El iPad mató a la estrella PowerPoint

La tecnología revoluciona nuestra manera de hablar, de pensar y también de crear. El artista y diseñador Marcos Balfagón nos habla de su proyecto Visual Thinking o cómo con su iPad se ha propuesto enterrar para siempre las presentaciones PowerPoint.

El peor de los temores de cualquier conferenciante es dirigirse a una sala llena de gente con la mirada perdida y nulo interés en el PowerPoint que tras tanto esfuerzo proyecta el cañón. Pero el diseñador Marcos Balfagón, armado con su talento y con su iPad, es capaz de mantener la atención de una audiencia incapaz de apartar la mirada de la pantalla.

P.- ¿Qué es Visual Thinking?

Se trata de una técnica de presentación de contenidos. Consiste en enriquecer y complementar, con un iPad conectado a un proyector de vídeo, una presentación con imágenes que creo en directo, ya sean pictogramas, gráficos o ilustraciones conceptuales. Realmente el concepto en sí no es nuevo, ya que podemos remontarnos a la pizarra del colegio como herramienta de apoyo para explicar cosas. Pero lo que sí es nuevo es utilizar un iPad para dibujar en directo, con la versatilidad y posibilidades que ofrece.

La aventura empezó de manera casual cuando Mario Tascón me propuso intervenir en las conferencias TedxSol con el iPad. Ése fue el primero de muchos proyectos.

P.- Acostumbrados a ponencias a media luz y con un PowerPoint que parece no tener fin, ¿cuál ha sido el cambio más notable que has visto en la audiencia?

Básicamente aumenta la interacción del ponente con el público, de modo que no se pierde el hilo de la conferencia y se crea una expectativa constante frente a lo que se va a escuchar y lo que va a aparecer en pantalla. Además, incrementa notablemente el ratio de recuerdo de los conceptos expuestos.

En general, el público me transmite un entusiasmo que me sorprende y agradece que se les presente un audiovisual realizado en directo con el que mejora notablemente la eficacia de la comunicación. De igual modo, estas presentaciones tienen un componente de espectáculo que es percibido como un regalo muy valioso; a veces incluso más que los canapés que se les ofrece a continuación.

P.- ¿Cómo ha cambiado el iPad tu forma de trabajar?

Ha sido un paso más – y más grande- en la utilización del internet móvil. Colaboro diariamente ilustrando «El Acento» en la sección de Opinión de El País y con el iPad puedo trabajar en cualquier lugar: en la calle, en un parque, en el tren… Y eso que llevo unos seis años trabajando con el portátil conectado a internet con el móvil, pero el iPad, por su tamaño y peso, facilita las cosas aún más.

Ahora, el Visual Thinking me ha brindado la posibilidad de trabajar en directo y a la vista del público, lo cual es apasionante, incluso adictivo. Tengo que decir también que la tecnología nos ha acercado de nuevo al trabajo manual porque recordemos que en el iPad no hay ratón y puedes dibujar con un dedo. ¿Qué más se puede pedir?

P.- Estamos hablando de algo muy innovador y a priori espectacular. ¿Se comprende bien su potencial o se desconfía de la novedad?

Esto no es una excepción y, como en otros ámbitos, la novedad a veces produce desconfianza y lo espectacular se confunde con lo decorativo. El formato de las presentaciones es espectacular, lo cual, puesto al servicio del mensaje o mensajes que se quieran transmitir, consigue una atención e impacto en el público difícilmente alcanzable por otros medios, como el vídeo.

Por otro lado, hay quien teme que la imagen compita con la ponencia. Pero esto nunca es así, sino que Visual Thinking es un complemento que contribuye a una mejor comprensión de lo que expones, como ha quedado demostrado en todos los eventos en los que he participado.

P.- ¿Crees que el cambio de herramienta lleva a un cambio de lenguaje y, por tanto, a un cambio de mentalidad?

En cierto modo sí. En mi caso ha supuesto condensar en una herramienta toda la experiencia y conocimientos acumulados en los últimos años en publicidad, ilustración y comunicación para crear algo nuevo.

Pero más que nuevo lenguaje, yo hablaría de un nuevo formato en el que podemos condensar lenguajes ya existentes como el de la ilustración, la animación, la infografía… Todo ello implicaría también un cambio de mentalidad.

Presentación visual realizada con Ipad apoyando el discurso del Presidente de Volvo España

P.- ¿Te planteas trasladar la idea a otro tipo de herramientas, como tu smartphone?

No, la pantalla del móvil es muy pequeña y eso limita mucho, aunque se puede dibujar también sobre su pantalla táctil. Como experimento está muy bien, pero da poco de sí.

P.- ¿Hay alguna app que se haya hecho imprescindible para tu trabajo?

Sí, hay varias. Sketchbook, iDraw… Hay un gran abanico y para cada tipo de trabajo elijo la que creo que se adapta mejor.

P.- Tras este tiempo trabajando para clientes de sectores muy diversos, ¿cuál es el balance?

Hasta ahora los clientes se han mostrado encantados. Tengo que agradecerles el riesgo que han asumido al apostar por algo tan novedoso, pero después han visto que el impacto de la comunicación que querían transmitir se ha multiplicado y han podido percibir la respuesta entusiasta de sus públicos. He trabajado en conferencias explicando gráficamente cosas tan dispares como nutrición y genoma, descripciones de tramas literarias, el funcionamiento de airbags para peatones, implantes cerebrales… Un asistente a una ponencia me convenció de la eficacia de este sistema con una frase: «Es la primera vez que en una ponencia estoy una hora entera sin prestarle atención a la Blackberry».

María Santamaría
Jefa de Prensa de editorial Taurus en PRISA Ediciones

Escribir comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

MENU
Leer entrada anterior
Déjate llevar por Google

Google nos sorprende cada día más. Uno de sus proyectos más espectaculares es el del coche que se conduce solo,...

Cerrar