“Si formamos en igualdad y sostenibilidad, estamos formando en maneras diferentes de hacer las cosas para construir un mundo mejor”

MariolaGarciaBejob_850

BeJob, empresa de formación online de Santillana, especializada en formación para la empleabilidad en perfiles tecnológicos, ofrecerá a niñas entre los 10 y los 13 años talleres de tecnología, economía, cuidado del medioambiente y reciclaje, robótica y programación, entre otros. Estos cursos nacen de la iniciativa del Club Inspiring Girls, creado por la fundación que lleva su nombre con el objetivo de aumentar, inspirar y fortalecer la ambición profesional de las niñas en edad escolar, así como sus expectativas laborales sin límites. Un proyecto que se alinea perfectamente con los Objetivos de Desarrollo Sostenible que promueve el Pacto Mundial.

Hemos conversado con Mariola García Arellano, directora de BeJob sobre este interesante proyecto:

P.- Presentáis el Club Inspiring Girls junto a la fundación Inspiring Girls, cuyo objetivo es aumentar la autoestima y la ambición profesional de las niñas en edad escolar para mostrarles que tienen a su alcance toda la variedad de profesiones que existen, algunas que por tradición consideraban alejadas de su interés. A pesar de que muchas cosas están cambiando ¿Se percibe aún la urgencia de crear interés sobre materias de STEM entre las chicas jóvenes? ¿Cuáles son los motivos que identificáis para que no haya una mayoría de alumnas que se decida por estudios en ciencias y cómo pensáis solventarlos?

R.- Es cierto, parece mentira que a estas alturas estemos hablando de urgencia en crear interés en las alumnas sobre las materias de STEM y en las profesiones tecnológicas… pero los datos son contundentes al respecto.

En Europa, solo uno de cada tres graduadas en ingeniería y uno de cada cinco graduadas en informática es mujer. En España, según datos del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, de cada cuatro estudiantes de ingeniería solo una es mujer, aunque más de la mitad de los estudiantes universitarios son mujeres. Según datos de la Comisión Europea, la paridad de hombres y mujeres en la industria digital permitiría elevar el PIB de la Unión Europea en unos 9.000 millones de euros anuales.

Múltiples estudios socioeconómicos confirman que cuanto más alto aparece el país en los baremos de igualdad entre sexos, el número de alumnas que eligen una carrera STEM es menor y la diferencia respecto a géneros aumenta. Es lo que se llama la “paradoja educacional de la igualdad de género”: a más igualdad más distancia en STEM entre hombres y mujeres. España aparece con cifras parecidas a otros países europeos, similares a las de Alemania, pero también a las de Túnez, Rumania o Líbano. Hay un 25 % de mujeres entre los graduados finales en STEM.

Y por otro lado, el futuro laboral demandará claramente perfiles tecnológicos y en áreas realmente concretas como: ciberseguridad, inteligencia artificial, robótica, Big Data, impresión y producción digital 3D… en fin… urge que se equilibre la balanza. Vamos a necesitar profesionales de todas estas áreas y en este asunto no cabe, por pura matemática, la brecha de género.

Uno de los principales motivos demostrados relativos a la brecha de género, en el sector tecnológico, es la falta de referentes motivadores en los cuales inspirarse. No porque no los haya, sino porque se conocen mucho menos. Un reciente estudio realizado por Microsoft en Europa establece una clara conexión entre la visibilidad de modelos de referencia femeninos (role models) en el mundo de la ciencia y la tecnología y el interés de las niñas por las materias STEM.

Las niñas que tienen modelos femeninos cuya labor se desarrolla en el campo científico-tecnológico –ya sea en el ámbito familiar, en el educativo o a través de los medios de comunicación, la literatura o el cine– muestran un índice de interés en materias STEM que casi duplica el de las que no conocen ejemplos de mujeres que trabajen en este sector: un 41 % frente a un 26 %.

¿Alguien sabe quién es Ada Augusta Byron –luego Lovelace– (1815-1852)?; pues fue la primera programadora en la historia de la informática. Es solo un ejemplo.

Otro motivo está en que por razones culturales, basadas en falsas creencias que con el tiempo se han dado como verdades absolutas, se considera que los niños son buenos para las matemáticas y las niñas para la historia. Está más que demostrado que esta afirmación es falsa.

P.- Con el Club Inspiring Girls se pretende crear un lugar de encuentro para niñas curiosas y con inquietudes por la innovación. ¿Qué otros ingredientes se precisan para que se cumplan los objetivos del club?

R.- Fruto de su actividad en los centros educativos la Fundación Inspiring Girls ha detectado una necesidad tanto en los padres como en niñas: ¿Cómo me puedo “hacer” de Inspiring Girls?

Por tanto, hicieron que el Club ofreciera a las niñas de entre 10 y 15 años un espacio donde relacionarse, recibir mensajes inspiradores y también desarrollar actividades que normalmente no suelen están a su alcance. Y encargaron a BeJob la creación de un proyecto innovador, creativo y motivador. Con talleres en los que las niñas pudieran acometer retos en distintas áreas como economía, medioambiente, tecnología, temas sociales… y solucionarlos empleando la tecnología, pero sin darse ni cuenta, “aprenderán haciendo”, usando herramientas tecnológicas para resolver estos retos.

