Ya no tan de última hora


  Michael Maness

  Traducción de Mariví Coello, Santillana Venezuela

 > Ir al artículo en inglés
 > Volver al listado de artículos

 

“Hacen falta redacciones capaces de filtrar, verificar, revisar y ampliar los datos disponibles en las redes sociales para sus audiencias; además de periodistas que informen de manera emprendedora y contextualizada”

En la era de las redes sociales, es necesario revisar la visión que tienen los grandes grupos mediáticos tradicionales respecto a las noticias de última hora. Durante la cobertura del huracán Sandy quedó en evidencia el derroche de recursos que frecuentemente hacen las organizaciones periodísticas en eventos noticiosos, así como la vital importancia que puede tener una cobertura basada en la verificación de la información.

Había reporteros en diferentes costas anunciando la llegada de un huracán, mientras que en YouTube se cargaban decenas de miles de videos y Twitter era una locura de microactualizaciones de la situación. Obviamente, no todo ese contenido era confiable, pero esos reportes crearon un vibrante ambiente de noticias, en tiempo real, que llegó a la gente de un modo que no habría podido hacer ni siquiera un conjunto de grandes organizaciones.

Hacen falta redacciones capaces de filtrar, verificar, revisar y ampliar los datos disponibles en las redes sociales para sus audiencias; además de periodistas que informen de manera emprendedora y contextualizada. En este sentido, Andy Carvin hizo un excelente trabajo durante su cobertura sobre el Medio Oriente para NPR y creo que deberíamos ver, y veremos, más de eso en 2013.

Otras predicciones:

  • Habrá un cambio desde una cobertura única, centrada en el artículo, hasta una narrativa continua: un equipo compuesto por un coordinador de contenidos, un diseñador, un techie y un promotor de negocios. Todos ellos dirigidos por un gerente de proyecto. El objetivo es crear una comunidad específica en torno a la narrativa, conducir a una cobertura puntual y profunda en lugar de una abierta y superficial.
  • La gestión de datos seguirá cobrando ímpetu como actividad importante en las redacciones.
  • Incrementará el número de noticias variadas distribuidas en distintas plataformas, en contraposición a informaciones centralizadas en sites exclusivos.
  • El modelo meramente publicista, que busca una relación financiera con la audiencia, se convertirá en otro centrado en el desarrollo de una comunidad entusiasta y que será capaz de generar ganancias a partir de eventos, afiliaciones y suscripciones.
  • Surgirán compañías digitales productoras de noticias frente a grupos editoriales que deberán adaptarse a las plataformas digitales.

.

 

————————————————

· Michael Maness lidera el programa de Periodismo e Innovación Editorial en la Fundación Knight. Anteriormente, fue vicepresidente de innovación y diseño en Gannett.

· Mariví Coello es correctora de estilo en Santillana Venezuela.

 

 

 

MENU