Construye tu marca en Internet

Nuestra presencia en Internet no pasa desapercibida. Los canales sociales, contenedores y plataformas donde publicamos y subimos contenido son un factor importante que influye en nuestra identidad digital, así como en nuestro nivel de notoriedad, nuestra reputación o el grado de influencia que tenemos en Internet.

En redes sociales profesionales como LinkedIn se puede ver fácilmente cómo después de participar en algún evento o una entrevista laboral, aumentan las visitas a tu perfil público. Por este motivo, no disponer de un perfil profesional tiene más implicaciones de las que creemos. Contar con una huella digital mínimamente trabajada es actualmente un requisito imprescindible para todo profesional, autónomo o trabajador por cuenta ajena.

Desde el punto de vista de una compañía, el nivel de exposición de sus empleados en medios sociales también puede sumar o restar valor a la marca. En concreto, hay dos factores a destacar que por sí solos justificarían la participación de los profesionales de una empresa en Internet:

– Todos los empleados contribuyen a generar contactos que potencialmente pueden ser clientes o colaboradores.
– Los empleados transmiten en su conjunto una imagen de compañía determinada: identidad, tamaño, localización, estructura, etc.

Los profesionales deben proyectar su verdadera identidad y alinear sus objetivos con los de la empresa para la que trabajan. No basta con ser eficiente en un puesto de trabajo, sino también parecerlo y proyectarlo; y en esto se basa la gestión de la reputación. El actual marco tecnológico nos interpela muy directamente para reinventarnos, para adaptarnos a nuevas necesidades, a demandas de mayor productividad dentro de las empresas que confían en nuestras competencias y habilidades. Cada profesional debería afanarse por construir su mejor perfil online, por buscar proactivamente el puesto en el que mejor pudiera encajar y tomar, en definitiva, las riendas de su propia carrera profesional.

Pero lo cierto es que no se suele sacar todo el provecho de las herramientas que brindan las nuevas tecnologías para posicionarse como expertos en un área y conseguir una red de contactos que les permita ampliar sus conocimientos y mejorar sus relaciones profesionales. Necesitan construir una identidad digital y una marca personal en Internet que les permita diferenciarse en el competitivo entorno laboral.

El uso de herramientas como un blog profesional o una red como LinkedIn potencian notablemente nuestra identidad digital, especialmente si se usan de manera combinada. El primero permitiendo desarrollar esa identidad mediante la generación de contenidos para posicionarnos como expertos en nuestra temática y aumentando la notoriedad. El segundo, por su parte, nos permite trabajar en el plano de las relaciones, seleccionando y trabajando sobre una base de contactos determinado en función de nuestros objetivos, normalmente vinculados no solo a la generación de una red, sino también al desarrollo y la promoción profesional.

Estas y otras recomendaciones serán expuestas el 20 de septiembre en la jornada MADRID CV 2.0, evento que proporcionará a los asistentes las claves y el manejo de las herramientas para lograr sus objetivos vinculados al desarrollo y la promoción profesional individual.

David Martín Sánchez @davidhachette

Comentarios cerrados.

MENU
Leer entrada anterior
¿Quién es el bicho raro?

Abres un mensaje que acaba de llegar a tu móvil: “Tienes 5 segundos para imaginar: 1, 2, 3, 4 y...

Cerrar