Redacciones como salas de operaciones de guerra


  Heidi Moore

  Traducción de Javier Martínez López, PRISA TV.

  > Ir al artículo en inglés
  > Volver al listado de artículos

 

“En lugar de ‘noticias’, el periodismo tratará sobre ‘énfasis’, y cada organización periodística se definirá a si misma por como defina ese ‘énfasis’”

Las redacciones han cubierto un largo camino desde los tiempos en que eran simples mesas de madera con máquinas de escribir, alcohol en los cajones, y reporteros y editores decidiendo deprisa y corriendo que es lo que el público debía leer. En 2013, está cada vez más claro que la redacción no va a ser el escenario para las noticias del día, como ha sido durante un siglo, donde los hechos del día se persiguen y se encajan en párrafos bien definidos, acompañados de grafismos o sonidos ocasionales.

La referencia para el nuevo periodismo, tal y como evoluciona en 2013, no será el viejo periodismo, todavía basado en modelos de ingreso y el diseño de un periódico. Los dispositivos móviles, cada vez más extendidos, están acabando con eso.

Las redacciones se centrarán menos en las noticias diarias, la mayoría de las cuales ya nos las han quitado de las manos por el ciclo informativo diario, minuto a minuto, sino que pasarán a ser unas salas de operaciones de guerra, o laboratorios científicos, donde equipos de investigación pensarán como contextualizar, presentar, ilustrar, y propagar la información relevante, con independencia de que ocurra ese día o no.

El modelo será más parecido a la ciencia o la educación: Los periodistas serán remunerados no por sus exclusivas, sino por contextualizar la información, organizándola de manera que sea útil al lector, y accesible en distintos soportes. Una portada informativa parecerá, o deberá parecer, más como una tabla periódica de elementos, con casillas de información útil agrupada por clases, no por fecha de publicación. Este modelo sustituirá finalmente el formato  de noticia a noticia, vertical, difícil de manejar, de muchos de los sites actuales, que se mueven en su mayoría con criterios de “cuál es la noticia de ahora”. En lugar de ‘noticias’, el periodismo tratará sobre ‘énfasis’, y cada organización periodística se definirá a si misma por como defina ese ‘énfasis’. Los anunciantes, a su vez, tendrán una idea más clara del alcance de la audiencia.

Una pequeña minoría de esos equipos de redacción serán “periodistas” tal y como se ha definido hasta ahora, con una experiencia en recopilar información y reportajes. En cambio, los puestos relevantes los desempeñaran, como ya ocurre, los departamentos interactivos, expertos en social media, programación, audio-video y otras habilidades técnicas. Un periodista será, usando un eufemismo, “un trabajador de la información” o “un trabajador de las ideas”, de modo que habrá que formar a todo el mundo en la redacción, desde programadores a ingenieros, de editores a diseñadores, en el manejo responsable de los contenidos. Ya se han realizado progresos significativos hacia la redacción “multimedia”, pero en muchos sitios los roles siguen todavía separados: Los periodistas descubren la información y luego la gente de interactivos, video o audio diseñan la plantilla que se ajuste a la información. No ha llegado más allá de lo que podía.

————————————————

· Heidi Moore es editora de economía y finanzas de la edición estadounidense de The Guardian. Ha sido responsable de la oficina de Nueva York y corresponsal en Wall Street de la radio pública Marketplace.

· Javier Martínez López es director de Servicios de Contenidos en PRISA TV.

 

 

 

MENU