¿Hay que vigilar a los periodistas?

Hace unos días el diario francés Le Monde nos ha sorprendido con una noticia sobre la existencia de una herramienta que controla la calidad del trabajo de los periodistas.

¿Ya no se fían de nosotros? La verificación o el fact checking se está imponiendo cada vez más en las redacciones como una disciplina periodística. En este sentido, el artículo de Le Monde nos habla de Trooclick, una nueva herramienta que permite a sus usuarios verificar informaciones financieras. El sistema funciona con cierto tipo de contenido de los grandes periódicos económicos como The New York Times o Wall Street Journal, de agencias como Reuters o Bloomberg y de páginas especializadas en finanzas.

El presidente de Trooclick, Stanislas Motte, ha asegurado que un 45% de los artículos económicos analizados por su herramienta contienen al menos un error en los datos publicados. Incluso han llegado a encontrar siete errores en un mismo artículo.

El funcionamiento de la aplicación es fácil: escanea el artículo, lo recorta, lo analiza lingüísticamente teniendo en cuenta el contexto, extrae las cifras importantes, y por último, las compara con datos oficiales publicados en páginas de referencia. Si encuentra datos erróneos los muestra en tiempo real sobre la misma página y lo acompaña de la información correcta.

Por ahora solo está disponible para Firefox, aunque pronto será compatible para Chrome y Safari. Además solo verifica informaciones de páginas de habla inglesa.

La acumulación de cifras y datos que genera la sociedad digital precisará cada vez más de herramientas de este tipo. Es humanamente imposible contrastar toda la información difundida, y los periodistas tendrán que confiar más en ellas para verificar contenidos que difícilmente podrán ser chequeados de forma manual. Así se tenderá a publicar artículos en verdad fiables.

Escribir comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

MENU
Leer entrada anterior
Hola, soy un robot

Si vas al Museo Nacional de Ciencias e Innovación de Tokio no te sorprendas si te da la bienvenida un robot humanoide....

Cerrar