Además, con la oportunidad de que las niñas conozcan referentes, con historias reales, para que se lleven a su casa la idea de que cada uno puede ser lo que quiera. ¿Qué más da si es hombre o mujer?

P.- El Club Inspiring Girls abrirá sus puertas el próximo viernes 11 de octubre en Madrid con un cupo limitado, 200 plazas para Madrid, Aragón y Málaga. ¿Está previsto ampliar el cupo? ¿Podía saltar posteriormente a América Latina?

R.- El 11 de octubre arranca la prueba piloto con esas 200 niñas que comentas y en esas ciudades. El próximo paso es abrirlo, en 2020, a otras 2 000 niñas en España, y efectivamente llevarlo a América Latina como tercer paso.

P.- Bejob aportará su experiencia formativa a través de talleres. ¿Cómo van a ser estos talleres?

R.- En los talleres cada grupo deberá resolver un reto a lo largo de nueve sesiones (9 viernes, 2 horas y media), que se realizarán a lo largo del curso escolar. Hemos creado un panel de expertos formado por perfiles que vienen de los cuatro ámbitos de actuación de los que deben salir los retos: medioambiental, económico, social y tecnológico. Estos expertos han propuesto 10 interesantes retos. De la mano de formadoras especializadas, las niñas tendrán que dar una solución al reto que se les proponga. Trabajarán diferentes materias, aprenderán estrategias de marketing digital, cómo realizar una web, diseñar una app e incluso cómo encontrar financiación para su proyecto a través de una comunicación adecuada.

P.- El proyecto viene acompañado de la producción de una docuserie donde se mostrarán las experiencias de las sesiones presenciales y lo trabajado durante los nueve meses que dura el curso. ¿Cuál es la finalidad de esta docuserie?

R: Efectivamente, toda esta experiencia quedará recogida en una docuserie de nueve capítulos. Bueno, estamos convencidos de que el fenómeno “serie, vídeo, televisión, canal…” es el medio en el que se crean las tendencias. Por lo tanto, se nos ocurrió que si creamos una serie relacionada con retos sociales solucionados por niñas aplicando la tecnología, sin saber que eso era tecnología, podíamos atraer el interés de las niñas por carreras profesionales nuevas y con claro futuro.

Resultado de imagen de club inspiring girls

P.- BeJob es especialista en formación online sobre todo en tecnologías de la información y marketing digital, que, por otra parte, son las disciplinas más demandadas. Esto os sitúa como grandes conocedores de las necesidades que precisa el mercado laboral de este tipo de perfiles. ¿Cómo está ahora mismo la oferta y demanda de perfiles tecnológicos en España y Latinoamérica? ¿Hay diferencias de intereses formativos entre personas de mayor edad y gente más joven?

R.- Tanto en España como en Latinoamérica la demanda de perfiles de tecnológicos en el ámbito laboral sigue siendo creciente. Sin embargo, tenemos que asegurarnos de que la oferta de profesionales con las competencias y habilidades que requieren estos puestos es suficiente para dar una respuesta acertada a la economía de los países. Actualmente conocemos que muchas empresas tienen dificultades para contratar determinados perfiles tecnológicos, bien sea porque no hay suficientes o incluso porque todavía no está suficientemente definido ese perfil profesional. Bejob es la empresa del Grupo Santillana que se dedica a la formación para la empleabilidad de perfiles tecnológicos en el ámbito de la transformación digital y tenemos la obligación de estar al tanto de los contenidos más demandados, la mayor parte de ellos (que no todos) son perfiles tecnológicos.

Desde BeJob tenemos la suerte de estar trabajando con los dos perfiles que mencionas. Trabajamos con jóvenes menores de 30 años, a través de proyectos europeos financiados por Red.es y también trabajamos desde la Fundación Endesa otro proyecto de Responsabilidad Social Corporativa (RSC): “Savia” dirigido a perfiles senior (los denominados “silver”). Los dos proyectos cumplen el mismo objetivo: formar para conseguir un empleo y los dos en el ámbito de los perfiles tecnológicos.

Los jóvenes tienen tendencia a formarse en cosas más concretas y de aplicación inmediata; por ejemplo la impresión 3D o la programación en Java. Los senior tienen tendencia a formarse en perfiles más complejos en los que puedan aprovechar su experiencia completando la parte tecnológica que hasta ahora no habían desarrollado; por ejemplo la ciberseguridad, la protección de datos (DPO), marketing digital…

P.- Santillana trabaja con el firme compromiso de cumplir y fomentar los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) establecidos por Naciones Unidas en su Agenda 2030. De hecho PRISA, Grupo al que pertenece Santillana, es socio de la Red Española del Pacto Mundial y forma parte de su Comité Ejecutivo, en los Informes de Responsabilidad Social de estas empresas puede verse todo el camino andado hasta ahora. ¿Hacia qué ODS apunta concretamente el proyecto de BeJob? ¿Qué crees que aporta o aportará la formación basada en el desarrollo de estos ODS como palanca para transformar el mundo?

