Perturbadores perturbados


  Matt Haughey

  Traducción de Waleska Sucre, Santillana

  > Ir al artículo en inglés
  > Volver al listado de artículos

 

Oye, Internet, ahora nos hacemos Craigslist a nosotros mismos

Sé que la gente ha estado diciendo durante años que nos encontramos en un período “transitorio” extraño, pero a mi parecer cada vez se siente más y más real.

La Web ha sido la corriente dominante durante unos quince años ya, y durante los primeros cinco, vimos a industrias tradicionales como la televisión, los periódicos y la música sucumbir ante la irrupción de Internet. Más tarde, vimos como la Web 2.0 se convirtió en la palabra de moda, y cómo surgieron varios servicios para reforzar esa disrupción entre las industrias de Internet existentes.

Ahora tengo la sensación de que los disruptores o perturbadores están comenzando a perturbarse a sí mismos. Muchas de las compañías consideradas Web 2.0 durante la primera década del siglo XXI, o ya no están con nosotros (Friendster, Bloglines, etc), o hace tiempo fueron vendidas y absorbidas por compañías más grandes. El aumento de los blogs registrado en aquel momento parece seguir una trayectoria opuesta a inicios de la presente década. Las redes sociales no solo están sustituyendo al blogging, sino también a los buscadores, los eventos y los nuevos servicios de localización.

Ni siquiera los gigantes del espacio social están dando indicios de tener grandes resultados, más allá del número de usuarios registrados (Facebook está luchando por sus ingresos y por el precio de sus acciones, Twitter está apostando por todo tipo de publicidad).

Todos corren rápidamente hacia los sistemas operativos iOS y Android como si fueran la ola del futuro, y es cierto que las telefonías móviles seguirán creciendo. Pero, al mismo tiempo, no hemos conocido muchos modelos de éxito más allá de algunos ejemplos como Angry Birds. Estoy viendo a la gente derrochando mucho dinero en aplicaciones para celulares (aparentemente comienzan en 50.000 dólares y suben con rapidez), mientras que proyectos ostentosos como The Daily cierran  sus puertas.

Miro en mi bola de cristal y no veo demasiados ganadores o tendencias fuertes por las cuales apostar. Lo que sí veo son muchas compañías en declive, como también la primera y segunda oleada de “disruptores” de Internet desvaneciéndose con el ritmo del cambio, y una empresa recién fundada tras otra, superando a un competidor y existiendo por un breve período de tiempo, acaparando la atención antes de que comience su descenso y se convierta en un montón de desechos.

 

————————————————

· Matt Haughey creó Metafilter, uno de los primeros weblogs, y otras muchas webs. 

· Waleska Sucre es editora ejecutiva de inglés en Santillana Venezuela.

 

 

 

MENU