anteriormente editó A List Apart y trabaja como estratega de contenidos.

· María Antequera es adjunta a la Dirección de Transformación de PRISA.

 

 

 

MENU