R.- Definitivamente sí, en BeJob estamos convencidos de que podemos aportar valor a la sociedad, a través de los proyectos que se están liderando desde las iniciativas en RSC de las grandes compañías, cuyos objetivos están íntimamente ligados con los 17 ODS que mencionas.

Ya hemos hablado de proyectos relacionados con el ODS-5, que es alcanzar la igualdad entre los géneros y “empoderar” a las mujeres y las niñas; también hemos comentado proyectos relacionados con el ODS-8, fomentar el crecimiento económico sostenido inclusivo y sostenible, el empleo pleno y productivo y el trabajo decente para todos.La mayor parte de nuestros proyectos están relacionados con el ODS-4; garantizar una educación de calidad inclusiva y equitativa, y promover las oportunidades de aprendizaje permanente para todos.

Desde mi punto de vista, la aportación es total y definitiva: si formamos en igualdad, en sostenibilidad, en medioambiente, en sociedades pacíficas, estamos formando en maneras diferentes de hacer las cosas que nos ayuden a construir un mundo mejor. Es una suerte que compañías como la nuestra estén implicadas en proyectos que cuidan y luchan por el cumplimento de estos 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible.

P.- No es la primera vez que realizáis un proyecto acorde con los ODS, el pasado mayo BeJob puso en marcha junto a Samsung la segunda edición de ‘DesArrolladoras’, un curso de programación para mujeres que busca fomentar su incorporación al sector TIC. ¿Cuáles son los avances que habéis percibido en cuestiones de formación igualitaria a través de estos cursos? ¿Han sido óptimos los resultados? ¿Conocéis los datos de incorporación al mundo laboral de las mujeres que realizaron estos cursos?

R.- Los resultados del proyecto DesArrolladoras están siendo magníficos. Hemos formado ya a más de 1000 mujeres con una calidad de desempeño alta y con una implicación digna de reconocimiento. Puedo compartir contigo el testimonio de una de las alumnas que está estudiando con nosotros: “El programa Samsung DesArrolladoras me ha aportado la oportunidad de reciclarme y seguir avanzando tanto personal como profesionalmente. Me ha abierto una puerta a mi nuevo futuro profesional. Voy a seguir formándome en desarrollo web.

Todavía no nos ha dado tiempo a recoger los datos de empleabilidad relacionados con el programa porque el último nivel del proyecto termina en marzo del 2020. Sin embargo, en el proyecto de formación en perfiles tecnológicos con compromiso de contratación que llevamos a cabo durante 2018 conseguimos que se empleara al 30 % de los alumnos que acabaron satisfactoriamente sus cursos.

P.- BeJob forma parte de otro proyecto de formación para jóvenes, esta vez de la mano del Instituto de la Juventud, Injuve. Son cursos gratuitos de formación en TIC para jóvenes, que están dentro del programa Talento joven para promover la formación y la empleabilidad juvenil. ¿Cuáles han sido hasta ahora los resultados de este proyecto? ¿Os ha servido esta experiencia de formación para jóvenes de cara a poner en marcha el Club Inspiring Girls?

R.- Este proyecto del Injuve se llevó a cabo durante todo 2018, con él formamos a más 500 jóvenes.

El programa permitió a los alumnos realizar cinco cursos online en distintas áreas del sector de las tecnologías de la información y la comunicación, desde marketing y estrategia digital, hasta programación avanzada con WordPress, pasando por diseño en 3D, entre otros. Están dirigidos a formar perfiles profesionales con elevada demanda de empleo. Los cursos eran 100 % online y prácticos, que iban desde un nivel básico hasta un nivel avanzado, y dotaron al alumno de los conocimientos necesarios para poder ejercer en el sector laboral dentro de la especialidad elegida.

Bejob_injuve

P.- La formación online gana cada vez más adeptos, en parte porque los cometidos son de calidad, económicos, no requieren un horario fijo de dedicación, ni un lugar concreto al que acudir a las clases, pero los momentos que tenemos para realizarlos, normalmente nuestro tiempo de ocio, coinciden con otras plataformas digitales. ¿Cuál es el truco para mantener la atención en un curso, por ejemplo de diseño en HTML, frente a una serie de Netflix o un muro viral de Instagram?

R.- El punto de partida es la motivación que el alumno tiene para realizar ese curso. El truco es ofrecer unos contenidos de calidad, innovadores, impartidos por expertos en el área con experiencia en el mundo laboral. El alumno valora mucho que sea una metodología de calidad (fundamentalmente vídeo) así como el seguimiento y el apoyo por parte del equipo de dinamización para todo aquello que el alumno necesite en su experiencia de aprendizaje. De todos estos elementos no nos podemos dejar ninguno; todos y cada uno de ellos, bien cuidados, hacen que la experiencia de aprendizaje del alumno sea un éxito.

Deixe uma resposta

MENU
Leer entrada anterior
EnlightEd_2019_850
Sigue en directo las jornadas sobre educación e innovación ‘enlightED’

Fundación Telefónica, IE University y South Summit impulsan enlightED, al que se suma Fundación Santillana en calidad de socio principal,...

Cerrar